Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Copa Davis: los conflictos dentro del conflicto

Jueves 07 de agosto de 2014 • 23:44
Foto: Sebastián Domenech
0

El repechaje entre Israel y la Argentina está ahora en un limbo. Suspendido en la nada entre la cancelación de la serie en Tel Aviv y el anuncio de un nuevo escenario. Que podría ser neutral o bien Buenos Aires si la Federación Internacional de Tenis no acepta las ciudades alternativas que proponga Israel. Como fuera, la situación es confusa y genera incertidumbre. A veces tanta que lleva a olvidar la verdadera razón de estas vacilaciones: los misiles que vuelan y caen sobre la Franja de Gaza.

"Si hace falta estamos listos. Hace tiempo que estamos yendo casi a diario al Buenos Aires Lawn Tennis Club por si la ITF decide que debemos organizarla nosotros. Un mes es poco tiempo para el armado, pero si hay que hacerlo, se hará..", comenta Christian Ramos, del departamento de profesionales de la AAT y encargado de la producción de eventos. Montar una serie por la Copa Davis, aún cuando se trata de un repechaje, implica contemplar una gran cantidad de detalles. Desde tratar con proveedores de stands hasta buscar opciones de canchas de entrenamiento si el match es al aire libre y el pronóstico del tiempo es malo. Para Israel en escenario neutral o para la Argentina en el célebre Baltc, se tratará de una tarea problemática: armar una Copa Davis con el manual de la ITF, pero con el tiempo en contra.

La eliminación de la localía en Israel movió a la Argentina a llevar adelante su primera acción: cancelar los pasajes de los tenistas y cuerpo técnico para Tel Aviv. Es el único paso concreto que pudo dar. Para el ritmo de vida de los jugadores la situación es inédita: rara vez en un jugador profesional no sabe hacia donde volará dentro de un mes. Pero hasta podría ser ese un tema menor.

Armar una Copa Davis es más problemático que trasladar un partido de fútbol o de básquetbol en Chipre, como ya han hecho los israelíes. Desde las prácticas hasta el día del desenlace, la Copa Davis es un evento de una semana de duración y el organizador tiene que ofrecer comodidades de todo tipo. Hacerlo en un territorio neutral implica contar con poca estructura conocida para llevarlo adelante. Hay que ofrecer un hotel oficial, aunque el visitante no está obligado a tomarlo y puede elegir su propia concentración. El transporte tiene que estar disponible desde el domingo anterior a la serie y los vestuarios deben contar con televisión y conexión a internet para los jugadores. "También se estila ofrecer un gimnasio aunque no sea obligatorio. Pero por cortesía lo damos cuando somos locales. También solemos dar acceso a la cancha central desde la llegada del visitante, aunque por reglamento debe estar disponible desde el lunes previo", completa Ramos.

Los organizadores suelen poner a disposición del equipo visitante una persona que oficia de nexo entre el equipo y quien organiza la serie. "Ese link es fundamental porque a veces surgen imponderables y hay que estar listos para lo que puedan precisar: desde un medicamento hasta las ganas de conocer algún lugar diferente para ir a cenar. Esa comunicación es vital para toda la duración de la serie...", agrega.

Los aspectos reglamentarios se mezclan con la buena disposición. El equipo anfitrión está obligado a darle comida al rival desde el viernes de la competencia, ni siquiera el día del sorteo de los partidos. Pero se acostumbra a dar ese servicio desde la llegada de los jugadores al país. Quienes tienen experiencia en este armado de eventos aseguran que es muy complicado armarlo en lo que se considera un territorio neutral. "Depende de la estructura elegida. Si se hace en un estadio cubierto hay limitaciones para el armado del sector comercial de los patrocinantes que exige la ITF, pero al mismo tiempo esa limitación soluciona algunos problemas: no es posible ir más allá de lo que ofrece un estadio cubierto. Entonces ya se sabe que hay cosas que no pueden hacerse.Si la idea es hacerlo en un lugar semi permanente o al aire libre, las complicaciones pueden ser infinitas cuando se organiza tan sobre la hora. Especialmente si se trata de un país ajeno al que tiene que jugar la serie...", finaliza Ramos.

Del 12 al 14 de septiembre, la Argentina e Israel jugarán el repechaje en alguna parte. Es un partido de tenis en el marco de la Copa Davis, pero que ya está atravesado por el conflicto bélico. La sola mención de llevar el acontecimiento a un "territorio neutral" , pone de relieve la naturaleza de lo que estamos hablando. De un cruce tenístico afectado por el estallido de los misiles. Hasta parece un dato menor cuando son tantas vidas las que realmente importan.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas