Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ronen Bergman: "No creo en absoluto que Nisman se haya suicidado"

El experto israelí en temas de seguridad e inteligencia está convencido de que al fiscal de la causa AMIA, al que conoció en 2007 en Israel, lo mataron; apuntó a "elementos argentinos"

Lunes 26 de enero de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0

JERUSALÉN.- Escritor y periodista israelí, especialista en temas de seguridad e inteligencia, Ronen Bergman dice en forma categórica: "Nisman no se suicidó. Lo asesinaron". Para aseverarlo, se basa en su conocimiento personal del fiscal de la causa AMIA (al que menciona en uno de sus últimos libros, sobre la guerra secreta de Israel contra Irán y Hezbollah) y en los detalles de su investigación.

-¿Cree factible que el fiscal Nisman se haya suicidado?

-No, en absoluto. En la medida en que yo pude conocerlo personalmente, era una persona decidida, amante de la vida, a quien le gustaba vivir. ¿Suicidarse? ¿Horas antes del día más importante en su carrera?

-¿Cuál es su hipótesis?

-Lo asesinaron. Para mí está clarísimo. No puedo saber quién. Pero recordemos que hay dos grandes grupos aquí con intereses. Primero, los acusados, Irán y Hezbollah. El segundo, elementos en el gobierno argentino.

-¿O una combinación de ambos?

-No me parece probable porque eso significaría que uno se expone ante el otro. Está claro que Irán y Hezbollah tienen la capacidad operativa de hacer algo así. No sé si en el contexto actual lo harían. Mi sensación es que tienen que haber sido elementos argentinos.

-La investigación indica que el cuerpo del fiscal bloqueaba la puerta del baño, que estaba cerrada. Es un factor que supuestamente refuerza la teoría del suicidio. ¿Cree que es concluyente?

-Por supuesto que no. Cuando el Mossad mató a un jefe de Hezbollah en 2010 en Dubai, los agentes lo vistieron con su pijama y lo dejaron en su cama. La habitación quedó cerrada e incluso con la cadena puesta desde adentro. ¿Cómo lo hicieron? Yo sé cómo, pero no lo voy a revelar. Además, yo no creo todas esas descripciones . No le creo nada a nadie. Tampoco cuando se publique un informe oficial me parece que podré creerle. Hay evidentemente mucha corrupción y sólo así pudieron pasar las cosas que pasaron en todo este caso.

-Usted escribió en el diario Yediot Ahronot que cuando conoció a Nisman, en 2007, nunca pensó que iba a llegar tan lejos.

-Así es. Totalmente. Pero cuando vi que no se limitaba a acusar a Irán y Hezbollah, sino que también denunciaba un encubrimiento en la Argentina, entendí que había en él una gran determinación.

-¿Por qué el Mossad no supo anticipar los atentados en Buenos Aires?

-Un poco después del ataque de 1992 y mucho después del de 1994, el Mossad trabajó mucho en la Argentina. Pero entre ambos ataques no hizo casi nada. Por eso es que considero que tiene una gran responsabilidad. Gente del Mossad le dijo al entonces director, Shabtai Shavit, que había un serio problema con una estructura terrorista en la zona, especialmente en Ciudad del Este, y que iba a actuar de nuevo. Pero él no le dio importancia: lo evaluó mal. Luego del atentado contra la AMIA, el Mossad trabajó mucho mejor. Y frustró atentados.

-¿Y ahora qué pasará?

-Lamentablemente, nada. La gente tiene miedo. Lamentablemente creo que ahora la causa no tiene chance. En esto, el mal ganará. Alguien quería sacarlo del camino. Ese alguien ganó. Habrá manifestaciones, pero no pasará nada más.

-Más allá de su conocimiento de Nisman, ¿qué importancia le atribuye a lo sucedido?

-La gente que se dedica a estos casos sabe que acá casi no hay memoria institucional, sino que se necesita alguien con devoción por el tema, que ponga el alma en esto y vaya adelante. Claro que hay un archivo, pero se necesita a la persona que esté dedicada enteramente al caso. Y Nisman era así.

-¿O sea que el golpe a la causa es irreversible?

-Creo que la tragedia no es sólo para la Argentina, el pueblo argentino y las víctimas de la AMIA, sino para todos los que están convencidos de que a los responsables de un crimen como ése hay que perseguirlos sin tregua. Su muerte es una terrible pérdida en esta guerra contra el terror. Lo único que puedo asegurar es que no se suicidó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas