Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una comedia en estado puro

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 12 de agosto de 2014
0

Inspirada en la novela norteamericana Mujercitas, el clásico de Louisa May Alcott, Kuñataí es una reversión de esta historia en clave de clown, ambientada en una localidad del litoral argentino, cuyo nombre no se precisa, y en un tiempo tampoco certero. Al ritmo del chamamé, y para todo el público, se desarrolla este precioso espectáculo que entretiene de modo constante a niños y adultos, mientras disfrutan de una picada o de una gaseosa.

Kuñataí sigue de cerca la vida de la familia Marzo, cuyo patriarca se marcha a la guerra. Hay un mensaje claro sobre la dignidad que poseen los pobres y sobre la unión en el seno familiar. Sobre ellos esta versión enfatiza de modo reiterado. En este sentido, se conserva el espíritu de May Alcott y su vez se muestran las desventuras de un hombre de razón, en el marco de un universo, el bélico, ajeno a su pensamiento y a toda lógica.

La directora Leticia Torres, logra sortear, a fuerza de una enorme creatividad -como también gracias a la plasticidad de sus intérpretes-, las dificultades que un escenario tan pequeño genera a un elenco de 9 actores, 9 clowns (ella interpreta a un personaje, la aborrecible y a su vez querible Tía Marga, quien pasea engreída con su inmenso miriñaque). Destacan en este elenco el personaje de Julio Marzo, en la piel de Maximiliano Sarramone, el de la pícara Bety, interpretada por Flavia Villegas, así como el de la gran heroína Jose, a cargo de Rocío Orlandino. Este espectáculo es una comedia pura, en sus múltiples acepciones, por su efecto hilarante, así como por su temática y por la nobleza que postula a través del universo y de las criaturas que construye.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas