Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Federico Pizarro: "Ahora nos ponemos objetivos más grandes"

El goleador argentino en Qatar cree que "sería una locura" superar hoy a Francia en los octavos, pero que están "para hacer locuras"

SEGUIR
LA NACION
Lunes 26 de enero de 2015 • 05:20
Foto: Germán Paez / Prensa CAH
0

DOHA.- Se mueve por el extremo derecho del ataque argentino como quien conoce todos los gajes del oficio. Picante, encarador y, por sobre todas las cosas, goleador. A los 28 años, Federico Pizarro parece haber encontrado el punto exacto de madurez. Con 34 goles, el jugador de UNLu se ubica en el quinto lugar de la tabla de artilleros del Mundial de handball y va por más. Con hambre voraz, con sed de revancha. Hoy, desde las 15 (TyC Sports), será el turno de enfrentarse con Francia en el moderno Al Attiyah Arena de Doha. Y Pizarro avisa que el plantel no se conforma con la histórica clasificación a los octavos de final.

Tras un flojo desempeño en España 2013, sintió que necesitaba cambiar el chip, que no podía dejar pasar la oportunidad. Intensificó el entrenamiento, se hizo fuerte ante las críticas y se potenció. "Fue muy inteligente y supo asumir sus errores", señala Eduardo Gallardo, el entrenador nacional.

Con pocas horas de sueño y la alegría a cuestas por el triunfo 30-27 ante Rusia, Pizarro atiende a canchallena.com en el hotel Hilton de Doha. Justo en medio de una jornada de descanso, donde las actividades recreativas bajo el radiante sol del invierno qatarí sirven para recobrar fuerzas después de la hazaña.

-Luego de lograr el objetivo principal, ¿qué balance hicieron del campeonato que están realizando?

-Sabía que podíamos jugar en buen nivel. Y que nos debíamos algo así después de España. Y también influyó esa mezcla de mala y buena suerte con el grupo que nos tocó en el torneo. Mala, porque era muy difícil lograr la clasificación, porque nos tocaron cuatro equipos europeos de elite. Y buena, porque estos partidos son los que a nosotros nos potencian. Con lo que nos tocó, todos dimos lo mejor.

-¿Y en lo personal?

-En el Mundial de España jugué muy mal, con muchos errores, no estaba fino. Y me mentalicé para que no me volviera a pasar. Era el primer Mundial sin Kogovsek, fui titular y no rendí. Me entrené más duro para estar más fuerte y más rápido. Hace un año y medio estoy con un plan de entrenamiento de crossfit y me sirvió un montón. Y con la pelota son rachas. En los partidos previos a Qatar no estuve tan bien y cuando empezó el Mundial me empezaron a salir las cosas.

-El plantel argentino cuenta con jugadores que viven del handball y otros que tienen un trabajo diario en la Argentina. Con ese mix, ¿cómo hacen para acortar distancias con selecciones profesionales?

-El equipo está dividido en ese aspecto. Hay nueve jugadores que vienen de ligas profesionales y allá sólo se tienen que preocupar por entrenarse y jugar dos partidos por semana de una intensidad altísima, como si fuese un Mundial. Y después estamos los que nos levantamos todos los días para trabajar o estudiar. Con todo lo que implica vivir en Buenos Aires, aunque es una ciudad que me encanta y de la que nunca me fui. Lo que nos queda frente a eso es pensar que somos profesionales y entrenarnos duro en el Cenard. Porque si no, habría una disparidad de niveles y no le haría bien al equipo.

-¿Se te cruza la idea de ir a jugar a Europa?

-Las propuestas estuvieron y están. Siempre se evalúa. Tuve ofertas, pero yo estaba en un momento en el que no podía dejar todo y prioricé otros aspectos de mi vida. Me recibí en Relaciones Públicas, tengo mi trabajo en el Anmat, abrí un gimnasio, me entreno en el Cenard. Si llega una propuesta interesante, se evaluará.

-¿Cómo viven los momentos previos al partido ante Francia?

-No tenemos nada que perder y eso para cualquier equipo es peligroso. El objetivo se cumplió, pero ahora nos volvemos a poner objetivos más grandes. Francia es el mejor equipo del mundo, el mejor de los últimos 20 años. Sería una locura vencerlos, pero estamos para hacer locuras. Para nosotros no hay mañana.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas