Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El trabajo en el Estado podría ser un estigma en la carrera

Algunos profesionales de Recursos Humanos lo ven como un dato negativo en el CV de los candidatos

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 04 de enero de 2015
0

Con su grito "¡Se van para atráaaas!", Flora –la empleada que instaló en la TV Antonio Gasalla– le puso un sello a los empleados públicos y si bien era a las claras una caricatura, incluir hoy dentro del CV un empleo en el Estado – municipal, provincial o nacional– puede ser en algunas búsquedas un signo menos y no un elemento que sume a la hora de obtener un puesto.

"Uno de cada cuatro asalariados es un empleado público, sin contar la cantidad de monotributistas y autónomos que trabajan para el Estado y otra cantidad de personas que trabajan para empresas que se declaran privadas pero que pertenecen el Estado", dice Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI.

"No tengo dudas en cuanto a las diferencias que hace la mayoría de las empresas respecto a seleccionar empleados que provengan de empresas públicas. Como director de RRHH o como consultor actualmente, siempre me encontré con reparos a la hora de seleccionar personal que estuviera trabajando en empresas públicas, tanto nacionales como municipales", señala Julio Bresso, especialista en Recursos Humanos, Comunicación y RSE, y consultor de NussholdVota.

Foto: Archivo

Las multinacionales "en general, los descartan desde el vamos. Puede haber excepciones cuando la persona es recomendada por algún contacto, pero el prejuicio existe", admitió una consultora con más de 20 años de experiencia en selección de personal para empresas de primerísima línea.

Bresso, que fue director de Mapfre Argentina hasta junio de 2013, reconoce que en el pasado –cuando le ganaban "los prejuicios y la falta de experiencia", dice– también miraba "con algún resquemor" un CV de un postulante proveniente del sector público y hoy se pregunta por qué "ciertas organizaciones que pregonan la excelencia en la utilización de las últimas tecnologías en materia de selección, no pueden salir de sus prejuicios".

Estos conceptos, coinciden los consultados, tienen que ver, básicamente, con los valores, el ritmo y el horario de trabajo, la falta de meritocracia y el estilo de liderazgo que suele observarse en el trabajo público.

Bresso sostiene que en el último tiempo ha escuchado reiteradamente argumentos del tipo "no se ajustan a la cultura de las organización", "si están trabajando para el gobierno son ñoquis" o "no se adaptarán al trabajo competitivo". "Quién dijo que saber competir es un privilegio que tenemos los que trabajamos en empresas privadas. Además, venir de lugares donde hay dificultades económicas o de infraestructura, o donde se carece de un líder respetado hace a estos colaboradores aún más valiosos. La capacidad de resiliencia de los empleados públicos es una virtud que muchos privados no tienen, además de miles de otras competencias".

Experiencia valiosa

"Si hubiera trabajado en el sector público, estaría descripto en mi CV. Todas las experiencias son valiosas y marcan nuestra identidad", afirma Eugenia Patiño, gerente Senior de RR.HH de Tarjeta Naranja, empresa que promueve, "la igualdad de oportunidades en el proceso de reclutamiento y selección sin exclusiones de ningún tipo".

"Cuando seleccionamos, los colaboradores deben poseer ciertas habilidades y actitudes que reflejan nuestra cultura –calidez, comunicación, flexibilidad y trabajo en equipo– y sobre esa base buscamos luego las competencias específicas necesarias para cada puesto particular. Cualquier persona que cumpla con estas competencias, independientemente de sus antecedentes laborales, puede incorporarse a la compañía", agrega la ejecutiva de Tarjeta Naranja.

El 5% de las contrataciones que realizó Glue Consulting en 2013 involucró "de manera inusual", declaran, a profesionales que venían del sector público. Esto se debe, explican sus responsables, a las políticas implementadas por el Estado en los últimos años, que llevaron a las empresas privadas a necesitar ejecutivos con experiencia para articular mejor la relación con los diversos ministerios u organismos.

Las gerencias o direcciones de Relaciones Institucionales fueron una de las áreas más demandadas: "Con las nuevas reglamentaciones, comenzó a ser muy importante entender los procesos y tener llegada directa al Gobierno para acelerar los trámites relacionados a la balanza comercial y a las aprobaciones para importar productos", indicó Brenda Barán, socia directora.

En el área de Impuestos "siempre hubo mucha más apertura" a contratar profesionales que hayan trabajado en el sector público, dado que una persona con experiencia y conocimiento de las normativas y la legislación, que entiende cómo son los mecanismos dentro del AFIP, los tiempos de cierres y las prioridades en impuestos, "brinda valor agregado y permite apalancar un mejor relacionamiento con el organismo".

Otro espacio interesante para un empleado del sector público que quiere hacer carrera fuera de esa esfera es el de la ONG, dado que "son las que más se acercan" al sector privado. "Comparte con el sector público la naturaleza de trabajar para hacer un bien a determinado sector de la sociedad. Sería el paso más natural para ir de una esfera pública a una privada".

Ese camino hizo Paula Mesa quien, tras trabajar unos 4 años para un diputado, ingresó recientemente en una universidad. Si bien ella no sintió discriminación al entrar en su nuevo empleo, opina que "el prejuicio está arraigado, más que nada en la idea de que lo privado siempre es mejor que lo público; pero en materia salarial, por ejemplo, la relación entre el sueldo y la cantidad de horas, es mejor en el Estado".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas