Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Suspenden a 4800 operarios y suman 10.000 los afectados por la crisis del sector automotor

VW suspendió empleados ayer en Córdoba y Pacheco, que se agregaron a los de Fiat, Peugeot, Citroën e Iveco; la misma situación se da en las autopartistas

SEGUIR
LA NACION
Sábado 16 de agosto de 2014
0

CÓRDOBA.- La crisis que golpea a la industria automotriz, particularmente por la caída de las ventas a Brasil, pero también por la menor demanda en el mercado interno, provocó en esta provincia la suspensión de más de 5000 trabajadores entre las fábricas terminales y las empresas proveedoras de autopartes. A ese número se llegó ayer, luego de que Volkswagen anunciara la suspensión de otros 800 trabajadores en una de sus fábricas.

Si a este panorama se les suman las suspensiones en automotrices de la provincia de Buenos Aires, los operarios afectados son unos 10.000.

Ni las medidas del gobierno nacional ni de su par cordobés, con créditos subsidiados para la compra de nuevos automóviles, lograron revertir la situación, ya que la caída en la producción nacional de automóviles 0 kilómetro no se frenó, según la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

Planta de Iveco en Córdoba, una de las afectadas por la crisis sectorial
Planta de Iveco en Córdoba, una de las afectadas por la crisis sectorial. Foto: LA NACION

En julio, la producción cayó 3,1% con relación a junio y, en lo que va del año, la baja fue de 23,3 por ciento respecto de igual período de 2013, según la entidad empresaria.

Del mismo modo, en julio bajó la venta de vehículos nuevos, tanto a nivel del mercado interno como de la exportación, en un 33,5 por ciento, comparado con el año anterior.

La industria cordobesa está sufriendo en carne propia este panorama de crisis. Con distintas modalidades, la paralización de actividades por estos días afecta a cerca de 3000 operarios de Fiat, Iveco y Volkswagen, según lo informado desde el Sindicato de Mecánicos (Smata).

"La situación es muy preocupante. Hay angustia entre la gente por las continuas suspensiones", dijo ayer a LA NACION el secretario de prensa del Smata cordobés, Leonardo Almada, al confirmar las nuevas suspensiones.

"Nuestra pelea de hoy es por la estabilidad, por la no pérdida de los puestos de trabajo", afirmó el dirigente, quien de todas maneras aclaró que no se han producido amenazas de despidos por el momento.

Volkswagen dispuso suspender ayer a 800 trabajadores de la planta de cajas de cambio MQ200, cuya producción se exporta a Brasil, algo que fue confirmado por la empresa. Además, ésta admitió que en la planta de autos de Pacheco hubo suspensiones ayer. Continuarán el 19, el 25 y el 29 de este mes y afectan a 4000 operarios de los tres turnos de producción, que se suman entonces a los involucrados en Córdoba.

La italiana Fiat, con asiento en el barrio Ferreyra y con un plantel de casi 3000 obreros, aplica suspensiones, desde meses atrás, los viernes y lunes a por lo menos unos 1500 operarios, señaló Almada. La empresa confirmó esas medidas, pero explicó que "se van definiendo según el programa de producción de cada mes", por la caída en las demandas de Brasil y del mercado interno.

Agregó Almada que ante los reclamos de los trabajadores, después de haber estado cinco días suspendidos en julio, se acordó separar los cinco días que iban a aplicar a principios de septiembre. De tal modo se convino la suspensión en la jornada de ayer y repartir las restantes el viernes 5, el lunes 8, el viernes 19 y el lunes 22 de septiembre próximo.

En tanto, en la fábrica de camiones Iveco, que viene con suspensiones desde abril pasado, mantiene frenada la producción. Almada anticipó que la actividad se reanudará en forma parcial el martes próximo con la mitad del plantel. En forma rotativa, en el futuro trabajarán 300 obreros y otros 300 estarán suspendidos.

En tanto, en la provincia de Buenos Aires, en el grupo PSA (Peugeot-Citroën) continúan las suspensiones del turno de la tarde, que afecta a 1100 empleados. Se van a mantener al menos hasta septiembre, confirmó la empresa. Contando estos trabajadores, la cifra total de alcanzados por las suspensiones llega a 10.000, entre automotrices y autopartistas de Córdoba y de la provincia de Buenos Aires.

Por su parte, en la automotriz Renault, Almada dijo que "por ahora la actividad es normal".

La crisis de las terminales repercute en forma inmediata en las plantas autopartistas que son proveedoras de las terminales tanto cordobesas, cuando las radicadas en Buenos Aires. Al respecto, el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Rubén Urbano, afirmó que "hay entre 2000 y 2100 suspendidos y algunas empresas incluso han adelantado las vacaciones".

El dirigente enfatizó que "si no hay una política activa, vemos una perspectiva muy oscura".

En un año, del boom a la caída de ventas

Menor demanda

La baja de la demanda de vehículos en la Argentina y, en especial, la caída en las compras de Brasil, el principal mercado de exportación, viene pegando desde fines de 2013 en las ventas de automóviles de producción local. La industria es uno de los pilares del modelo kirchnerista.

Escasos remedios

El Gobierno intentó contener la situación crítica que atraviesa el sector mediante el lanzamiento de créditos blandos para la compra de vehículos de fabricación nacional. Si bien la iniciativa generó una mayor afluencia de público hacia las agencias, eso aún no se tradujo en mayores producción y ventas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas