Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Polémica por la llegada de una "Saladita" a la avenida Santa Fe

La megaferia de Lomas de Zamora pretende hacer pie en la ciudad con locales en una galería a tres cuadras del shopping Alto Palermo; vecinos y comerciantes rechazaron la iniciativa

SEGUIR
LA NACION
Jueves 22 de enero de 2015
0

La imponente feria de La Salada planea expandir su negocio en el corazón de Palermo: a fines de marzo próximo, pretende abrir locales en una galería en la avenida Santa Fe 3535, entre Julián Álvarez y Aráoz, a tres cuadras del shopping Alto Palermo. Si bien todavía hay incertidumbre sobre su puesta en funcionamiento, numerosos comerciantes y vecinos se oponen y planean hacer una marcha. Por lo pronto, Jorge Castillo, el administrador de la feria Punta Mogote de La Salada, confirmó la intención de instalar 120 puestos de venta de indumentaria, según contó a LA NACION.

"Se desvalorizarán las propiedades de la zona e irán en desmedro de las marcas de vestimenta reconocidas que se venden en esa vía comercial", dijo un vecino.

Hoy, los pocos comerciantes que tienen abiertos locales dentro de la galería apenas quieren referirse al tema. Lo mismo ocurre con los inquietos habitantes del barrio. "Hay un rumor de que se va a instalar parte de La Salada, pero no sabemos nada más", decían por lo bajo.

Negocian la apertura de una “Saladita” en los locales vacíos de la galería de Santa Fe 3535, en Palermo
Negocian la apertura de una “Saladita” en los locales vacíos de la galería de Santa Fe 3535, en Palermo. Foto: Hernán Zenteno

El proyecto es viable y podría concretarse entre fines de marzo y abril venideros. "Si acordamos con los dueños y realizamos los trámites de habilitación correspondientes, nos mudaremos allí", dijo a LA NACION Castillo.

"La idea es reformar algunos locales para que sean más chicos, de 2 metros por 2 metros, y dividir el interior de la galería en dos pasillos con 60 locales cada uno. Así se podrá comercializar vestimenta de marcas propias. En el altillo del primer piso, además, se instalarán puestos para vender productos comestibles, como pan y medialunas, a precios populares", comentó el hombre fuerte de La Salada.

Hoy, sólo están abiertos cinco comercios de los 121 que tiene esta galería de la avenida Santa Fe. Y fueron algunos de los dueños de los locales quienes se contactaron con Castillo para ofrecerle el alquiler de los inmuebles.

Sin embargo, los comerciantes convocaron una asamblea en la galería para ahondar sobre el tema que los desvela y del que no hay demasiadas precisiones.

María Laura, que tiene un local en la zona, rechazó la llegada de una "Saladita". "El temor es que vendan más barato, porque no pagan impuestos como nosotros. Y si es así, vamos a tener que cerrar", dijo.

En el mismo sentido se refirió José Clavería, presidente de la Asociación de Amigos de la avenida Santa Fe, entidad que agrupa unos 500 locales de ese centro comercial a cielo abierto. "No hay problema con que trabajen, el problema es que no facturen las ventas; que la mercadería sea de dudosa procedencia... Tampoco sabemos si pagan los aportes previsionales a los empleados. Lo que sí es cierto es que venden a precios muy por debajo del resto de los comercios", comentó Clavería.

Además, algunos comerciantes expresaron un temor: que la feria convoque a los populares manteros sobre la avenida Santa Fe.

Castillo, en tanto, respondió a las críticas: "Se quejan de nosotros porque en zonas como Palermo hay abuso con los precios y por eso no quieren competir". El administrador, que es el intermediario entre los feriantes que quieran alquilar locales en la galería y sus propietarios, agregó: "Cada vendedor se hará responsable de cumplir con las leyes de marca y las tributarias. Si no lo hacen, que un inspector visite el lugar y los multe".

No sólo los vendedores de la avenida Santa Fe dicen estar preocupados: también los vecinos. Liliana, habitante de uno de los edificios ubicados en la misma cuadra que la galería, opinó que "no sería muy lindo que haya una feria de este tipo, como si se tratara de un mercado central".

Cristian, otro vecino, cuestionó la iniciativa. "La zona se va a parecer a Once. El valor de mi casa bajará y no sé si podré salir tranquilo a caminar por la calle; es una locura", dijo el hombre, que planea organizar una marcha contra el arribo de la "Saladita".

Las quejas también se hicieron sentir durante una reunión que vecinos de Palermo mantuvieron con Sergio Abrevaya, presidente del Consejo Económico y Social de la ciudad. "Temen que la llegada de La Salada al barrio desvalorice sus propiedades", dijo a LA NACION.

Otra galería en la mira

A fines del año pasado, otra galería de la avenida Santa Fe, pero al 1600, estuvo en la mira de los feriantes de Lomas de Zamora. "Hace tres meses que los comerciantes nos manifestaron su preocupación por la idea de que otra Saladita se instalaría en la galería Da Vinci", dijo Clavería.

Castillo confirmó que hubo intenciones de alquilar esos locales en la abandonado lugar de compras, hoy cerrado y enrejado para evitar que sea intrusado. Castillo agregó: "Pero hubo un tira y afloja con uno de los dueños y quedó en la nada. Por ahora...".

Un negocio millonario

El predio de La Salada, en Lomas de Zamora, funciona tres veces por semana; allí arriban colectivos de todo el país

40.000

puestos de venta

Esa cantidad alberga,

en total, el predio comercial que agrupa las ferias Urkupiña, Ocean y Punta Mogotes

100.000

dólares

Es el valor de venta de un puesto de venta de 4 m2

200

millones de pesos

Es la suma de dinero que circula cada noche en La Salada; funciona

únicamente por la noche, de 12 a 7

Jorge castillo

Administrador

Profesión: empresario

Edad: 57 años

Nacionalidad: argentino

De puestero a dueño

Antes de gerenciar Punta Mogotes, la feria más grande de La Salada, era un puestero que vendía zapatos en la calle. En 1999 tomó el control del centro comercial y su poder se acrecentó hasta formar un imperio

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas