Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El consumo empeoró en diciembre y 2014 cerró con la primera caída en 12 años

Las ventas de productos de la canasta básica bajaron 1,4% en el año, con una caída de 2,6% el último mes; el interior se vio aún más afectado

Viernes 30 de enero de 2015
SEGUIR
LA NACION

Diciembre terminó sin saqueos para los supermercados, pero con muy pocos compradores. El brindis de fin de año para las empresas de consumo masivo no fue completo porque, pese al mejor clima social que se vivió para las Fiestas, las ventas siguieron muy flojas y, en promedio, tuvieron una caída del 2,6% en unidades.

Con los malos resultados de diciembre, el año cerró con la primera baja del consumo desde la llegada del kirchnerismo al Gobierno en 2003. De acuerdo con la medición de CCR -que es la consultora que contratan los fabricantes y los supermercados para el análisis de las ventas de los distintos canales comerciales- en 2014 las ventas de los productos de la canasta básica (alimentos, bebidas, artículos de tocador y de limpieza) cerraron con una caída de 1,4 por ciento.

Mientras tanto, los precios en las grandes cadenas subieron en promedio 39,3%, en línea con las mediciones de las consultoras privadas, que, hace unas semanas, informaron que la inflación había cerrado 2014 con un alza de 38,4 por ciento.

El freno de la demanda no es un dato menor teniendo en cuenta que, desde la llegada al poder, el kirchnerismo hizo del fomento al consumo uno de los pilares de su política económica y, de hecho, las ventas de la canasta básica mantuvieron sus niveles de crecimiento aun en tiempos de recesión como fue el año 2009.

Como se viene repitiendo desde hace por lo menos un año, la baja en las ventas se sintió con mucha más fuerza en el llamado canal tradicional, que reúne desde los almacenes de barrio hasta los autoservicios chinos. Estos comercios tuvieron un diciembre muy flojo, con una caída de 2,9% en sus ventas medidas en volumen.

A los supermercados tampoco les fue mucho mejor. El último mes del año -que generalmente es el más fuerte en ventas- cerró con una caída interanual de 2,2%. Y esta baja provocó un cambio en la tendencia del sector. A fuerza de promociones y descuentos -en el último trimestre del año se multiplicaron propuestas, como los Black Friday de Walmart y Jumbo, o los "cumpleaños" de Carrefour y Coto-, los supermercados habían logrado mostrar números positivos de ventas, pero este trabajo se derrumbó con los malos resultados de diciembre y, de esta manera, las grandes terminaron el año con una baja del 0,8 por ciento.

"Se trata de la primera caída anual de los últimos años, pero ya desde fines de 2011 apreciamos una tendencia declinante de la demanda", señaló José Amodei, director de CCR.

En el caso de los comercios tradicionales la baja fue aún más pronunciada y terminaron el año con un retroceso del 1,9%, contra la suba del 1,3% que habían tenido en 2013. "Se trata de un canal que hoy tiene mucha competencia, en especial con el desarrollo de los formatos pequeños de las grandes cadenas. Y a esto se suma que han generado una imagen de ser más caros y esto provocó cambios en los hábitos de los consumidores como pueden ser las compras en los mayoristas", advirtió Amodei.

Por rubros, la gran mayoría de las categorías de consumo masivo tuvieron un diciembre para el olvido. La mayor caída las sufrieron las bebidas sin alcohol, que tuvieron un derrumbe en ventas de 10,8%. En este caso, en CCR precisaron que el factor climático pudo haber tenido cierta incidencia, ya que las temperaturas de diciembre de 2014 estuvieron por debajo de las del mismo mes de 2013.

A los alimentos congelados no les fue mucho mejor: en el último mes tuvieron una baja del 10,2% y, así, cerraron el año con una pérdida de 6,8%. Más grave aún fue la baja del 1,1% en la demanda de alimentos secos, que es la categoría que reúne a los productos más básicos y sensibles al consumo popular como el azúcar, el arroz y las pastas.

Las únicas categorías que tuvieron motivos para festejar en diciembre pasado fueron las de los productos lácteos, que tuvieron una suba del 0,8% en el último mes, pero que igual retrocedieron un 0,5% en el año, y las golosinas, que avanzaron en diciembre 12,2%, aunque no alcanzaron a revertir el balance negativo para 2014.

Durante 2014 se intensificó además la brecha que separa al consumo entre el área metropolitana (Capital Federal y conurbano bonaerense) y el interior del país. En diciembre las ventas en los supermercados de Buenos Aires cayeron 1,7% en unidades, pero igual terminaron el año con números positivos (una suba de 0,6%). En cambio, en el interior la demanda cayó mucho más fuerte en diciembre (-2,5%) y el año también terminó con un retroceso (1,8 por ciento).

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.