Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pasión de coleccionista

El novelista inglés Philip Maitland Hubbard elabora una atractiva zona de intriga no convencional

Viernes 10 de octubre de 2014
SEGUIR
PARA LA NACION

"Es bastante extraña, esta pasión de coleccionista. No sé qué opinan los psicólogos al respecto, pero estoy convencido de que es un sucedáneo de alguna emoción profunda. No precisamente del sexo, creo. Más bien de ese instinto de cazar o de acopiar comida que se remonta al Mesolítico." Así intenta definir Johnnie Slade, el protagonista de La colmena de cristal, su afición obsesiva por los objetos de cristal antiguo.

La novela del inglés Philip Maitland Hubbard (1910-1980) se publicó originalmente en 1966. Desarrolla su trama en torno a una tazza del siglo XVI que el legendario artesano veneciano Giacomo Verzelini dedicó a la reina Isabel. Slade, que vive en Londres, se entera de la existencia de la pieza por un artículo publicado en una revista especializada donde no se menciona el nombre del dueño ni su lugar de procedencia. En busca de más información, decide visitar al autor del artículo y lo encuentra muerto en su biblioteca, en apariencia por causas naturales. Antes de llamar a la policía, revisa el escritorio de la habitación; en un cajón descubre los negativos de las fotos de la tazza , y en una agenda, el nombre de un pueblo costero llamado Dunstreet.

Hubbard elabora una atractiva zona de intriga no convencional que no requiere de hechos contundentes ni sangrientos. Le bastan un par de situaciones y pequeños detalles para ir sembrando una atmósfera de inquietud que nunca se define con claridad hasta el desenlace. Un elemento fundamental en este planteo es el uso sutil de la voz narradora, que va entregando la información a medias. Siempre parece estar guardándose algo. Tiende a lo ambiguo o a lo tácito. Una parte de la personalidad de Slade no termina de salir a la luz del todo. Oculta más de lo que muestra y no revela cuál es el verdadero propósito que guía sus acciones. Sus comentarios irónicos sobre sí mismo sugieren una psicología compleja e imprevisible: "No soporto ver seres muertos ni objetos rotos [...]. Parece extraño que sienta eso, con la enorme carga de violencia que hay en mí".

Luego de una cantidad de averiguaciones, Johnnie viaja a Dunstreet. Allí lo preocupa la sospecha de que alguien lo sigue y conoce a Claudia James. Aunque entre los dos nace una indudable atracción, permanece un sentimiento de desconfianza mutua. "Éramos como boxeadores que regresan a sus rincones luego de un primer round imprevistamente difícil", dice él tras un inicial encuentro erótico.

La muchacha vive con su tía Elizabeth, una avarienta y antipática dama ciega de más de ochenta años cuya casa alberga varias reliquias familiares. Claudia se ocupa de sus asuntos por un sueldo fijo y se somete a sus caprichos, un trabajo que ella reconoce "degradante", a la espera de cobrar una herencia que debería haber sido suya. En su actitud, afirma, hay tanta codicia como terquedad.

A lo largo del libro el tema del coleccionismo reaparece una y otra vez por medio de observaciones que se refieren a un comportamiento humano signado por el acumulamiento fetichista y el deseo compulsivo. Sin ser un policial clásico, La colmena de cristal habría encajado a la perfección en la colección de El Séptimo Círculo. Sus personajes principales se mueven dentro de un cerco de interrogantes regido por una elegante amoralidad. Hacia el final, Hubbard reserva una buena cuota de acción para su protagonista que, fiel a su propio código de conducta, filosofa: "En última instancia, casi todo se pudre con el tiempo, pero el cristal no. El cristal nos sobrevivirá a todos".

La colmena de cristal

Por P. M. hubbard

La Bestia Equilátera

Traducción: Ernesto Montequin

270 páginas

$156

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.