Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De cara a la misión más difícil

Luego de años de éxitos, la Argentina, sin varias figuras, debutará hoy en el Mundial ante Puerto Rico, un rival clave

Sábado 30 de agosto de 2014 • 00:08
SEGUIR
LA NACION
0
La selección va por un debut con triunfo ante Puerto Rico
La selección va por un debut con triunfo ante Puerto Rico. Foto: CABB

SEVILLA.- Es una simple lista, ésa que acompaña esta nota, la que permite entender todo. La Generación Dorada lleva 14 años en la cima del básquetbol. En este deporte, los seleccionados tienen cada año un certamen de gran jerarquía. El ciclo que siempre se repite: Premundial, Mundial, Preolímpico, Juegos Olímpicos. Si tomamos los últimos 15 años, la Argentina siempre estuvo entre los cinco primeros en esos certámenes. Y en 12 ocasiones ni siquiera estuvo fuera del podio. ¡Irrepetible!

Esa tendencia armónica que le dio más de una década de gloria al básquetbol es la que estará en juego desde hoy, con el comienzo del Mundial de España . Con un equipo que todavía conserva su orgullo, pero que sabe que será más difícil que nunca, la Argentina debutará en la tarde de Sevilla (a las 12.30 de Buenos Aires) ante Puerto Rico, que le ganó los últimos tres partidos en los que se enfrentaron: 89-81 por la Copa Tuto Marchand 2013, 94-80 en el Premundial 2013 y 97-87 en un amistoso hace un par de semanas en Belgrado.

El último triunfo celeste y blanco fue en Mar del Plata 2011, el que le dio la clasificación para Londres 2012. De aquel plantel de Puerto Rico siguen seis jugadores (Barea, Arroyo, Ricky Sánchez, Balkman, Santiago y Galindo); del argentino quedan apenas tres ( Scola , Nocioni y Prigioni ). La diferencia entre uno y otro es que los boricuas crecieron, mientras que los argentinos lo hicieron, pero en edad... Ya lo dijo Prigioni: "Estamos más viejos". Sutil diferencia entre madurar y avejentarse.

El partido se vuelve fundamental para las aspiraciones nacionales. En los cálculos previos, se supone que el seleccionado vencerá a Senegal y Filipinas. Si estos dos rivales no vencen en ningún otro partido que el que sostendrán entre sí, eso alcanzará para que la Argentina se clasifique. Sin embargo, para el conjunto dirigido por Julio Lamas es determinante ganar al menos un juego más de los otros tres (Puerto Rico, Croacia y Grecia). Si se avanza con una marca de 2-3, el rival en octavos de final casi con seguridad sería España; si se pasa con 3-2, se evitaría al anfitrión.

Es decisivo porque España es inalcanzable para las aspiraciones actuales de la Argentina. Ayer, en distintos canales, la televisión local "calentó" la previa al Mundial con la repetición del último amistoso entre ambos, que concluyó con una desventaja desmoralizante de 33 puntos para el equipo albiceleste. Pues bien: Puerto Rico parece ser el adversario más accesible de los tres principales del Grupo B. Y vencerlo sería el camino más seguro para evitar ese cruce indeseado con los hermanos Gasol y compañía.

Por supuesto que luego hay imprevistos y nunca falta un resultado sorpresivo. Pero las expectativas están puestas en este primer paso. Eso, sin considerar el lógico envión anímico que el triunfo ofrecería a un equipo que necesita urgentemente enmendar su autoestima.

Puerto Rico es pura convicción. José Juan Barea repitió toda la semana la confianza que tiene: "Llegamos mejor que la Argentina, tenemos las armas, sabemos cómo ganarle y podemos hacerlo".

"Los dos pequeños [Carlos Arroyo y Barea] toman muchas decisiones, y Balkman es decisivo. El termómetro del equipo reside en ellos tres. Los conocemos mucho, son un par nuestro", analizó ayer Lamas. Un alivio para la Argentina es que Renaldo Balkman, lesionado en el tendón de Aquiles derecho, no se entrenó anteayer, hizo pocos movimientos ayer y su presencia está en duda para hoy.

Toda la seguridad de los boricuas contrasta con otra frase contundente de Lamas: "Nosotros estamos tratando de encontrar nuestra línea de juego y luego tenemos que buscar mantenerla la mayor cantidad de minutos posible".

El entrenador cambió muchas veces su formación inicial buscando la combinación más adecuada. Probó con Mata , con Laprovittola y con Campazzo . Incluso, hoy podría dar otro giro: instalar desde el comienzo a Walter Herrmann , el anotador más consistente del equipo en la gira previa.

Si pretende ganar, el seleccionado debe corregir mucho de lo que hizo hasta ahora: encontrar variantes ofensivas, bajar el número de pérdidas y defender con más intensidad y mayor concentración; no sería extraño que apostara por la zona para cerrarse sobre su aro y controlar los rebotes, otro déficit.

Está casi todo en favor de los centroamericanos. Una excepción es el factor invisible, el que se oculta detrás de esa breve, pero contundente lista de méritos. Ésa que sin que se la muestre genera dudas en los rivales. Una estadística que ayudaron a construir Prigioni, Nocioni y Scola. Tres gigantes que se resisten a creer que esto se acabó. Y siguen dando pelea en la cancha.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas