Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La "calle de la música" sufre por la caída en la venta de instrumentos

En la zona del Teatro San Martín, por las complicaciones para importar y el aumento de los precios, crece el canje y la compra de usados

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 28 de septiembre de 2014
0

Los alrededores del Teatro San Martín, zona emblemática por la cantidad de locales dedicados a la venta de instrumentos musicales, no atraviesan su mejor momento. Negocios vacíos, aumento en las reparaciones para evitar la compra de nuevos instrumentos, mayor venta de modelos económicos en detrimento de los más costosos y el canje como forma de pago son fenómenos cada vez más comunes.

Los comerciantes comentan que las ventas bajaron, los precios subieron tras la devaluación y que, además, sufren complicaciones para importar instrumentos e insumos, por lo que faltan marcas, modelos y repuestos.

"Ya no es un negocio, es un trabajo", afirma Adrián Lagos, que trabaja en la zona desde 1982 y que en 2003 pudo abrir su propio local, Pianos del Sur, en la calle Sarmiento. Según sus cálculos, las ventas cayeron un 50%, o más, desde que comenzó el año, tras la devaluación que trajo como consecuencia un aumento de precios.

Los instrumentos ya no se venden como antes
Los instrumentos ya no se venden como antes. Foto: LA NACION / Soledad Aznarez

"Volvemos para atrás", dijo Lagos al explicar que, últimamente, compran más instrumentos usados que reparan para luego poner en venta. De esta manera, ofrecen productos más accesibles para los clientes que, como Lagos define, tienen los bolsillos "destruidos".

Además, por la caída de las ventas, Lagos tuvo que despedir gente. Mientras que en 2010 tenía cinco empleados, ahora tiene uno solo, que va por las mañanas, y él se encarga de atenderlo por las tardes.

"Antes, los clientes hacían hincapié en lo nuevo, ahora se busca más lo usado", cuenta Daniel Germán, que trabaja en Speed King. Y a esto hay que sumarle una modalidad que antes era poco frecuente: el canje.

Es decir, que los clientes ofrecen algún instrumento usado, algo de dinero, y se llevan uno más costoso. Algo similar notó Miguel Lops en Outlet Musical: "Se entregan instrumentos en parte de pago y se buscan usados, cosa que cuatro años atrás no pasaba".

La reparación de instrumentos también era algo poco frecuente por la poca diferencia que había con comprar un instrumento nuevo. Pero ahora, por el aumento de los precios, desde Antigua Casa Núñez, Juan Nieva, aprendiz de luthier, aseguró que repara más de 15 guitarras por semana, cuando antes esta cifra era la mitad. Según sus cálculos, esta tendencia se acentuó desde noviembre, aunque las ventas ya venían "flojas" desde antes.

Una queja que se escucha en muchos de los locales de la zona del Teatro San Martín son las complicaciones que tienen para importar instrumentos y repuestos. Por esto varios comerciantes pasaron de ser importadores a recurrir al stock de los proveedores para reponer mercadería, o bien, dejaron de ser distribuidores mayoristas por temor a quedarse sin productos.

"Como no tenemos la certeza de cuándo vamos a reponer el stock, no podemos darnos el lujo de venderles a otros", explicó Andrés Gramola, que trabaja hace 15 años en Fusión Musical, local que se dedica a la venta de instrumentos de arco. Y agregó que, si bien en el local no sufrieron una baja significativa en las ventas, por la poca competencia que tienen, notó que los clientes eligen modelos más económicos que antes.

Gabriel Tauber, secretario de la Cámara Argentina de la Música, comentó a LA NACION que "las complicaciones para importar instrumentos musicales genera una situación muy incómoda y algunas empresas tienen problemas muy críticos".

Tauber agregó que están todos preocupados, los más grandes y los más chicos. Además, destacó que la autorización de la Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI) se hace "a dedo, no hay ninguna lógica".

Tauber también subrayó que hace tiempo que piden una audiencia con la Secretaría de Comercio para destrabar esta situación, pero aún no tuvieron suerte.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas