Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Subte: la línea C tendrá coches con aire condicionado

Prevén sumar tres formaciones el próximo verano; además, renovarán señales

Martes 07 de octubre de 2014
SEGUIR
LA NACION
0

La línea C del subte porteño, una de las más relegadas de la red y que perdió la batalla de "pasajeros" cuando, el año pasado, se puso en marcha el Metrobus en la 9 de Julio, tendrá su ansiada renovación: prevén que durante el próximo verano se sumen 18 coches Nagoya con aire acondicionado -tres trenes-, y en junio próximo, otros 12 coches más. Estos vagones usados, que costaron 600.000 dólares cada uno y fueron reacondicionados, representan el 50 por ciento de toda la flota.

Además, a los viejos trenes que continuarán circulando se les colocará un equipo de aire acondicionado, que le saldrá a la Ciudad 200.000 dólares por coche, y se concretaría en el segundo trimestre de 2016. Ocurre que, primero, deberán readaptar el sistema de ventilación de los túneles. Esta iniciativa también fue anunciada durante 2013 para las líneas B y D, pero luego quedó relegada por la promesa de incorporar de nuevos coches en ambos ramales.

Con añosos trenes y una deteriorada infraestructura, la línea C fue severamente cuestionada en la auditoría realizada en 2012 por el Metro de Barcelona, y por la cual la Ciudad pagó 400.000 euros.

Entonces, la empresa Sbase, a cargo de la red, fijó como prioridad la incorporación de nuevo material rodante con el fin de mejorar la frecuencia y la calidad del servicio, aspectos que aún hoy están en la columna del "debe".

"Con estos cambios vamos a lograr que el usuario viaje mejor. En definitiva, los coches tendrán aire acondicionado, algo que los pasajeros reclamaban desde hacía tiempo", dijo Juan Pablo Piccardo, presidente de Sbase.

Además, entre las mejoras previstas, se busca mitigar la carencia de aire que reina bajo los túneles de esta línea. Para ello se recambiarán las instalaciones en todas las estaciones, lo que también culminaría en el segundo trimestre de 2016.

"Esto significará una inversión de 100 millones de pesos. Con el nuevo equipamiento, habrá más circulación de aire bajo tierra, mejorando la calidad del ambiente y beneficiando la disipación del calor propio de la operación del servicio. Este sistema baja la temperatura y la humedad y aumenta la proporción de oxígeno en el aire. Y en el caso de producirse un incendio, posibilitará una mejor evacuación de humo hacia el exterior", indicaron desde Sbase.

Otra de las obras previstas apunta a mejorar la frecuencia de la red. Ocurre que las señales de la línea C y los dispositivos de vías datan de 1934. Según la ley 4472, que especifica las obras de emergencia "imprescindibles", se debe renovar todo el mecanismo.

En Sbase indicaron que se colocarán señales de última tecnología que brindarán "mayor seguridad". Se trata de un sistema automático que costará $ 450 millones; permite que los trenes se acerquen entre sí y sólo requiere la supervisión de un conductor.

El mayor beneficio para los usuarios será el aumento de la frecuencia de las formaciones, llegando a menos de 2 minutos 30 segundos entre una y otra. Hoy, en numerosas ocasiones, suele superar los 4 minutos. ¿El motivo? Hay pocos trenes en servicio porque están "en reparación".

Cambio en las cabeceras

En el plan de mejoras también se estipula un cambio importante en las cabeceras de la línea C, para lo cual destinarán 5 millones de pesos. En la estación Constitución, se construirán dos escaleras pedestres y dos ascensores con acceso directo a la superficie.

Además, se realizará un nuevo vestíbulo sobre la plaza, en la superficie. Ese espacio contará con una boletería y una línea de molinetes para que se pueda ingresar desde allí. Mientras que en Retiro harán obras para mejorar el flujo de circulación, con la ampliación de corredores.

También llegarían las buenas noticias para los mecánicos de la red. Según Sbase, se reacondicionará el taller de Constitución. "Esto permitirá una mayor disponibilidad de flota; significará una disminución en las interrupciones y mejorará la frecuencia. Así los operarios y empleados estarán en ambientes de trabajo más seguros y cómodos. La obra de seguridad está previstas para el primer trimestre de 2015, y la de ampliación, para el primer trimestre de 2016", indicaron desde Sbase.

Cuando, en 2012, LA NACION recorrió el taller de Constitución, advirtió serias falencias de seguridad, como filtraciones de agua que caían sobre tableros eléctricos. Al consultar ayer a los metrodelegados, indicaron que las irregularidades todavía "persisten".

Avanza la ampliación de la línea H

Hace más de dos semanas comenzaron los primeros trabajos para construir la estación Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) de la línea H de subte, sobre la avenida Figueroa Alcorta al 2200, en Recoleta. La obra se inauguraría recién en 2017. La Unión Transitoria de Empresas (UTE) integrada por Techint y Dycasa -que ganó la licitación de la ampliación de la línea H- colocó el obrador en la zona cercana a la Facultad de Derecho. Mediante un comunicado, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro celebró el inicio de la obra . Sin embargo, fuentes del Ministerio de Desarrollo Urbano porteño no respondieron ante las consultas de LA NACION.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas