Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El año terminará con 37% de inflación, debido a la recesión económica

Los analistas esperaban hasta hace unos meses un alza de 40%; también influyen la baja del dólar blue y la caída del precio del petróleo

SEGUIR
LA NACION
Lunes 22 de diciembre de 2014
0

La recesión logró ponerle un techo a la inflación y la mayoría de los analistas privados proyectan que el año cerrará con una suba en torno al 37%, frente al 40% que esperaban hace unos meses. Lo que no cambia es que 2014 terminará siendo el año con la inflación más alta de la era Kirchner.

A la hora de explicar la desaceleración de los últimos meses, los economistas reconocen el papel que está jugando la tranquilidad que se alcanzó en el mercado cambiario en las últimas semanas y que ya se tradujo en una inédita baja en la cotización del dólar blue, pero aseguran que la principal causa del freno en los aumentos de precios hay que buscarla en el trabajo sucio que están jugando la recesión y la caída de la demanda.

"La inflación inercial comienza a registrar bajas, lo que para el Gobierno representa una victoria pírrica, fruto de la caída en la actividad y del atraso cambiario y tarifario", señaló Eduardo Levy Yeyati, que ratificó para todo 2014 una inflación del 37 por ciento.

La principal causa de la desaceleración de la inflación es la menor demanda, resultado de la caída en la actividad económica
La principal causa de la desaceleración de la inflación es la menor demanda, resultado de la caída en la actividad económica. Foto: Archivo

Según las proyecciones de los analistas privados, después de un noviembre con la menor inflación del año -por primera vez en 2014 el incremento promedio se ubicó por debajo del 2 por ciento mensual-, diciembre también cerrará con un panorama relativamente tranquilo.

La mayoría de las mediciones indican que apenas se superará el 2 por ciento, lo que implica una relativa buena noticia tomando en cuenta que diciembre históricamente es, junto con enero, uno de los dos meses con mayor inflación del año.

"Nuestra proyección es que diciembre cerrará con una suba en torno al 2 por ciento, con lo cual el año estaría cerrando en 38,5 por ciento. Esto implica una desaceleración marcada, pero tampoco para festejar. Una inflación del 38 por ciento sigue siendo una barbaridad", explicó el economista Camilo Tiscornia.

Los analistas privados además destacan el papel que está volviendo a tener el tipo de cambio como un ancla para la inflación, con la consiguiente amenaza que implica en el largo plazo mantener "pisado" el precio del dólar mientras los costos en pesos siguen subiendo.

"Hasta ahora diciembre se perfila con una suba apenas por encima del 2 por ciento, y si termina así el año cerrará con una inflación del 38 por ciento, frente al pico del 41 por ciento anual que se había registrado en octubre. Igualmente, no hay que perder de vista que esta desaceleración depende de la evollución del tipo de cambio y el congelamiento de las tarifas, que a largo plazo parecen insostenibles", señaló Carlos Melconian.

El economista del estudio M&S además precisa que la desaceleración también se explica porque la comparación interanual de los últimos meses empieza a hacerse contra meses de alta inflación, como fueron los del último trimestre de 2013.

"Se está dando el panorama inverso al del año pasado, que había comenzado con una inflación baja y se fue acelerando a medida que pasaban los meses. Ahora es al revés. El 2014 comenzó con una inflación muy alta y después fue bajando", sostiene Melconian.

Contexto internacional

El contexto internacional también está jugando a favor para explicar la desaceleración de los precios de los últimos meses, con el derrumbe en la cotización del barril de petróleo a la cabeza.

"Está claro que hoy hay una menor presión por parte de la demanda, como producto de la caída en el nivel de actividad, y también una menor presión de costos, entre otros factores por la baja en el precio internacional del petróleo. Este factor por lo menos sirve para terminar con los aumentos mensuales que veníamos sufriendo en el precio de la nafta, pero igual el tema central para asegurar la continuidad de esta menor inflación es lo que puede pasar con el tipo de cambio", coincide Jorge Todesca, de la consultora Finsoport, que estima que el año terminará con una inflación del 37 por ciento.

En todos los casos, las estimaciones privadas siguen estando a años luz de las cuestionadas mediciones oficiales.

Para el Indec, en los primeros once meses del año el índice de precios al consumidor acumuló una suba del 22,7 por ciento, y en los últimos días tanto el ministro de Economía, Axel Kicillof, como el secretario de Comercio, Augusto Costa, ya adelantaron que no se esperan grandes cambios para diciembre, con lo cual la inflación oficial anual no superará el 24 por ciento.

Las razones detrás del cambio de ritmo

Recesión

La principal causa que explica la desaceleración de la inflación no es una medida oficial, sino la menor demanda como producto de la caída en la actividad económica

Dólar bajo control

El otro factor que explica el freno de la inflación es la tranquilidad en el mercado cambiario y la inédita caída en la cotización del dólar blue

Comparación favorable

A la recesión y el dólar se suman otros elementos, como el hecho de que la comparación interanual de los últimos meses se hace contra un trimestre de fuerte inflación, como fue el último de 2013

Petróleo en baja

La caída en la cotización internacional del barril de crudo también ayudó a frenar el ritmo de los aumentos en los precios locales de los combustibles

Mendiguren cree que será superior a 30%

El secretario de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Ignacio de Mendiguren, coincidió con la visión de las consultoras privadas al estimar que la inflación de este año cerrará "arriba del 30%", según lo que calculan también direcciones provinciales de estadísticas.

"No creo que [la inflación] esté llegando al 40%, pero tampoco al 24%", como calcula el Gobierno, indicó el también diputado nacional (Frente Renovador).

Mendiguren pronosticó que en 2015 habrá una "economía de la escasez", sobre todo de dólares, "y eso requiere de mucha sintonía fina en el sector externo", para lo cual "hay que resolver el tema de los holdouts".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas