Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hace diez años, Beliz advirtió sobre Stiusso y los Kirchner lo echaron

En 2004, el ex ministro se enfrentó con el presidente y mostró una foto del espía en la TV

SEGUIR
LA NACION
Domingo 25 de enero de 2015

"Vos podés sentir que si pinchás teléfonos para tener información sos más poderoso, pero vas a ser esclavo de quien los pincha." El silencio inundó la sala de la quinta de Olivos y Gustavo Beliz, entonces ministro de Justicia, sintió que no tenía retorno. "Dejá, de eso me encargo yo", cerró el diálogo el presidente Néstor Kirchner, con la senadora Cristina Fernández como testigo.

En esa reunión, el 23 de julio de 2004, que marcó el final de Beliz como ministro, les había advertido a los Kirchner sobre maniobras ilegales y corrupción que se escondían en las operaciones de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE) y había señalado al poderoso director de Contrainteligencia "Jaime" Stiusso como el máximo responsable. Horas después el ministro fue despedido con una llamada telefónica. Stiusso ya hacía aportes importantes a Kirchner.

Diez años después, el nombre de Stiusso vuelve a emerger, esta vez ligado a la muerte del fiscal Nisman.

Tal vez, Beliz no había advertido lo suficiente -o recién lo comprendió en aquel instante- la trascendencia que el kirchnerismo les había otorgado a la SIDE y a su mano de obra dispuesta a ejecutar cualquier plan para atender sus necesidades políticas. No había pasado mucho tiempo desde que Kirchner había sido un crítico feroz de la SIDE en tiempos de Eduardo Duhalde, cuando estuvo comandada por Carlos Soria y Miguel Ángel Toma.

Un día después, completó la estocada que le valió el exilio y un juicio aún no concluido. En el programa de Mariano Grondona, Hora clave, mostró una foto con el rostro de Stiusso, pero también lanzó una serie de denuncias que desnudaron el manejo kirchnerista de la millonaria caja de inteligencia. A partir de ese momento, ya sin trabajo, no pudo conseguir empleo en la Argentina, y emigró a Washington, gracias a un contrato en la Organización de los Estados Americanos (OEA) y luego en el Banco Interamericano de Desarrollo.

Según su denuncia, Stiusso era el verdadero poder en las catacumbas de la Secretaría de Inteligencia. Y fue más allá: sugirió que la campaña electoral que llevó a Kirchner a la presidencia se financió con fondos reservados de la SIDE, que en 2003 tuvo una inyección extra de $ 100 millones. En 2003, el presupuesto de la SIDE era de $ 138 millones y, en 2004, se blanqueó aquel refuerzo, para pasar a $ 238 millones.

Durante el juicio iniciado por Stiusso por haber violado secretos de Estado al mostrar su fotografía, el ex ministro describió al poderoso y temido agente de la SIDE como un extorsionador de jueces y políticos, y lo vinculó con las grabaciones del juez Norberto Oyarbide en un prostíbulo gay, en los años 90.

También acusó al ahora ex director de Operaciones de la SIDE -la Presidenta lo removió en diciembre, junto con sus jefes Héctor Icazuriaga y Francisco Larcher- de enriquecimiento, apremios a testigos de la AMIA, y dijo estar sorprendido por el lugar que se le otorgaba en el gobierno. Pero el agente de inteligencia era ya un hombre de consulta de Kirchner y con los años iría ocupando un espacio y poder cada vez mayor, que se prolongó durante la gestión de Cristina Kirchner. Su servicio siempre fue más eficaz y beneficioso para "el modelo" que lo que podría haber aportado hurgar en su pasado durante la dictadura.

Pasaron más de diez años desde que Beliz hizo público lo que se hablaba en voz baja en los círculos del poder y que nadie se animaba a denunciar. Kirchner lo echó del gobierno y optó por alimentar un monstruo que hoy dispone de 800 millones para todo tipo de operaciones. Es el mismo monstruo al que alude Cristina Kirchner cuando vincula la muerte del fiscal Nisman a la guerra entre facciones de los servicios de inteligencia. Los mismos servicios de inteligencia sobre los que Beliz les había advertido en aquella fría tarde de julio de 2004.

En esta nota:
Te puede interesar