Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Puerto Madero es una isla en medio de la crisis inmobiliaria

El lado oculto del consumo

SEGUIR
LA NACION
Domingo 01 de febrero de 2015
0

En un año para el olvido para el mercado inmobiliario porteño, Puerto Madero se consolidó como una isla dentro de Buenos Aires, con una demanda sostenida, precios estables y el lanzamiento de nuevos proyectos millonarios. La excepcionalidad de Puerto Madero no es algo nuevo, aunque la novedad de este año es que la brecha de precios se volvió a agrandar no tanto por una suba en los valores de venta en el barrio más moderno de Buenos Aires, sino más bien por las bajas que se sintieron en el resto de la ciudad. De acuerdo con los datos del Colegio de Escribanos porteño, en los primeros diez meses del año las escrituras acumulaban una caída del 4% comparado contra un 2013 que ya había sido muy malo y la baja en la demanda es acompañada por un retroceso en los precios que según el segmento y el barrio oscila entre 5 y 15%. "Los valores en la zona se mantuvieron estables durante todo el año, con lo cual se está volviendo a agrandar la brecha de precios entre Puerto Madero y los departamentos usados en Recoleta o Belgrano", afirma Alejandro Ginevra, presidente de la desarrolladora Gnvgroup, que es una de las más activas en Madero. "Ya empecé las obras para cuatro torres nuevas en el dique 1 y una quinta en el dique 3, con una inversión total de US$ 30 millones. Para incursionar en nuevos proyectos, la flexibilidad es fundamental porque te asegura seguir vendiendo. Nos tuvimos que adaptar a las necesidades del cliente y hoy estamos aceptando dólares, pesos o Cedin", explica el empresario.

Valores estables

En promedio el valor del metro cuadrado en el barrio de Puerto Madero siguió estable en torno a los US$ 4500 durante todo 2014 y para explicar esta capacidad para resistir la crisis no hay que perder de vista la imposibilidad para seguir creciendo que muestra el barrio, que tiene sus límites geográficos claramente delimitados. "Desde el punto de vista económico, el diferencial de Puerto Madero es que los precios no bajaron. En esto influye que la gran mayoría de los desarrolladores inmobiliarios cuenta con financiamiento propio y por lo tanto no necesita salir a «reventar» unidades para financiarse. Y desde el punto de vista de la demanda se suma el atractivo de que se trata de un proyecto que se termina. No hay muchas más oportunidades para entrar desde el pozo, porque cada vez quedan menos terrenos libres. Y eso lo sabe la gente", comenta Alberto Fernández Prieto, que acaba de lanzar asociado con la desarrolladora Vizora el proyecto The Link Towers, en el dique 1. Se trata de dos torres de 27 pisos cada una, que demandarán una inversión de US$ 135 millones y salieron a la venta a US$ 5500 el metro cuadrado. "Ya llevamos vendidas más de la mitad de las 160 unidades. Está claro que no es el mismo mercado que teníamos hace dos años, cuando en quince días hubiésemos colocado todas los departamentos, pero la demanda sigue estando", explica Fernández Prieto.

Con respaldo

A la hora de explicar la excepcionalidad de Puerto Madero, en el sector destacan que el mayor respaldo financiero no se limita a las grandes desarrolladoras y también se extiende a los inversores particulares que encontraron en la compra de departamentos en los diques una alternativa de ahorro en dólares. "Si los precios no les sirven, prefieren retirar la propiedad del mercado antes que aceptar una baja", explicó Vanesa Leibas, directora del portal Nuevo Madero. La capacidad de Puerto Madero para sostenerse es acompañada por un cambio en el perfil de los compradores. "Es lógico que Puerto Madero haya resistido mejor que otras zonas porque trabaja con una demanda que no se vio tan afectada por la crisis", sostiene José Rozados, director del portal especializado Reporte Inmobiliario. "El perfil de comprador es muy variado y hay un poco de todo. Igual en el último tiempo se ven algunos cambios. Hace unos años había mucha gente del interior comprando y hoy se ven más políticos y futbolistas", agrega Rozado.

Alquileres afectados

En el caso de Puerto Madero, el segmento del mercado en el que más se siente la crisis inmobiliaria que golpea al resto de la ciudad es el de los alquileres. En este negocio la oferta crece a medida que los propietarios deciden retirar sus departamentos de la venta y pasarlos al alquiler. "La mayor flexibilidad se ve en el mercado de los alquileres. Los dueños están ahora más abiertos a negociar. Hasta no hace mucho tiempo en Puerto Madero solamente se alquilaba en dólares y ahora cada vez más te aceptan pesos o se pacta por separado el pago de ABL [Alumbrado, Barrido y Limpieza] y las expensas", reconoce Leibas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas