Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fútbol: $ 5906 millones en 5 años y casi ningún aviso

Se financió en un 99% con fondos públicos; Iveco, único anunciante, puso $ 57 millones, casi todo en canje

Sábado 07 de marzo de 2015
0

Cristina Kirchner lucía una escolta deportiva de lujo. A su izquierda, Diego Maradona, director técnico de la selección nacional de fútbol; a su derecha, el presidente de la AFA, Julio Grondona. Con la sala repleta por un público compuesto por militantes, jefes provinciales y personajes del fútbol, la Presidenta lanzó una de sus frases para la antología: "¿Saben por qué? Porque no es posible que solamente el que pueda pagar pueda mirar un partido de fútbol, que además le secuestren los goles hasta el domingo, aunque pagues igual, como te secuestran la palabra o te secuestran las imágenes, como antes secuestraron y desaparecieron a 30.000 argentinos".

Fue el 20 de agosto de 2009, durante la firma del convenio entre el Gobierno y la AFA que creó el Fútbol para Todos, que transmite gratis los partidos de primera división. Cinco años después, la mayor máquina de propaganda política que creó el kirchnerismo tiene menos brillo que las palabras inaugurales de la Presidenta.

Desde 2010 hasta el año pasado, el Gobierno gastó en las transmisiones del fútbol 5906,31 millones de pesos. El número es 14 veces más que los $ 418,36 millones que se destinaron en 2013 a la construcción de 112 escuelas en todo el país y casi 12 veces más que los $ 495 millones que recibió en el mismo año Buenos Aires en el marco del programa Techo Digno, que contempla la construcción de viviendas sociales.

Para el Gobierno, el fútbol parece no estar para hacer plata, sino propaganda
Para el Gobierno, el fútbol parece no estar para hacer plata, sino propaganda. Foto: Archivo

Aunque al principio el Gobierno intentó vender publicidad para financiar el gasto, dejó la idea de lado casi desde el principio. La decisión la tomó el ex presidente Néstor Kirchner, que se crispó cuando vio una propaganda de Daniel Scioli en el entretiempo de un Independiente-Racing de 2010. El enojo le sirvió para asumir que el Fútbol para Todos era mucho más redituable para la construcción política del Frente para la Victoria que en términos de utilidad económica para las cuentas nacionales. Años después, Hebe de Bonafini puso esa idea en palabras: "El Fútbol para Todos no está para hacer plata; está para hacer política", avisó.

La fabricante de camiones Iveco fue la única empresa que pudo sortear el cerco. Según números oficiales que pudo ver LA NACION, puso $ 57 millones para auspiciar los torneos entre 2010 y el año pasado, apenas 0,96% de todo lo que gastó el Gobierno en ese período.

Con los años, la cuenta se fue haciendo menos favorable para el Estado. Por ejemplo, pese a la inflación, entre 2013 y 2014 los aportes de Iveco aumentaron en apenas un millón de pesos. Para la empresa, fue una buena decisión. Dice que hace seis años casi nadie identificaba la marca y hoy la conocen casi todos.

Los pagos no se hicieron en efectivo, sino con vehículos. La mayoría fueron para la Policía Federal, Gendarmería, Prefectura y la Secretaría de Ambiente. Recién el convenio del año pasado contempló el pago en efectivo de $ 8 millones.

La legisladora porteña Graciela Ocaña presentó dos denuncias contra el manejo de Fútbol para Todos. En una de ellas lamenta que "el Estado no ha realizado ninguna gestión para explotar comercialmente la televisación y así recuperar parte del dinero. Sólo ha utilizado el programa como plataforma para promocionar la gestión". También criticó que "la valuación de los vehículos es escandalosa, porque no son los precios de fábrica, sino los de una concesionaria menos un descuento".

Fuentes cercanas a la empresa apoyaron la negociación. Sostuvieron que, por tratarse de un canje, no deben aplicarse descuentos, una costumbre en el mundo de la publicidad.

Las transmisiones encierran otras paradojas. Aunque tiene un enorme poder publicitario con la televisación, un informe de la Jefatura de Gabinete reconoce que hasta abril del año pasado habían salido de la cuenta 005328725 del el Banco Nación $ 16,32 millones entre 2010 y 2014 para el pago de la publicidad estática, a cargo de Publicidad Estática Internacional, una empresa ligada al ex presidente de San Lorenzo Carlos Abdo. Y casi $ 80 millones por distintos servicios a TyC, una firma socia de Clarín en TyC Sports, la "secuestradora de goles" a la que se le había quitado el negocio.

El Gobierno evalúa el programa en términos sociales que pueden resultar curiosos. En una de las presentaciones ante Diputados, el ex jefe de Gabinete Jorge Capitanich mencionó que luego de la publicidad que salió en Fútbol para Todos, el 0800 disponible para los interesados en donar sangre recibió 775 llamadas, 457% más que las 80 que había registrado antes.

Los ejemplos de ese tipo abundan, pero los informes del ex funcionario no suelen hablar del uso propagandístico del fútbol.

La mayor parte de los espacios de difusión se destinaron a publicitar las obras del Gobierno en múltiples ocasiones. También a criticar a quienes el kirchnerismo considera rivales políticos. En noviembre de 2012, por ejemplo, difundió un spot en el que acusó al Grupo Clarín de ser "una verdadera cadena nacional ilegal" que "se niega a todo" e "ignora a los tres poderes de la democracia", por el conflicto con respecto a la ley de medios.

En agosto del mismo año, había difundido un spot en el entretiempo de Estudiantes-River en el que criticaba al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, por "no querer hacerse cargo de los subtes", y el mismo mes, a través de un video, cuestionó a la gobernación de José Manuel de la Sota por su sistema previsional.

El último favor de Fútbol para Todos al relato kirchnerista ocurrió hace dos semanas. Según denunciaron los familiares de las víctimas de la tragedia de Once, el equipo de Independiente salió el domingo a la cancha a enfrentar a Sarmiento de Junín con una bandera que pedía justicia. Nada de eso se vio por la televisión oficial. Falta saber si el nuevo jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, hablará de ese tema si sus ex colegas del Congreso le hacen la pregunta la próxima vez que tenga que rendir cuentas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas