Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Música para honrar a la madre

El músico que reside en Nueva York presenta su último CD

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 22 de octubre de 2014
0

"Mi mamá siempre fue una prima donna arriba y abajo del escenario. Primero con la ópera, luego como actriz. Hizo cosas relevantes en los años cincuenta." Ganador de un Grammy, el prolífico pianista, compositor y arreglador Fernando Otero tiene una destacada carrera musical, con base, desde hace dos décadas, en Nueva York. Su trabajo no muestra, a primera escucha, links directos con cuestiones familiares. Sin embargo, con su último disco ha querido homenajear a su madre, Elsa Marval.

Y a pesar de que Elsa ya no está para escuchar Prima donna, el nuevo disco de su hijo, casi se podría decir que es una coproducción entre los dos. "Por supuesto que me hubiera gustado el homenaje, la celebración en vida. Es un deseo muy mío. Pero de todas maneras fue consciente de la celebración de este disco. Aunque no llegó a escucharlo, sabía que iba a tener estas características."

El repertorio del álbum está construido por canciones de Fernando o de otros compositores que a Elsa le gustaban especialmente. Incluso, la pieza para piano que le da nombre al CD es un tema de Fernando, pero él asegura que está escrito como si lo hubiera compuesto su mamá, que fue pianista, además de cantante. "Jugábamos a tocar como el otro; transferir personalidades. Esa complicidad que venía desde la infancia era un punto en común", dice.

Fernando se mueve en el mundo de la música académica y del jazz, pero hay en su ADN musical algo tanguero que atraviesa buena parte de su producción. En Prima Donna, hay composiciones propias con ese aire, hay una versión de un clásico de Villoldo, y también una sonata para violín solo de perfil más contemporáneo y una versión de un tema de Quincy Jones que el propio compositor le pidió a Otero que arreglara. Un disco según el gusto de Marval, donde cada pieza tenía un porqué y una historia, como el "Estudio 13", que surge de preludios que Otero improvisaba hace más de diez años, en conciertos con Paquito D'Rivera.

Y si hay que ir un poco más atrás en el tiempo y en la carrera artística de Otero, habrá que volver a esta prima donna. "Es la que me introdujo a la música, con clases de canto -dice, cuando recuerda esos momentos con su madre-. En la vida me preparé como vocalista. No como pianista o compositor. Eso ocurrió después, con el descubrimiento de las sinfonías, los cuartetos y el jazz. Ahora estoy haciendo un disco candado, de composiciones propias, pero eso es una parte dentro de mi trabajo que es, sobre todo, instrumental."

¿Por qué si el disco Prima Donna estaba pensado y preproducido hace años sale recién ahora? Porque Otero tenía otros compromisos discográficos que debía cumplir. Esto sumado a su actividad como arreglador que también lo ha mantenido ocupado. La próxima visita, para presentar el sábado, el disco en la Usina del Arte, es una de las pocas de los últimos años. "Son cada vez más espaciadas. En la última década, difícilmente pude escaparme una semana para ir a Buenos Aires o a cualquier otro lado", dice, al teléfono, desde Nueva York.

Prima donna

El nuevo disco de Otero

Usina del Arte, Caffarena 1.

El sábado, a las 21.

Músicos, Patricio Villarejo (chelo) e invitados.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas