Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno analiza volver a emitir deuda en el mercado, con ley argentina y a largo plazo

Bancos internacionales ya trabajan para interesar a sus clientes en un bono que el país pagaría a una tasa de 8,50%; enérgico rechazo de los fondos buitre

Jueves 26 de febrero de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

El Ministerio de Economía analiza volver a salir al mercado de capitales en las próximas semanas con un bono bajo la ley argentina y de largo plazo, al considerar que están dadas las condiciones para conseguir una buena tasa de interés para el país.

Así lo indicaron a LA NACION fuentes del Palacio de Hacienda, que indicaron que no hay ningún banco al que se le haya adjudicado el mandato, pero admitieron que varias entidades internacionales y nacionales acercaron "propuestas interesantes que son analizadas" por parte del ministro Axel Kicillof y su equipo.

El Palacio de Hacienda busca con la medida obtener fondos para lograr una reactivación de la economía. La palabra final, por supuesto, la tendrá la presidenta Cristina Kirchner, para aprobar el regreso al mercado luego de la operación del año pasado en la que el Gobierno quiso canjear el Boden 2015 y obtuvo una ínfima aceptación de los acreedores, debido a lo que los analistas consideran que fue una muy mala ejecución. La diferencia con aquel canje (en el que el Gobierno ofreció el Boden 2024, que podría reabrirse) es que ahora participarían bancos de Wall Street, que, según comentaron calificadas fuentes del mercado a LA NACION, "ya les están ofreciendo a sus clientes bonos argentinos con ley argentina, que podrían pagar con una tasa cercana a 8,50% u 8,75% si se tratara de un Bonar 2024".

De todos modos, aún no está claro cómo se hará esta operación y si habrá bancos en ella. "Puede ser que ninguna de las ofertas que nos acerquen nos convenza y volvamos a salir a emitir un bono por nuestra cuenta", dijo la fuente oficial.

La fuente del mercado informó que el Gobierno piensa emitir unos US$ 6000 millones este año, aunque en el Ministerio de Economía no dieron a conocer el monto. Sí fueron claros con que se terminó el momento del desendeudamiento: "Nos interesa salir al mercado porque las condiciones del mercado son favorables y la situación de la deuda es buena en términos del precio de los bonos y de las reservas del país", dijo la fuente del equipo económico.

Más temprano, en el diario Ámbito Financiero, el viceministro Emmanuel Álvarez Agis dijo que "mientras los buitres de afuera y los carroñeros de adentro quieren hacer creer que Argentina está en default, nuestro equipo está examinando financiamiento de largo plazo en dólares y bajo ley local".

También el jefe del Banco Central, Alejandro Vanoli, se refirió al tema, al expresar que "es muy oportuno poder ver cuáles son las alternativas de financiamiento que hay para el Tesoro nacional, como lo están haciendo varias provincias e YPF" (ver aparte).

A partir de las declaraciones de Álvarez Agis, la agencia de noticias Bloomberg dijo que los bancos JP Morgan y Deutsche estaban ofreciendo bonos argentinos a sus clientes por unos 2000 millones de dólares, según "dos fuentes familiarizadas con el asunto". De todos modos, la agencia de noticias no daba mayores precisiones sobre esta oferta.

Sin embargo, tal es la sensibilidad del contexto de la causa judicial por el pari passu que los fondos buitre ganaron, pero aún no pudieron cobrar, que el fondo NML-Elliot salió a advertir que si estos dos bancos colaboraban con la Argentina en una eventual colocación podían quedar sujetos a una sanción por parte de la justicia norteamericana.

"Pese a nuestros repetidos esfuerzos para comprometernos en negociaciones de buena fe, el gobierno argentino aparece determinado a permanecer en default y en desacato con la justicia de los Estados Unidos", expresó un vocero de NML en un comunicado difundido desde la congelada Nueva York. De inmediato, disparó: "Estamos consternados porque JP Morgan y el Deutsche Bank están participando en esquemas de infracción de la ley, que creemos que son intentos de evadir la orden de la Corte para proteger los derechos de los bonistas".

Por lo tanto, el fondo comandando por Paul Singer considera la posibilidad de demandar a los bancos o de pedirle a la justicia que frene esta potencial emisión, una alternativa que no será fácil de lograr, dado que la Argentina hará esta operación bajo la ley argentina. Lo que podría intentar NML es denunciar a estos bancos que operan en Wall Street como posibles cómplices de un país que está en desacato ante la justicia norteamericana. Justamente hoy el Gobierno presentará su escrito ante la Corte de Apelaciones de Nueva York para tratar de rever el desacato que dispuso el juez Thomas Griesa, al afirmar que el magistrado se excedió en sus facultades por sancionar a un Estado soberano.

NML negó ser dueño de Delphi

Ayer el Gobierno siguió cargando contra la autopartista Delphi Packard por su decisión de despedir a mas de 500 trabajadores.

Además, se acusó a la empresa de estar "controlada por el fondo buitre NML Elliot". Sin embargo, NML Elliot negó esa vinculación y aclaró que hace un año vendió sus acciones en la compañía.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, dijo ayer en radio Nacional que Delphi Packard tiene intenciones de "levantar la empresa de acá, la producción argentina, para volver a hacerla desde Brasil". Además agregó que "es una maniobra que no tiene que ver con mayor o menor rentabilidad, sino con la especulación". Hay dos empresarios interesados locales en comprarla.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas