Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por las persecuciones en su país, un joven ruso gay pidió asilo en la Argentina

Gene, de 28 años, es uno de los ciudadanos que inició el trámite como refugiado; pide protección del Estado argentino; en Rusia recibió golpizas y nunca pudo "salir del clóset"

Viernes 15 de agosto de 2014 • 02:38
SEGUIR
LA NACION

Gene acaba de compartir en su muro de Facebook una postal en la que se ven en primer plano dos varones rusos jóvenes tomados de las manos y besándose; nieva copiosamente en Moscú. La acompaña con una leyenda en inglés que dice: "Rusia, en un universo paralelo". El joven nació en la capital rusa hace 28 años. Nunca vio una imagen así en su país. Pese a ser gay, jamás se atrevió a decirlo, ni a su familia.

La homosexualidad en Rusia históricamente fue condenada de modo implícito. Pero desde hace un año, con la sanción de una ley contra la "propaganda de las relaciones sexuales no tradicionales y la pedofilia", si dos personas del mismo sexo van de la mano por la calle reciben multas y penas con cárcel. "Mucha gente homofóbica entendió a esa ley como un permiso para tratar mal a los homosexuales", dice Gene.

Así lo vivió él, que, aunque partió de su país antes de que entrara en vigencia esta ley, soportó años de agresiones. Por esta razón pidió asilo en la Argentina, un país que conoció como turista en 2009 y del que "se enamoró". Se enamoró de ir de la mano con un chico y de ver a otros hacerlo, se enamoró de ir a un boliche gay sin esconderse, se enamoró de andar sin miedo por la calle aunque "se note" su homosexualidad, se enamoró de la certeza de leyes que protegen, y también se enamoró de un chico.

Como él, siete ciudadanos rusos se acercaron a la Federación Argentina LGBT a pedir asesoramiento para iniciar este trámite en la Comisión Nacional para los Refugiados (Conare). Otros tantos lo hicieron en forma particular. También la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) recibió dos consultas de ciudadanos rusos a los que se los informó para la gestión del trámite oficial.

Además, hace algunos días una pareja de varones gays y otras de lesbianas rusas que se casaron en Buenos Aires, también pidieron asilo.

Gene, que aún espera la resolución oficial, cuenta a LA NACION que no fue una decisión fácil dejar su país, su familia, sus amigos. Para dar cuenta de la distancia, no sólo física, que separa a Rusia de la Argentina, agrega: "Me acuerdo que cuando estaba por viajar para acá la primera vez mis amigos en Rusia me decían: «Estás loco, tenés que llevar agua porque no tienen, llevate papel higiénico, quién sabe». Porque nadie sabe nada de América latina. Tienen idea de que es un solo país y de que es muy pobre".

Pero no lo detuvieron los preconceptos. Después de haber viajado por EE.UU., Europa y de haber visitado la Argentina, donde supo lo que era vivir sin esconderse, decidió que no había vuelta atrás, que se debía la posibilidad de vivir mejor. Entonces, se decidió. "En Rusia la homosexualidad es un tema del que mejor no hablar. Los homosexuales pueden vivir, pero no se tiene que notar nada, nada de visibilizarse. Nunca pude presentar un novio. Ir de la mano es completamente imposible; si lo hacés seguro tendrás problemas".

Gene participa de una marcha en la embajada rusa contra la homofobia en su país. Foto: Gentileza Gene Sh.
El joven ruso que contó su historia a LA NACION muestra su puño multicolor en repudio a la represión que sufrió en su país. Foto: Gentileza Gene Sh.
En la visita del presidente Vladimir Putin a la Argentina el activismo LGBT se movilizó en su contra. Foto: Facebook/guillermo.djlaz
En los últimos meses se multiplicaron las manifestaciones contra la homofobia rusa: esta vez fue una besada pública. Foto: Facebook/guillermo.djlaz
Una besada pública de homosexuales expresó el repudio a la política de Putin. Foto: Facebook/guillermo.djlaz
Una militante le dedica un mensaje al presidente de Rusia; por contraste, la Argentina tiene ley de matrimonio igualitario. Foto: Facebook/damhidalgo
El pedido de respeto a las personas y de amor, las grandes cruzadas hacia Putin. Foto: Facebook/damhidalgo
Las persecuciones a los chicos gays en los colegios  rusos es una de las denuncias de los activistas. Foto: Facebook/damhidalgo
Una besada pública de homosexuales expresó el repudio a la política de Putin. Foto: Facebook/damhidalgo
El pedido de respeto a las personas y de amor, las grandes cruzadas hacia Putin. Foto: Facebook/damhidalgo
La homosexualidad en Rusia es penada mediante una ley de "promoción de las relaciones no tradicionales y la pedofilia". Foto: Facebook/damhidalgo
El pedido de respeto a las personas y de amor, las grandes cruzadas hacia Putin. Foto: Facebook/damhidalgo
Los militantes en la Argentina piden solidaridad internacional para presionar a Rusia a que respete los derechos de todas las personas. Foto: Facebook/damhidalgo

Si bien Gene se radicó en la Argentina cuando aún no estaba en vigencia la ley en Rusia, no se salvó de golpizas. "Dentro de todo salí de Moscú en un muy buen momento, cuando todavía no estaba en vigencia la ley. Aunque también pasé situaciones de violencia", dice y empieza a recordar episodios en la escuela, desde la primaria hasta la universidad (estudió Economía en Moscú). También cuando salía a bailar andaba con miedo. "En Rusia no es como acá, que los boliches tienen todo abierto y con carteles grandes que anuncian el lugar. Allá no: tenés que saber bien dónde ir porque desde afuera nunca podrías saber bien dónde hay un boliche gay", relata.

Y agrega que los homofóbicos identifican esos lugares y atacan a la salida. "Una vez salimos con un amigo de un boliche y teníamos que cruzar para tomar un taxi; había una especie de túnel y del otro lado nos esperaba un grupo de jóvenes, habrán tenido entre 25 y 30 años. Nos gritaban putos. Nos golpearon mucho y se fueron". Cuando Gene fue a registrar la denuncia a la policía no se la quisieron tomar. "Nos dijeron que no podían hacer nada, que no iban a encontrar a nadie, que en esa zona no había cámaras. No tomaron nuestra declaración", recuerda. Y apunta: "Yo siempre dije que el problema en Rusia no es con las leyes sino con las personas".

El secretario de Relaciones Internacionales de la Federación Argentina LGBT, Alejandro Nasif Salum, interviene para aclarar que la ley salió porque existía consenso para eso. "Estas leyes lo que hacen es legitimar esa violencia social que existe. El Estado no te brinda protección, que es su obligación por ser firmante de los tratados de derechos humanos", señala. Y contrasta: "Así como acá fue muy importante la ley [de matrimonio igualitario, en vigencia desde 2010] no sólo por los derechos que garantiza sino también porque es un mensaje que da el Estado de que no hay que discriminar y porque instala un debate, la ley en Rusia tuvo un efecto contrario".

""Acá la aceptación es más sincera con los homosexuales", dice Gene. "Lo más importante es que me siento protegido y libre". "

Gene escucha al activista de la Federación, la entidad a la que se acercó para recibir asesoramiento, y asiente. Por todo esto él siente que en la Argentina se vive otro mundo. "Acá la aceptación es más sincera con los homosexuales", dice. "Lo más importante es que me siento protegido y libre. Pensé que iba a salir antes el trámite de asilo, pero bueno, tiene sus tiempos".

Nasif Salum explica que el estatus de refugiado es muy restrictivo. "No es que cualquier persona viene al país y se le da porque la pasó mal en el suyo", aclara. "Es para gente que es perseguida por el Estado, que a sus derechos se los viola abiertamente el Estado o, por lo menos, que no están debidamente protegidos sus derechos".

La Conare recibe pedidos de asilo por distintas razones. Desde que está en vigencia la ley de matrimonio igualitario y de identidad de género se registra un mayor número de solicitudes por discriminación por orientación sexual e identidad de género, no sólo de ciudadanos rusos. "La Argentina es pionera en reconocer estatus de refugiado por discriminación por orientación sexual e identidad de género. A nivel internacional el país lidera esa posibilidad aunque esto no esté tan claro en la ley", revela el experto de la Federación Argentina LGBT.

Este militante por la diversidad sexual enfatiza que en Rusia no sólo hay homofobia, discriminación y violencia social sino que el Estado avala esa situación desde el discurso y desde la ley. Gene se ocupa de explicarle una y otra vez a su familia, que lo extraña cada día más, que no se queda en Rusia porque no puede vivir en libertad. Ahora sí les pudo hacer explícita su homosexualidad, un tema del que nunca quisieron escuchar ni hablar. El tema prohibido por el que se exilió el benjamín de la familia.

Qué dice la ley de refugiados

Guía para refugiados y solicitantes de asilo en Argentina

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.