Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una protesta convirtió al Obelisco en un inmenso camping

Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 05 de diciembre de 2014
Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan, el Obelisco es ahora un inmenso camping. Foto: LA NACION / Fabián Marelli
Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan, el Obelisco es ahora un inmenso camping. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan, el Obelisco es ahora un inmenso camping. Foto: LA NACION / Fabián Marelli
Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan, el Obelisco es ahora un inmenso camping. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan, el Obelisco es ahora un inmenso camping. Foto: LA NACION / Fabián Marelli
Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan, el Obelisco es ahora un inmenso camping. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan, el Obelisco es ahora un inmenso camping. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan, el Obelisco es ahora un inmenso camping. Foto: LA NACION / Fabián Marelli
Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan, el Obelisco es ahora un inmenso camping. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Más de 600 personas de 20 provincias reclaman a la Nación tierra, techo y trabajo; piden que los atiendan, el Obelisco es ahora un inmenso camping. Foto: LA NACION / Fabián Marelli
0

Por tercer día consecutivo, tres organizaciones sociales federales, compuestas por más de 600 personas provenientes de 20 provincias permanecen instaladas en un centenar de carpas al pie del Obelisco y convirtieron así a la Plaza de la República en un gigantesco camping.

"Por un fin de año con tierra, techo y trabajo" es la consigna del acampe que motorizan el Movimiento Popular la Dignidad, el Frente Nacional Pueblo Unido, el Movimiento Popular Patria Grande y el Movimiento de Trabajadores Excluidos. La manifestación tiene como objetivo llamar la atención de la Jefatura de Gabinete, el Ministerio de Desarrollo Social y el Ministerio de Planificación de la Nación, con quienes quieren abrir un canal de diálogo para obtener respuestas a aquellas demandas. Pero aún no han tenido éxito.

De seguir así las cosas, los organizadores dijeron ayer a LA NACION que el acampe se extenderá hasta esta tarde o mañana, y con la advertencia de un endurecimiento de las medidas.

Hasta ayer, la protesta fue pacífica y no entorpeció ni el tránsito vehicular ni el de peatones. "Si no conseguimos diálogo, las medidas que tomaremos serán mucho más fuertes. Haremos lo que sea necesario. Cortaremos la 9 de Julio o marcharemos hasta la Plaza de Mayo", afirmó a LA NACION Agustín Burgos, líder del Movimiento Popular Patria Grande y uno de los principales responsables del acampe.

"Los tres ejes fundamentales de la protesta son la necesidad y la exigencia de tierra, techo y trabajo. Estamos hartos de que nuestros reclamos no lleguen a ningún lado. Nos obligaron a llegar a esto y parece que tampoco servirá de nada", agregó.

Las más de 600 personas, con mayoría de mujeres y niños, representan a 20 provincias. Jujuy, Chaco, Río Negro, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, en ese orden, son las que tienen mayor presencia.

El grupo funciona como una comunidad. Las mujeres preparan la comida en una carpa central y los hombres y algunos niños se ocupan del mantenimiento del acampe. Cuentan con un puñado de baños químicos, y sólo algunos tienen la suerte de bañarse en casas populares.

Aunque el tránsito, hasta ahora, no sufrió complicaciones, las veredas que rodean al Obelisco están repletas de carpas y toldos rudimentarios que no impiden, pero complican el paso de los transeúntes.

Según los acampantes, nadie del gobierno de la ciudad aún vino a forzar su salida ni a ofrecerles ayuda. Sin embargo, han encontrado calidez en los vecinos y transeúntes, que con mensajes de apoyo e incluso con donaciones colaboran con su causa. En el césped de la plaza, donde algunos de los acampantes aún dormían la siesta cuando llegó LA NACION, ayer a la tarde, se organizaba un pequeño festival de música ofrecido por una banda para entretener a los chicos.

Fuentes del gobierno porteño explicaron que no han recibido ningún pedido formal de los manifestantes y que brindarles asistencia espontáneamente podría ser interpretado como una legitimación de la protesta, cuando la Ciudad no avala la ocupación del espacio público como metodología de reclamo. Agregaron que monitorean la situación sin intervenir porque el conflicto es entre los manifestantes y la Nación.

Lilia Calderón, rionegrina, del Frente Nacional Pueblo Unido, señaló: "Sentimos que haciendo esto molestamos a la gente, por eso la idea es que sea totalmente pacífico. Lamentablemente, si no venimos al centro político del país, no tenemos otra forma de reclamar".

"Muchos nos encontramos hoy, no nos conocíamos, pero peleamos por lo mismo. Queremos mostrarle a la gente de Buenos Aires que existe otra Argentina. La que nadie ve. Hay territorios olvidados y marginados. Queremos que al menos se nos garanticen las necesidades mínimas", sostuvo Calderón.

Yaquelín Flores, del Movimiento de Trabajadores Excluidos, encabeza el grupo de cartoneros de diversas provincias que se sumaron a la propuesta. "Mañana [por hoy] llegará mucha más gente. Sobre todo si no se llega a un arreglo. Nos iremos acomodando en los pocos espacios que quedan libres", comentó.

Agustín Burgos se mostró sorprendido con la cantidad de personas que se fueron sumando al acampe: "A pesar de que venimos trabajando hace mucho en esto, nunca imaginé ver a tanta gente. Ayer éramos un poco más de 100 familias y hoy se sumaron 50 más. Ya rodeamos todo el Obelisco; si mañana vienen más no sé dónde nos metemos".

Burgos admitió que por cuestiones económicas la situación no podría extenderse más allá del domingo. Pero insistirán con el reclamo.


Del editor: cómo sigue. El acampe en el Obelisco es una triste postal del drama de los excluidos. Por ahora, es pacífico. Pero la falta de respuestas puede complicarlo.
Compartilo
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas