Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Alarmante estadística en Rosario: hubo un asesinato por día en 2015

Suman 45 los homicidios en lo que va del año, tras cuatro nuevos asesinatos; dos de los nuevos crímenes ocurrieron por guerras entre bandas delictivas

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 26 de febrero de 2015 • 09:56
0

ROSARIO.- Esta ciudad sigue siendo escenario de una violencia que no parece tener fin: este año se cometieron 45 homicidios en los primeros 46 días de 2015. Prácticamente uno en cada jornada del año. En menos de 24 horas se produjeron cuatro nuevos asesinatos en la ciudad. Anoche en una pelea entre bandas en barrio Las Flores, territorio de Los Monos, fue asesinado un joven de 21 años de cuatro balazos.

Durante la tarde, en el efervescente barrio La Tablada fue asesinado un muchacho de 25 años, de apellido Salazar. Lo ejecutaron de nueve disparos (tres en la cabeza) en un supuesto enfrentamiento entre las bandas de Centeno y Ameghino, un conflicto que ya dejó una decena de muertos en los últimos meses.

Las bandas se disputan el control territorial de la venta de drogas en el barrio; sus nombres refieren, precisamente, al nombre de dos calles y dos facciones de "soldaditos" que viven de los quioscos de droga diseminados por esa parte. Salazar fue encontrado muerto en la entrada de un pasillo en el abigarrado conjunto de casas.

Policías y peritos, en la escena del crimen en el parque Alem
Policías y peritos, en la escena del crimen en el parque Alem. Foto: LA NACION / Marcelo Manera

A la mañana fue encontrado un joven muerto, con heridas de arma blanca, cerca de la calesita del parque Alem. Unas horas después, el sereno de una obra en construcción fue hallado sin vida con un disparo en la cabeza en Aymará y Colombres, en la zona oeste.

SANGRIENTO HALLAZGO

A primera hora de la mañana, tras una llamada al número de emergencias 911, una patrulla de la policía santafecina se dirigió hasta el parque Alem, al que bordea la avenida Presidente Arturo Frondizi, más allá del Gigante de Arroyito, el estadio de Rosario Central.

Muy cerca del área de juegos infantiles estaba el cuerpo de un muchacho de entre 20 y 25 años. Más tarde, la policía identificó a la víctima como Santiago Silvestre Aguirre, de 27 años.

Tenía en su cuerpo signos de haber sido atacado con un cuchillo. "Por lo que se ve a simple vista, se trata de una muerte violenta. Se observa sangre en la escena del crimen. El gabinete criminalístico va a constatar las heridas que tiene", expresó inicialmente jefe de la seccional 9na., comisario Danilo Villán, quien detalló que las lesiones están ubicadas en el brazo izquierdo y en el tórax. Los investigadores de la Fiscalía de Homicidios Dolosos local indicaron que no habría testigos directos de lo ocurrido y señalaron que se van a examinar las cámaras de videovigilancia de la zona.

Unos minutos después de este hecho, fue hallado en una obra en construcción en la zona oeste de Rosario un sereno. Tenía un disparo en la cabeza. El homicidio se produjo en un inmueble a medio construir, situado en Aymará 7875.

El cuerpo estaba boca abajo tirado sobre un catre en el sector de la obra que se utilizaba para descansar. Uno de los albañiles que trabajan en la construcción de una edificación comentó a los medios de prensa que cuando los trabajadores llegaron, a las siete de la mañana, golpearon la puerta, pero el sereno no abría.

Cuando lograron ingresar, lo encontraron tendido en una especie de catre con un disparo en la cabeza. Fuentes policiales señalaron que en la obra faltaba una máquina hormigonera, por lo que se presume que el sereno habría sido víctima de un robo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas