Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fernando León Levy, el argentino campeón del Súper Rugby

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 06 de agosto de 2014 • 21:51
0

¿Un argentino campeón del Súper Rugby? Sí. El protagonista de la historia es Fernando León Levy, quien formó parte del cuerpo de preparadores físicos del departamento de Fuerza y Condicionamiento de los Waraths, los australianos que el sábado se quedaron con el título del torneo de la Sanzar por primera vez en su historia, tras vencer a los Crusaders de Nueva Zelanda en el epílogo de una alucinante final que concluyó 33-32. "Ni en el más optimista de los sueños podía imaginar poder ser parte de algo así ante 62 mil personas en el estadio Olímpico", comenta Levy desde Sydney, en una conversación que mantuvo con LA NACION.

Nacido en la Navidad de 1983, Levy construyó su vida bajo dos parámetros: humildad y esfuerzo. Él mismo acude varias veces a la importancia del bajo perfil. Su vínculo con el rugby comenzó a los 14 años en las Infantiles del Buenos Aires Rugby & Criquet Club, que está cumpliendo un siglo y medio de vida. Ahí hizo su camino como jugador hasta el plantel superior y se inició como entrenador, con 19 años, pero, fundamentalmente, alimentó la amistad con otros dos Biei que fueron claves en la decisión de buscar nuevos destinos para progresar en la carrera que había elegido: Gonzalo Camacho ("es mi mejor amigo; del colegio y del club", dice, orgulloso, el fabuloso wing de los Pumas) y Mariano Sambucetti.

"En septiembre de 2010 me fui a Gales a estudiar a la Sport Science and Rugby. Elegí irme allá por dos razones: porque me daba la posibilidad de combinar la clásica Ciencia Deportiva con materias de coaching y de análisis de juego en rugby, y porque en el Reino Unido ya vivían Gonzalo y Mariano. Mariano, que vive en Bristol, me ayudó muchísimo, ya que Bristol es cerca de la Universidad", relata Fernando, quien escribió en su biografía de Twitter (@ Levy_Fernan): "Argentinian born and bred with a twist of Welsh" ("Nacido en la Argentina y criado con un toque galés").

Tras haber realizado en Gales coaching en colegios, de participar de testeos en infantiles y en juveniles y de participar de la preparación física de los Cardiff Blues en su último año en la Facultad, Levy se jugó una patriada. A través de un amigo en común con Rodrigo Roncero, fue en busca de una pasantía en los Waratahs, cuyo entrenador, Michael Cheika (viene a dar una clínica en Buenos Aires el 25; ¿futuro coach de la franquicia argentina en el SR?), conoce al legendario pilar de los Pumas de su paso por el Stade Francais. "Llegué a Sydney en enero, con la pretemporada bastante empezada y los puestos definidos. Cheika me atendió con mucha humildad y me dijo que si quería, podía quedarme a ayudar un par de días. Me esforcé por hacer todo lo mejor posible, y a la semana me incorporaron".

De ese modo, Levy pasó a formar parte de un equipo comandado por Haydn Masters y Tom Tombleson, a quien acaba de contratar Inglaterra para la Copa del Mundo del año próximo. "Los jugadores y el staff me hicieron sentir tan cómodo desde el comienzo, que Waratahs se transformó como un hogar tan lejos de mi hogar", agrega Levy, desde las playa de Manly.

¿Y qué cómo se entrena en el mundo de la Sanzar?, teniendo en cuenta la proximidad de un nuevo Rugby Championship y del ingreso de la Argentina al Súper Rugby desde 2016. Aporta Levy: "Se hace énfasis en las destrezas y en el trabajo constante. A diferencia del Reino Unido, el gimnasio, si bien es importante, es complementario. Se enfoca mucho en la capacidad de trabajar de cada jugador y la calidad de lo que se hace. Se va a lo simple y al punto. Me parece que en Europa se le da mucha importancia a los números: cuánto mide, cuánto pesa, cuánto levanta de pecho. En Waratahs no se hizo ni un testo físico".

Levy señala que la filosofía del nuevo campeón del Súper Rugby es "ser fiel a un proceso y no a un resultado", y marcó un modelo de lo que, a su juicio, debe tener hoy un rugbier profesional: "Humildad suficiente para entender que siempre se puede mejorar, y educarse a sí mismo para poder cuidar su cuerpo en todos los aspectos que engloban a un atleta de elite: técnico (destrezas atléticas y deportiva), físico (trabajo y recuperación) y mental".

La historia de Levy seguirá estos días con la preparación de los jugadores que no fueron a los Wallabies para el RCh y que estarán en el NRC, el nuevo torneo del rugby australiano. Y luego se irá 3 meses a Palo Alto, California, para seguir especializándose. Con humildad y esfuerzo. De la misma manera que llegó a ser un argentino campeón del Súper Rugby.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas