Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lear promete reabrir el martes, pero advierte que la planta sigue "sitiada" y exige"garantías" al Gobierno

El director de la autopartista, Antonio Marín, pidió "seguridad"; la planta está cerrada desde hace 10 días por un conflicto gremial que se inició por el despido de 60 operarios

Jueves 14 de agosto de 2014 • 10:05
0

La planta de la autopartista Lear volvería a operar el próximo martes, luego de dos semanas en que cerró sus puertas para descomprimir un conflicto gremial que ya lleva dos meses por el despido de un grupo de trabajadores.

La decisión de retomar la actividad la anunció el director general de la empresa, Antonio Marín, quien apuntó contra los empleados y sectores de izquierda que en las últimas semanas acamparon en la sede de la fábrica y en varias oportunidades cortaron la colectora de la Panamericana, a la altura de Tigre, en contra de los despidos.

En diálogo con radio Mitre, el ejecutivo de la firma de capitales norteamericanos denunció que "un grupo que está buscando cinco minutos de prensa y tiene apoyo de afuera" mantiene la planta "sitiada, ejercen violencia, impiden trabajar y entrar mercadería", mientras otros 525 trabajadores "no pueden entrar".

"Si se dan las condiciones de seguridad podemos reiniciar el próximo martes las actividades. Tenemos trabajo, podríamos producir más si las condiciones de seguridad nos son garantizadas", insistió Marín, quien precisó que hubo "llamados del gobierno nacional y provincial, ellos quedaron en garantizar las condiciones" para que se retomen las actividades.

En la misma línea se manifestó el titular del gremio Smata, Ricardo Pignanelli. Se quejó por las constantes huelgas, donde participaron, entre otros, referentes del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) y del Partido Obrero (PO), y adelantó que el próximo martes habrá una asamblea dentro de la empresa para definir la situación.

"Están queriendo romper el modelo gremial. Sólo les importa prender fuego y estar todos los días en la calle", protestó Pignanelli en diálogo con radio Del Plata. También hizo un llamado a la Casa Rosada y el gobierno de Daniel Scioli: "La provincia y la Nación tienen que garantizar el trabajo".

Las huelgas en la autopartista, proveedora de mazos de cables a Ford, se iniciaron hace dos meses cuando fueron despedidos unos 60 operarios. Según la empresa, se los desvinculó por problemas disciplinarios, prolongados ausentismos y bajos rendimientos, entre otras causas. Marín aseveró que a todos los despedidos se les ofreció, además de la indemnización legal, ocho sueldos.

Pero la postura de los despedidos es otra. El delegado Rubén Matu, que tiene el apoyo del Frente de Izquierda, denunció en varias oportunidades que los directivos de Lear quieren "vaciar la empresa". También apuntó contra el Smata -cuya conducción está enfrentada a la comisión interna de la compañía- y aseguró que, días atrás, el sindicato envió "una patota" para romper las huelgas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas