Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por qué el papa Francisco no ve los partidos de San Lorenzo y su cargada a un hincha de River

El Sumo Pontífice, simpatizante confeso del Ciclón, no siguió la semifinal del Mundial de Clubes, pero "se puso muy contento"; además, el encuentro con un niño millonario

Jueves 18 de diciembre de 2014 • 13:31
0
El Papa, fanático de San Lorenzo, no ve los partidos
El Papa, fanático de San Lorenzo, no ve los partidos. Foto: Archivo

CIUDAD DEL VATICANO.- La agenda del papa Francisco desborda de compromisos. Por eso, no es raro que el Sumo Pontífice no tenga tiempo para seguir los encuentros de San Lorenzo, el club de sus amores, por televisión. La semifinal del Mundial de Clubes ante Auckland City no fue la excepción. Sin embargo, sus deberes como líder de la Iglesia no son los principales motivos, sino una promesa que tiene hecha: no mira televisión.

"El Papa tiene una promesa hecha que no ve TV, así que no vio el partido de San Lorenzo, pero estaba muy contento "

"El Papa tiene una promesa hecha que no ve TV, así que no vio el partido de San Lorenzo, pero estaba muy contento", contó el embajador ante el Vaticano, Eduardo Valdés, en diálogo con La Once Diez. Si bien no tiene tiempo para seguir las acciones en tiempo real, además de que su promesa no lo permite, Francisco siempre está al tanto de los resultados de su equipo.

El Papa, fanático de San Lorenzo, no ve los partidos
El Papa, fanático de San Lorenzo, no ve los partidos. Foto: Archivo

La cargada para un "gallina". Por su fanatismo futbolero, el Sumo Pontífice recibe regalo de equipos de los cinco continentes. Es más, en los museos del Vaticano, hay un pequeño espacio destinado a los regalos que recibió desde que asumió su papado: las Copas de San Lorenzo, las camisetas de Messi y Pelé y los guantes de Torrico, entre otros.

En las últimas semanas, un chico se acercó y le mostró una camiseta de River, flamante campeón de la Copa Sudamericana. El Papa, según el relato de Valdés, se acercó, agarró la remera y le dijo al niño: «A mí la gallina me gusta en caldo».

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas