Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rige una alerta amarilla por la ola de calor en Buenos Aires

La máxima prevista es de 32° y continuará en aumento; mañana regresa la lluvia a la ciudad; cómo evitar un golpe de calor; pronóstico extendido

Sábado 10 de enero de 2015 • 10:28
0

Lejos de ceder, el calor extremo de ayer continuará hoy y, especialmente, mañana en la ciudad y alrededores, acompañado por tiempo inestable y lluvias previstas, al menos, hasta el martes.

En este momento, rige una alerta amarilla sobre Buenos Aires, en medio del intenso fenómeno que afecta al área mencionada.

El nivel de alerta amarillo indica que las altas temperaturas pueden ser peligrosas especialmente para los bebés y niños pequeños, personas mayores de 65 años y aquellas que tienen enfermedades crónicas.

El calor agobiante seguirá, al menos, hasta mañana inclusive
El calor agobiante seguirá, al menos, hasta mañana inclusive. Foto: Archivo

Pronóstico extendido para Capital y alrededores

El Servicio Meteorológico Nacional anticipa para hoy una jornada agobiante, con cielo algo a parcialmente nublado, y temperaturas que oscilarán entre los 19 y los 32 grados.

Para mañana, el organismo señala tiempo inestable desde temprano y probabilidad de lluvias y tormentas aisladas hacia la noche. Las marcas irán en aumento hasta alcanzar los 23 y 36 grados, respectivamente.

En tanto, el lunes habrá cielo nublado, probabilidad de precipitaciones y vientos moderados del noroeste, rotando al sudeste. Las temperaturas estarán entre los 24 y los 33 grados.

Finalmente, el martes, continuará el tiempo inestable durante todo el día, aunque habrá un descenso de la temperatura. Las marcas oscilarán entre los 21 y los 25 grados.

Cómo evitar un golpe de calor

El gobierno porteño recomienda tomar los siguientes recaudos para evitar un golpe de calor, que afecta a personas de cualquier edad aunque los grupos de mayor riesgo son los niños -que no manifiestan sus síntomas con facilidad- y los mayores de 65 años.

Ante dolor de cabeza; vértigos; náuseas; confusión; convulsiones y pérdida de conciencia; piel enrojecida, caliente y seca; respiración y pulso débil, y elevada temperatura corporal (entre 41 y 42 grados), se deberá actuar de la siguiente manera:

Trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo. Hacer que mantenga la cabeza un poco alta.

Intentar refrescarlo mojándole la ropa, aplicarle hielo en la cabeza, darle de beber agua fresca o un poco salada, y solicitar ayuda médica.

Para evitar los efectos del intenso calor se recomienda:

Aumentar el consumo de líquidos sin esperar a tener sed para mantener una hidratación adecuada.

No exponerse al sol en exceso, ni en horas centrales del día (entre las 11 y las 17 horas).

Evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas.

Evitar comidas muy abundantes; ingerir verduras y frutas.

Reducir la actividad física.

Usar ropa ligera, holgada y de colores claros; sombrero, anteojos oscuros.

Permanecer en espacios ventilados o acondicionados.

Recordar que no existe un tratamiento farmacológico contra el golpe de calor y sólo los métodos clásicos, citados arriba, pueden prevenirlo y contrarrestarlo.

Pronóstico. Consultá el estado del tiempo en tu ciudad a través del servicio exclusivo de LA NACION.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas