Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lo operaron en el Garrahan y podría volver a caminar tras cuatro años de espera

Kevin tiene 15 años, vive en Santa Cruz y padece parálisis cerebral; tras una compleja cirugía, hoy recibirá el alta; el apoyo de 77 mil argentinos por Change.org, clave

Viernes 17 de octubre de 2014 • 20:25
SEGUIR
LA NACION
0

El grito de auxilio, desesperado, que partió del corazón de una mamá cuyas alternativas habían quedado truncas después de una ardua pelea despertó, a través de la organización Change.org, la solidaridad de miles de argentinos que vieron cumplidas en Kevin las ganas de soñar.

Mirla, gran heroína de esta historia, se convirtió en la "voz" de su hijo, de 15 años, a quien le diagnosticaron una parálisis cerebral que le impidió moverse en forma independiente. Enseguida, un andador se transformó en el segundo aliado para ambos en todo, desde incursiones en la nieve hasta consultas médicas en el sur del país.

Hoy, tras despertar de un mal trance, que incluyó cuatro años de negativas, "pulgares para abajo", traslados, operaciones y dificultades, Kevin volverá a sonreír y existen altas chances de que pueda volver a caminar sin ayuda, una vez que reciba el alta definitiva en el hospital Garrahan.

"Fueron semanas agotadoras pero con final feliz", expresa Mirla en una breve conversación telefónica con LA NACION, varias horas después del control médico y desde la habitación del hotel donde se hospedan en Buenos Aires.

"Estamos inmunes a lo que nos pasa, en todo sentido", agrega con cierta ironía al sintetizar la sensación que le deja el trajín que protagonizaron durante este tiempo.

Un largo recorrido

Mirla y Kevin son oriundos de Chubut, pero se mudaron a 28 de Noviembre, una pequeña localidad cercana a Río Turbio, en Santa Cruz, en la que no viven especialistas en neurotraumatología para tratar este tipo de enfermedades.

Mirla y Kevin, un dúo inseparable que pudo salir adelante
Mirla y Kevin, un dúo inseparable que pudo salir adelante. Foto: Change.org

Los obstáculos del principio, agravados por la falta de atención necesaria, llevaron a esta mujer a no escatimar esfuerzos, sino a duplicarlos. Prácticamente "empapeló" el pueblo con su reclamo, concedió entrevistas a diarios locales, y golpeó varias puertas de oficinas de la provincia y del municipio. Pero no obtuvo respuestas, más que silencio e indiferencia.

Sin preaviso, el estado de salud de Kevin los retó en pleno verano, una vez más, a actuar...rápido. Pese a las múltiples operaciones que registraba su cuerpo, tenía que volver al quirófano para no perder 14 años de rehabilitación, según indicaba la historia clínica.

La posibilidad de recuperar sus piernas y los recursos agotados impulsaron una nueva alternativa: ese primer contacto entre Mirla y Change.org, organización encargada de difundir peticiones alrededor del mundo para obtener apoyo y agilizar soluciones de corto plazo.

"Estamos inmunes a lo que nos pasa, en todo sentido "

Concretamente, la iniciativa solicitaba firmas para que el Ministerio de Salud de la provincia de Santa Cruz y la Intendencia de Río Turbio respaldaran económicamente el traslado de Kevin a Buenos Aires. Al cabo de un mes, la petición superó las 77.000 firmas y "el cambio", como reza el nombre de la institución, se puso en marcha.

"Fue realmente impactante ver cómo una persona de un lugar remoto de la Argentina logró movilizar a un gobierno de la provincia para que le cubrieran el traslado de su hijo y la operación. Esto nunca hubiera pasado sin el apoyo de las más de 77.000 firmas. Es algo de lo que seguimos asombrándonos día a día", reconoce Gastón Wright, director de la sede argentina de Change.org.

Su cuerpo, el nuevo sostén

Acostumbrados a una rutina monótona y sin demasiadas sorpresas, Mirla y Kevin salían de visitar a un médico cuando recibieron la llamada. Aturdidos por la emoción, la mayoría de las palabras se perdieron y esfumaron. Unas pocas (tal vez las más importantes) quedaron y cobraron sentido. El objetivo se había cumplido y pronto viajarían para ser asistidos en el Garrahan e iniciar el tratamiento. Fue entonces el momento en el que esta historia de amor y superación adquirió otro matiz y se iluminó todavía más.

Ocho meses después, el adolescente fue sometido a otra compleja cirugía. Gradualmente, empezó a hacerse la idea de abandonar el andador, literalmente su sostén físico, que complementó aquel que encarnó su mamá durante estos largos años.

"La cirugía fue un verdadero avance, pero hay que esperar "

Como ellos mismos dejan entrever durante la charla con LA NACION, este viernes no será un simple viernes, sino que representará el cierre de una etapa para darle la bienvenida a otra, la de la rehabilitación, que los acercará a la meta final. "Lo principal ya está. La cirugía fue un verdadero avance, pero hay que esperar. En unas semanas, nos toca empezar la rehabilitación", cuenta Mirla, sin dejar de agradecer principalmente a los médicos. Y añade, con la satisfacción de haber triunfado: "Evoluciona bien y en las condiciones previstas para estos casos".

En las próximas horas se espera que le den el alta parcial y también que autoridades sanitarias firmen el permiso para que pueda regresar en un vuelo especial a Comodoro Rivadavia, su nuevo hogar, tras haber atravesado con éxito tantos altibajos. Será un breve respiro, al menos, hasta fin de mes cuando tiene previsto volver para otro control postoperatorio.

Por ahora, además de los ejercicios que tendrá que hacer para fortalecerse, Kevin buscará resguardarse en aquellas cosas que le brindan placer. Ama dibujar y sueña con pintar un mural en alguna calle de su barrio. Quiere leer más cómics y volver a jugar a la compu. Pero lo que más desea hoy, y repite, es dejar atrás las cirugías y las salas de hospital de Buenos Aires, y que por sí solos éstos comiencen a tomar forma de meros recuerdos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas