Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Banco Nación brindó beneficios excepcionales al empresario Lázaro Báez

Según el BCRA hubo préstamos con irregularidades, operaciones no reportadas y normas que no se cumplieron

Domingo 28 de septiembre de 2014
SEGUIR
LA NACION

El Banco Nación otorgó un trato preferencial al grupo de empresas de Lázaro Báez. Así logró financiarse por la vía de excepción y por encima de los límites preacordados, incluso con operaciones que ordenaron personas que no estaban autorizadas para ese fin. No sólo eso. La entidad demoró en actualizar su clasificación como deudor mientras que al mismo tiempo evitó reportar una operación por US$ 7,5 millones a la unidad antilavado (UIF), según surge de tres informes del BCRA cuya copia obtuvo LA NACION.

Ese trato singular otorgado al socio de Cristina Kirchner ocurrió durante el último año de Juan Carlos Fábrega al frente del Banco Nación, lo que quedó expuesto en dos de esos informes que redactaron los técnicos del BCRA, la entidad que ahora preside el propio Fábrega.

El primero de esos informes, titulado "Memorando de Observaciones Preliminares" y fechado el 14 de agosto pasado, también alerta que el Banco Nación carecía de toda la información que exige la normativa antilavado de la UIF sobre Oil Combustibles, la petrolera del también empresario patagónico y "zar del juego", Cristóbal López (de lo que se informa por separado).

El Banco Central confirmó la veracidad de ese memorando, pero lo calificó como un "informe de rutina" elaborado por sus inspectores como parte de "la actual inspección que se está efectuando al Banco de la Nación Argentina". Así lo hizo este lunes, un día después de que LA NACION revelara el primer tramo de ese memo, centrado en los "riesgos" y "debilidades" de Nación Fideicomisos, el ente escogido por el Gobierno como nuevo agente de pago de la deuda soberana y que desde el BCRA indicaron que exhibe "mejoras" con respecto a la inspección anterior.

Ese "informe de rutina" de los técnicos del BCRA muestra alusiones más concretas y sobre más empresas de Báez que en su anterior informe, de 2011, según cotejó LA NACION con copias de ambos reportes.

A ambos "memos" se suma, además, un tercer y anterior informe anterior del Central cuya copia también obtuvo LA NACION. Se envió a la UIF durante 2013, después de que los expertos del BCRA detectaron que Báez depositó US$ 7,5 millones en efectivo en la sucursal del Nación en Comodoro Rivadavia. Lo hizo a nombre de la nave insignia de su grupo, Austral Construcciones, y de su petrolera Epsur. Los técnicos del Central verificaron que desde la sucursal habían alertado a Buenos Aires, sin que la casa matriz del Nación notificara a la unidad antilavado.

En el informe más reciente, que la Gerencia de Supervisión de Entidades Financieras elaboró el 14 de agosto, en tanto, Austral Construcciones concentra menciones, al igual que otra empresa más de Báez: Kank y Costilla.

Los técnicos detallaron que "se evidenciaron casos de clientes que registraban excesos a los límites acordados oportunamente para adelantos en cuenta corriente, que recibían continuas aprobaciones por excepción". Y de inmediato sólo incluyeron dos ejemplos: "Austral Construcciones y Kank y Costilla".

El memo también expone que algunos problemas fueron reportados antes, sin que se rectificara la situación: "Se tomó conocimiento de la instrumentación de operaciones con firmantes que no eran representantes legales autorizados por las empresas prestatarias (Austral Construcciones, y Kank y Costilla). Esta falencia fue puesta en evidencia en el informe del área N° 01/13 [del BNA], no surgiendo que se hayan tomado las correspondientes medidas para regularizar esta situación".

Hubo más alertas previas. En la anterior inspección del Central sobre el Nación, de abril de 2011, también se aludió a Austral Construcciones. Figuró como uno de los cuatro casos en los que el legajo del BNA estaba incompleto (faltaban los reportes de dos calificadoras de riesgo como impone la carta orgánica del propio banco). Y apareció también una firma agropecuaria de Báez, Austral Agro, por documentos faltantes para fondear una importación, aunque por un monto ínfimo.

Gestión crediticia

Luego de que LA NACION revelara los hallazgos sobre Nación Fideicomiso, el Central explicó que el objetivo de esa inspección "es evaluar la liquidez y solvencia del banco", la que destacó que "en la actualidad cuenta con una muy buena calificación". Y abundó: "Los procesos de auditoría tienen como objeto detectar aquellos aspectos que pueden ser susceptibles de mejora".

En esa línea, los inspectores del BCRA redactaron en su "memorando" dos observaciones adicionales que alcanzan a empresas de Báez, al igual que a firmas vinculadas a otros nombres sensibles, como el ex intendente de Ezeiza y actual ministro de Seguridad bonaerense, Osvaldo Granados.

"Se verificaron incumplimientos en la periodicidad dispuesta en materia de clasificación de los deudores" y sobre "gestión crediticia", indicaron desde el Central. "A modo de ejemplo se cita Austral Construcciones SA, Kank y Costilla SA y Granado Hermanos SRL", que figura como deudora del Nación por $ 24,8 millones, según datos del BCRA.

La lupa sobre el grupo Báez, sin embargo, abarcó una cifra 11 veces más grande que la de Granados. "Las tenencias de VRD [Valores Representativos de Deuda] de algunos de los fideicomisos financieros sin cotización se contabilizan erróneamente en Otros Préstamos, correspondiendo su registración en el rubro OCIF [por Otros Créditos por Intermediación Financiera]", expusieron los inspectores del Central. Los tres primeros que mencionaron fueron el fideicomiso Financiero Loma Blanca ($ 484,2 millones), el de Austral Construcciones (274,5 millones) y el tercero para CIC SA ($76,3 millones), controlante de los supermercados Coto.

El último reporte crediticio del BCRA detalla, no obstante, que la deuda de Austral Construcciones con el Nación es menor. Llega a $ 244,4 millones, que se suman a otros $ 6 millones con el Banco de Santa Cruz, de la familia Eskenazi. Ese mismo reporte expone otra luz amarilla sobre las cuentas de la mayor empresa del socio presidencial. Acumuló 16 cheques rechazados durante los últimos meses. Tres de ellos por defectos formales; los 16 restantes por falta de fondos.

LA NACION llamó a los voceros del Banco Nación, del Central, de Cristóbal López, Lázaro Báez y Granados, pero éstos declinaron contestar los requerimientos; sólo fuentes cercanas a Báez indicaron que los créditos otorgados por el Banco Nación están cubiertos con los certificados de obra pública como garantía.

Te puede interesar