Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La central de Pilar fue inaugurada por Cristina Kirchner en 2010 y su construcción recibió denuncias de sobreprecios

La usina la construyó Electroingeniería y costó $1720 millones, 19% más que el costo original; tuvo críticas de la oposición cordobesa; por una falla, no funcionó por ocho meses

Viernes 01 de agosto de 2014 • 12:52
0

La explosión de un gasoducto que alimenta la central eléctrica de Pilar, en Córdoba, será un capítulo más en la historia de la usina, que fue inaugurada por la presidenta Cristina Kirchner en 2010 y cuya construcción no estuvo ajena a denuncias por irregularidades.

El proyecto de la central nació años antes a su inauguración, cuando era ya notoria la necesidad de renovar la capacidad de producción de la histórica central de Pilar que funcionaba desde 1963. Así, comenzó a construirse en 2008, un año después del llamado a licitación que ganó Electroingeniería, de estrechos lazos con el kirchnerismo.

La usina aumentaría en un 64 por ciento la capacidad de energía en Córdoba y en un tres por ciento la oferta eléctrica total del país, según informó la propia Presidenta el día de su inauguración, el 21 de mayo de 2010, en medio de los festejos por el Bicentenario. Se dejó fotografiar con el entonces gobernador Juan Schiaretti, alfil de José Manuel de la Sota, hoy acérrimo opositor de la Casa Rosada.

Cristina Kirchner y Juan Schiaretti, en mayo de 2010, cuando inauguraron juntos la central eléctrica de Pilar
Cristina Kirchner y Juan Schiaretti, en mayo de 2010, cuando inauguraron juntos la central eléctrica de Pilar. Foto: Archivo

Las denuncias contra la obra no tardaron en llegar. Según artículos periodísticos de aquellos días, desde el radicalismo y el partido de Luis Juez -hoy senador nacional- aseguraron que en la construcción hubo sobreprecios y cuestionaron un préstamo de la Anses al gobierno local, lo que significó luego que la central pase a la órbita del Estado nacional.

El bloque radical en la Legislatura provincial había pedido informes sobre que el costo de la cen­tral sea de 1720 mi­llo­nes de pe­sos, 19 por ciento más que el presupuesto original.

También se denunció su funcionamiento. Sergio Torres -por entonces asesor en energía de Ramón Mestre, quien era senador nacional y hoy es intendente cordobés- afirmó: "Si alimentamos la planta de Pilar con gas, tenemos un costo, pero si cambiamos a gasoil, los costos de combustible se multiplican ocho veces. Y la ecuación es negativa". A su vez, Juan Pablo Quinteros, vocal juecista en el ente regulador de servicios públicos, reclamó: "Vamos a tener que comprar gasoil, que seguramente será venezolano y de baja calidad".

En la inauguración, Cristina Kirchner rechazó todas las críticas, mientras que el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, calificó las denuncias de "operación mediática y política".

"Se invirtieron 831 millones de pesos de vialidad. Y lo digo no para pasar factura; sino para que algunos que hablan sepan dónde y cómo se gastan los recursos", señaló la jefa de Estado en el acto, donde también inauguró -por teleconferencia- un tramo de la autopista Córdoba-Rosario. "Para ésos que se preguntan adónde va la plata -agregó Cristina-. En estas cosas, hermanos, hermanas".

En octubre pasado, la central dejó de funcionar debido a problemas en una de sus turbinas. Según consignó La Voz del Interior, por el inconveniente la usina -que funciona a ciclo combinado, con dos equipos turbo-gas y uno de vapor- volvió a funcionar a pleno en mayo pasado, hace cuatro meses.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas