Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los teléfonos modulares mostraron su intimidad en Barcelona

Yezz y Puzzlephone adelantaron sus planes que este año avancen los equipos con piezas intercambiables para actualizarlos o reemplazar una parte que no funciona

Jueves 05 de marzo de 2015 • 00:30
SEGUIR
LA NACION
0
Los módulos del prototipo de Yezz para el Proyecto Ara
Los módulos del prototipo de Yezz para el Proyecto Ara. Foto: LA NACION

BARCELONA.- Este Congreso Mundial de Móviles que termina el jueves no ha ofrecido demasiadas sorpresas, pero sí incluye algunas noticias interesantes.

Por ejemplo, del Proyecto Ara propulsado por Google, que propone crear un teléfono modular en el que, al estilo de una PC convencional, puede hacerse una reposición gradual de componentes para actualizar el dispositivo o cambiar una parte que está rota. Es una propuesta que cambia la dinámica del mercado y tiene un componente ecológico importante. Y que tiene su pata social en Phonebloks, una comunidad que suma adeptos para este tipo de propuestas, que apuntan a extender al vida útil de los equipos y facilitar su reparación y actualización.

La firma Yezz confirmó que será el primer fabricante de teléfonos en ofrecer una versión comercial de un equipo del Proyecto Ara y de sus módulos. Yezz es un fabricante de teléfonos menor, conocido por ofrecer equipos con Android (la línea Andy), con Windows Phone (la familia Billy) o con Firefox OS (llamados Foxy), a los que se suma un teléfono del Proyecto Ara que, según dicen en la empresa, estará listo en algún momento de la segunda mitad del año.

Google ya dijo que hará una primera prueba piloto en Costa Rica, y Yezz será la marca elegida para probar el interés del mercado por este formato de dispositivos.

Así, Yezz estuvo mostrando un prototipo en la feria catalana, con su esqueleto al que se le pueden once módulos (pantalla, procesador, memoria, cámara, batería, etcétera). Según ejecutivos de la compañía ya están trabajando en 80 módulos para habilitar funciones normales y otras especiales.

El teléfono podría tener un precio sin línea de 200 dólares, según la compañía.

Puzzlephone

El interior de los módulos del prototipo de Puzzlephone
El interior de los módulos del prototipo de Puzzlephone. Foto: LA NACION

En un camino similar está Puzzlephone, otra compañía que está creando un smartphone modular, aunque con menos opciones: son sólo tres piezas (la pantalla, que también es el esqueleto del teléfono; el procesador y la cámara de fotos; y la batería y otros componentes secundarios).

Puzzlephone, que está basada en Finlandia (y que cuenta entre sus empleados a varios ex Nokia) hizo un acuerdo con ImasD, una firma española que viene trabajando en una tableta modular (Click ARM) desde 2013, para estandarizar los módulos, de tal manera que puedan ser reutilizados en uno u otro dispositivo.

Según le dijeron a LA NACION ejecutivos de la compañía, está en sus planes tener el primer Puzzlephone listo este año, mientras ultiman detalles técnicos de esta propuesta, aunque tienen muy en claro que esa propuesta, como la del Proyecto Ara, es hoy algo muy de nicho. Tiene, no obstante, potencial para crecer a futuro y generar un mercado de módulos y un ecosistema que se base en el reemplazo de componentes antes que en la compra de un teléfono entero si se rompe una pieza.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas