Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Justicia vs. narcotráfico, una lucha muy desigual

El avance de uno de los mayores flagelos que acosan a la sociedad argentina derivó en una valiente convocatoria de un grupo de jueces del norte del país

Jueves 11 de septiembre de 2014
0

Un grupo de jueces federales de primera instancia se reunieron la semana última en Formosa para analizar la problemática del narcotráfico, la trata de personas, el lavado de dinero y los nuevos modos del contrabando, entre otras graves situaciones que tienen en la frontera norte un terreno fértil para su desarrollo.

Más allá de la ejemplar actitud de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con su presidente, Ricardo Lorenzetti, a la cabeza, y de la Iglesia Católica, que se han puesto al frente de la lucha contra el narcotráfico en los campos judicial y social, respectivamente, los magistrados del Norte reunidos volvieron a reiterar sus fundadas preocupaciones por la carencia de recursos materiales y humanos, por la cantidad de juzgados vacantes y por el alarmante aumento de los delitos complejos señalados.

Durante el citado encuentro, los jueces decidieron estrechar vínculos para compartir experiencias y buscar soluciones concretas, ante las respuestas insuficientes o inexistentes del Ejecutivo nacional y de las autoridades provinciales.

En lo que va del año, hubo reuniones similares en Salta, a las que asistieron magistrados de todas las instancias, y en La Rioja. La convocatoria alcanzada por los encuentros es una muestra de la enorme preocupación y de las dificultades que tienen las mujeres y los hombres de la justicia argentina para enfrentar estos problemas tan alarmantes como urgentes.

Fronteras porosas y narcotraficantes que operan en rutas y cielos argentinos sin ser detectados son parte de una realidad que numerosos jueces federales vienen denunciando desde hace mucho tiempo. Existe gran inquietud por los aviones narcos de pequeño porte que aterrizan en suelo argentino -tanto en pistas ilegales, caminos vecinales o campos- o que directamente en vuelo arrojan en bolsones las letales mercancías. Encuentran también alarmante el aumento de los secuestros de droga hallada muchas veces en vehículos "envainados" que llevan estupefacientes de manera camuflada o en medio de cargas de zapallos, piedras, aceites, carnes, carbón o frutas, por sólo dar algunos pocos ejemplos de la perversa "creatividad" narco que requiere escáneres y exhaustivos controles de las fuerzas de seguridad, hoy casi inexistentes.

"El narcotráfico y la trata de personas constituyen serios problemas transnacionales que afectan de modo directo a la sociedad y que produjeron un incremento progresivo de la violencia en importantes regiones del país, viéndose así resquebrajada la seguridad interior", afirma la declaración con la cual se convocó a los magistrados. "Por consiguiente -continúa el documento-, es indispensable su abordaje integral en pos de lograr un clima de estabilidad, necesario para afianzar la Justicia y el Estado de Derecho."

Los jueces trazaron un muy preocupante cuadro de situación y analizaron el modus operandi actual del narcotráfico: rutas, producción, comercialización de drogas y uso de precursores químicos prohibidos; también, abordaron la problemática de la trata de personas con fines de explotación sexual y laboral; el lavado de activos y la extendida corrupción, al igual que la actual situación del régimen carcelario. Hubo también un intercambio abierto con referentes de la comunidad.

Las jornadas fueron organizadas, entre otros, por la jueza Zunilda Niremperger, quien, como muchos otros funcionarios judiciales que se ven desbordados, en este momento, tiene tres juzgados a cargo: uno en Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco, y dos como subrogante, en Formosa.

La lucha que la doctora Niremperger viene realizando contra el narcotráfico tomó relevancia nacional luego del encuentro que mantuvo con el papa Francisco, en Roma, en marzo último. La jueza reconoció que la entrevista con el Sumo Pontífice renovó sus fuerzas, ya que él está "muy interiorizado y preocupado" por la problemática que ahora abordaron los jueces. Francisco los animó a juntarse y avanzar.

Merecen destacarse la valentía y la proactividad de estos jueces del norte de nuestro país que, arriesgando sus vidas, buscan modificar un aterrador escenario que afecta a toda la sociedad en su conjunto.

Está claramente demostrado que sufrimos su enorme impacto en la vida cotidiana y que, si no se arbitran los medios para encontrar juntos una solución integral y efectiva, aumentarán aún más los nefastos índices de inseguridad y delincuencia que tantas vidas se cobran a diario.

La ciudadanía toda debe exigir a los tres poderes del Estado una acción eficiente en el corto plazo para no seguir lamentando daños mayores. El compromiso en la búsqueda de soluciones debe ser un desafío para todos los sectores a fin de que esta lucha no sea, como hasta hoy, tan desigual.

Encuentros como el que comentamos son un buen ejemplo de cómo un grupo de argentinos responsables y valientes puede organizarse para encarar activamente una problemática que condiciona tan dramáticamente el futuro de nuestra República.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas