Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fiesta de música y sabor, así arrancó el Año Nuevo chino

Más de 100.000 personas degustaron las comidas típicas y disfrutaron de los shows al aire libre

Domingo 15 de febrero de 2015
0

Alegría y diversión. Más de 100.000 personas se acercaron ayer a la calle Arribeños, entre Juramento y Blanco Encalada, en ocasión de los festejos por el Año Nuevo chino. La comunidad oriental comenzó a celebrar el año 4713, correspondiente a la cabra de madera. Así, esta zona de Belgrano se convirtió en una gran feria de música y sabores, que continuará hoy, hasta las 20, cuando se cierre el evento con fuegos artificiales.

Además de la tradicional "danza del dragón" y el "baile del león", los festejos incluyeron exhibiciones de artes marciales, shows musicales, títeres tradicionales chinos y hasta un espectáculo de tango.

Sin duda, el gran atractivo del festejo fue la tradicional gastronomía china. Con 50 puestos estratégicamente ubicados sobre las calles Mendoza, Olazábal, Juramento y Arribeños, ese sector de Belgrano se transformó en un gigantesco patio de comidas al aire libre.

Una multitud visitó el barrio Chino por los festejos de Año Nuevo
Una multitud visitó el barrio Chino por los festejos de Año Nuevo. Foto: Diego Spivacow/afv

Brochettes de langostinos y de cerdo, hot dogs, rolls de sushi, buñuelos de verdura y arrolladitos con rellenos varios atraparon a los visitantes. Según los organizadores, se espera que hoy concurran más de 150.000 personas para el cierre de los festejos.

Los empleados, chinos y argentinos, despacharon rabas, albóndigas de pulpo, chau mien (fideos con carne, pollo o cerdo) y chau fan (arroz salteado). Los precios: entre 25 y 35 pesos la porción. De postre hubo helados de melón, mango o frutilla. Para beber, cerveza o riquísimos licuados naturales, a 40 pesos.

De esta manera, jóvenes sentados en la vereda saborearon la salsita de la brochette, mientras los chicos partían galletas de la fortuna. Otros, los más grandes, hasta visitaron los puestos donde un "médico" realizaba un "chequeo exprés" por 10 pesos, entre vendedores de bonsáis que desplegaron sus especies sobre capós de los autos.

Energía, actividad, concentración, bondad y compasión es lo que, según la tradición china, transmite la cabra. Sin dudas, mucho de esto rescatan los visitantes en las calles del Barrio Chino.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas