Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La oposición reunió menos veces que el oficialismo las comisiones que preside en Diputados

En las 17 que maneja hubo una actividad inferior que en las controladas por el oficialismo; las monitoreadas por el macrismo fueron las más laboriosas

Viernes 02 de enero de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

Es cierto: el oficialismo tiene una mayoría parlamentaria que le permite decidir qué proyectos se debaten en el recinto y cuáles no. Es cierto: en minoría en ambas cámaras y en todas las comisiones, la oposición está condenada a un papel secundario, no puede imponer su voluntad ni fijar agenda. También es cierto: en 2014 la oposición desaprovechó los pocos espacios institucionales de los que dispuso en el Congreso para hacer oír su voz.

La conclusión surge del análisis de la tarea de las 45 comisiones de la Cámara de Diputados durante el año pasado. Según datos oficiales, las comisiones presididas por diputados de la oposición -sólo algunas importantes- tuvieron mucha menos actividad que las dirigidas por representantes del oficialismo. En promedio, cada una de las 17 comisiones "opositoras" se reunió 6 veces en el año, poco más de la mitad que las 28 "oficialistas", que promediaron casi 11 encuentros a lo largo de 2014.

Hacia el interior del arco no kirchnerista hay matices y contrastes que exponen a los que trabajaron menos. Si se analiza por bloques, las comisiones que más se reunieron fueron las tres presididas por diputados macristas, con un promedio de 9 encuentros en el año.

Les siguen las cuatro comandadas por el Frente Renovador, con un promedio de casi 7. El último lugar lo comparten la UCR y el FAP: las diez comisiones dirigidas por esos espacios se reunieron, en promedio, 5 veces en todo 2014.

El podio de comisiones "opositoras" con menos reuniones tiene cuatro dueños: Roy Cortina (Partido Socialista) juntó sólo dos veces a la Comisión de Pymes; José de Mendiguren (Frente Renovador), dos veces a la de Análisis y Seguimiento de Normas Tributarias y Previsionales; Víctor Maldonado (UCR), dos a la de Economía, y José Cano (UCR), dos a la de Vivienda. La misma cantidad de reuniones tuvieron tres comisiones "oficialistas": Juicio Político, a cargo de Adela Segarra; Obras Públicas, de Edgardo Depetri, y Minería, de Héctor Tomas.

El ranking de las comisiones que más se reunieron está monopolizado por el Frente para la Victoria: Presupuesto (Roberto Feletti), 43 veces; Legislación del Trabajo (Héctor Recalde), 22; Deportes (Mauricio Gómez Bull), 17; Relaciones Exteriores (Guillermo Carmona), 16, y Asuntos Constitucionales (Diana Conti), 15.

"La estadística no refleja lo que verdaderamente pasa en el Congreso -respondió Cano, vicepresidente del bloque radical, ante una consulta de LA NACION-. La poca actividad en las comisiones tiene que ver con la dinámica que se impone por la mayoría absoluta del kirchnerismo."

Sólo tienen trabajo aquellas en las que se tratan las iniciativas del oficialismo. "A nosotros no nos aprueban ni los pedidos de informes", argumentó.

Bloqueo

Con mayoría en todas las comisiones, incluso en las que no tiene la presidencia, el oficialismo tiene poder para entorpecer el trabajo de las comisiones. Pero no para bloquearlo. Muestra de eso son dos comisiones presididas por la oposición que superaron en cantidad de reuniones al promedio del oficialismo. Son las de Legislación Penal, comandada por Patricia Bullrich (Pro), con 14 encuentros, y la de Familia, dirigida por Felipe Solá (FR), con 12.

"Las comisiones no pueden estar paralizadas, más allá de la mayoría que tiene el oficialismo. Te tenés que generar tu propio espacio y armar una agenda que incluya temas de la oposición y otros acordados con el oficialismo", dijo Bullrich a LA NACION.

En el caso de Legislación Penal las reuniones podrían haber sido todavía más. Bullrich convocó a otros siete encuentros, caídos por falta de quórum. Al radical Mario Fiad se le cayeron cuatro convocatorias de Prevención de Adicciones por el mismo motivo.

La falta de quórum no resulta, de todos modos, un argumento sólido para justificar la escasa actividad en las comisiones "opositoras", porque la gran mayoría tuvo tantas reuniones como convocatorias realizadas. Es decir, si no tuvieron más encuentros fue porque no los convocaron.

Además, el artículo 108 del reglamento de la Cámara baja contiene un mecanismo antibloqueo. Pasada la media hora de la convocatoria, las comisiones pueden funcionar con un tercio de sus miembros. Tras un encuentro sin quórum, pueden emitir dictámenes sin reunir la mitad más uno de sus integrantes.

Este recurso administrativo del reglamento parlamentario de Diputados no hubiese servido para modificar la agenda de los debates en el recinto. Pero la oposición ni siquiera lo aprovechó para hacer oír su voz.

Mala nota en materia de transparencia

En 2014 el Congreso mantuvo su mala nota en materia de transparencia. Un grupo de ONG, encabezado por Directorio Legislativo y Poder Ciudadano, presentó el mes pasado una carta documento al presidente de la Cámara baja, Julián Domínguez, para que cumpla su compromiso de permitir un acceso libre a la información pública del cuerpo. En el Senado, en tanto, dejaron de publicarse los últimos decretos presidenciales del vicepresidente Amado Boudou. Las ONG que informaron sobre estas irregularidades detectadas en el Congreso adelantaron que no descartan presentar un recurso de amparo en la Justicia en febrero próximo, cuando recomience la actividad judicial.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas