Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tránsito: menos autos en el centro porteño

La cantidad se redujo 70% desde 2012 por los altos costos y las restricciones

Lunes 28 de julio de 2014
SEGUIR
LA NACION
0

Cada vez menos vehículos circulan por el centro porteño. Los altos costos que supone mover un auto, las dificultades para estacionar, la propagación de las multas, la duración de los viajes y las medidas para desalentar el uso del auto particular son los principales factores detrás de esta merma en el tránsito.

Si bien no existe una medición exacta que abarque toda la zona, varios datos parciales confluyen en el mismo sentido. Por un lado, según la Subsecretaría de Transporte porteña, desde febrero de 2012 bajó 70% la cantidad de autos, taxis y colectivos que transitan por el microcentro.

La reducción obedece a la prohibición de ingreso que rige de 11 a 16 dentro del perímetro delimitado por Santa Fe, Carlos Pellegrini, Avenida de Mayo y Alem. Eran 15.000 los vehículos que circulaban por día antes de la aplicación de la restricción; hoy son 4450.

Por otra parte, el caudal de vehículos proveniente de la autopista Buenos Aires-La Plata –empleada por quienes ingresan desde el Sur– disminuyó 6,32% entre junio de 2013 y junio de 2014; dentro de ese período, hubo una caída pico del 10% entre marzo y junio de este año.

El abandono del auto tiene su correlato en una menor demanda de combustibles y lugares para estacionar. En mayo pasado, la venta al público de nafta y gasoil cayó un 3% en la Capital y un 2,11% en la provincia de Buenos Aires, respecto de un año antes.

Más allá de los números, experiencias de automovilistas y vecinos que optaron por trasladarse en otros medios de transporte también dan cuenta de la baja en la circulación vehicular en el centro, que se registra principalmente fuera de las horas pico.

Ramiro Rodríguez vive en el barrio de Coghlan y trabaja en Puerto Madero. Desde hace unos meses, tarda 20 minutos menos en llegar en auto de su casa a la oficina y 15 minutos menos al regresar. "Es evidente que bajó la cantidad de tránsito", percibió este joven profesional que recorre el mismo camino desde hace años.

Christian Castro, vecino de Villa Urquiza, es uno de los que abandonaron recientemente el auto para ir trabajar al microcentro. "Desde principios de año no lo uso. Entre el tránsito, las multas cazabobos y el tiempo, opto por el subte B; voy hasta Florida. Llego más rápido, sin nervios y economizo mi presupuesto. Incluso cuando tengo que hacer trámites personales, también utilizo el subte y camino", dijo este ejecutivo de cuentas.

Como se dijo, la autopista Buenos Aires-La Plata es el acceso a la Capital que registró la caída de tránsito pasante más notoria. Según confirmó el presidente de la empresa estatal que administra la autovía (Aubasa), Gonzalo Atanasoff, disminuyó 6,32% entre junio de 2013 y junio de 2014.

Roberto Larralde vive con su familia en La Plata, pero trabaja como empleado público en la Capital. "Ir a trabajar con el auto a Buenos Aires desde La Plata sale la friolera de $ 3000 mensuales si se calculan combustible, peaje, estadía en estacionamiento y, por supuesto, el desgaste del auto. Con el micro son $ 50 por día por 22 días; no gastás más de $ 1200. Así que, desde marzo, dejé el auto y voy en micro", describió.

Como Larralde, cientos de ciudadanos padecen el impacto económico del sostenido aumento en los precios de los combustibles y de los lugares para estacionar registrados desde principios de años. Muchos han decidido recortar sus gastos, lo que ha tenido consecuencias en una menor demanda en ambos rubros.

Según la Secretaría de Energía de la Nación (SEN), en mayo pasado la venta al público de nafta y gasoil cayó un 3% en la Capital y un 2,11% en la provincia de Buenos Aires, respecto de un año antes. Sucedió por primera vez desde 2010 y la situación se repite en todo el país, con una retracción del 10%.

En las cocheras privadas ya en el segundo semestre de 2013 comenzó la retracción de la demanda, que supera el 50 por ciento. En promedio, cobran la hora $ 30 (ver aparte).

"Ir a diario en auto al centro hoy me significaría más de $ 2000, entre combustible y estacionamiento. Además, corrés el riesgo de que te rompan una óptica o de cualquier roce tonto y las cifras de repuestos y chapista son astronómicas. Entre eso, las multas cazabobos y los frecuentes cortes por protestas y obras comunales, me manejo en subte y a pie", detalló Daniel Casas, periodista, que reside en Chacarita y trabaja en Montserrat.

Sol Almuiña también empezó a ir al centro en transporte público. "Cuando iba en auto, hasta hace un año, tenía que salir muchísimo antes. Además, como la prohibición de estacionar rige en cada vez más lugares, la única alternativa es pagar una cochera. En subte llego en 40 minutos y no tengo que preocuparme por nada", sintetizó.

En tanto, según la concesionaria Ausol, por el Acceso Oeste hubo 1,8% más de ingresos a la ciudad durante el primer semestre de 2014. Pero esos vehículos no habrían llegado al centro: por las autopistas Dellepiane y Perito Moreno bajó 1,1% el tránsito durante los primeros seis meses del año, en comparación con igual período de 2013.

Y por el Acceso Norte, hasta marzo el número de vehículos que accedía a la Capital venía creciendo respecto de 2013. Pero en abril se registró un descenso del 1% respecto del mismo mes del año anterior, explicaron desde Ausol.

Como Ramiro Rodríguez, otros también notan la reducción vehicular en el centro a simple vista. "Veo muchos menos autos; por ejemplo, por Corrientes y por el Bajo", dijo Mercedes Castillo, empleada en una tienda de ropa para mujer.

El subsecretario de Transporte porteño, Guillermo Dietrich, anticipó que, por la restricción de ingreso más la creciente peatonalización de calles, en 2015 la reducción de vehículos en el microcentro será mayor y quedarán apenas el 10% de los 15.000 que circulaban hasta 2012.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas