Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Guillermo Nielsen: "Cualquiera que gane la elección va a tener que devaluar"

El economista y candidato a jefe de gobierno porteño por el Frente de Massa sostiene que la situación de la Argentina es frágil y que se vive un proceso de "africanización"; pide defender el espacio público de la ciudad

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 14 de marzo de 2015
0

La entrevista tuvo lugar en las oficinas del candidato a jefe de gobierno del Frente Renovador, cerca de plaza San Martín, en el centro porteño.

Usted es conocido como economista. Algunos estarán de acuerdo con su línea teórica, otros no, pero ocupa un lugar. ¿No corre el riesgo de desprestigiarse si saca muy pocos votos?

-Es un riesgo y lo asumo. Pero era una decisión que ya había tomado: meterme en política. Es la única manera de cambiar las cosas.

Foto: LA NACION / Silvana Colombo

-¿Mientras fue un cuadro técnico no estaba en política?

-Así es. El salto a la política es ahora y es una responsabilidad superior en la toma de decisiones. La situación de la Argentina es frágil. Estamos en un proceso de africanización.

-¿En qué cosa concreta usted ve africanización?

-En el deterioro de las instituciones, de la política económica. Al acostumbramiento a lo que es el crimen. Hay un desorden muy grande de la cosa pública.

-¿Ve indicadores "africanos" en desocupación, pobreza?

-No. Todavía no. Yo lo uso como imagen de deterioro. Pero la Argentina, que era un país respetado, hoy es un paria internacional.

-¿Argentina se desendeudó en esta década?

-Un par de años, durante el gobierno de Néstor Kirchner. A partir de allí lo que hay es un cambio de proveedor de fondos. Un error grave fue la modificación de la Carta Orgánica del Banco Central y hoy tenemos un BC que no funciona como Central sino como apéndice de la tesorería.

-Miguel Bein dijo en esta sección el año pasado que sí hubo desendeudamiento, porque "lo único que es relevante es el desendeudamiento con el mercado de capitales, no el interno. La deuda pública interna que el estado tiene con Anses o con el BC se puede refinanciar".

-No estoy de acuerdo. La deuda interna es deuda y se tiene que pagar. Es cierto que no se defoltea y no va a los tribunales de Manhattan. Pero lo pagamos con mayor inflación, menor crecimiento y mayor pobreza.

-¿Si hubiera tenido el timón, les habría pagado a los buitres?

-Si yo hubiera tenido el timón, la política económica sería otra. No habría cepo y no hubiera habido una pésima negociación con el Club de París. Y lo que hubiese hecho es no abandonar el lugar de negociación con Daniel Pollack, el mediador que puso Griesa.

-Usted dijo que era "una bendición" que Griesa nos hubiera puesto un mediador, porque "no es lo habitual". Para esa época, Diego Bossio dijo que usted era "el empleado del mes".

-Diego Bossio es un analfabeto. Es uno de los perritos que largan para que nos ladren.

-Veo que no le teme al adjetivo fuerte...

-Estamos en un momento de tal desorden que necesitamos poner las cosas en su lugar. Y eso no lo está haciendo la clase dirigente.

-Algunos opositores hablan de que en materia económica, por el gasto, el Gobierno le deja "una bomba" al que venga. ¿Qué piensa?

-No pasa por el gasto. Yo la bomba la veo con dos ángulos: el atraso cambiario, el intento por manejar la inflación con el retraso tarifario. Están llevando a la quiebra a las empresas proveedoras de servicios públicos.

-¿El que venga va a tener que devaluar?

-Me temo que sí. No sé si es el que venga o este mismo gobierno. Decir "devaluar" causa unas alergias políticas importantes.

-¿Y a usted no le causa alergia?

-Como economista sé que hay devaluaciones bien hechas y mal hechas. Tengo miedo que este ajuste cambiario lo tenga que hacer este equipo que no tiene la menor idea.

-¿Lo van a hacer en estos meses que quedan?

-Hay veces que los mercados se imponen a los deseos. Aunque hay una represión estalinista de los mecanismos de mercado, no descarto que este mismo gobierno tenga que enfrentar la explosión de la bomba.

-¿Si Massa ganara, debería devaluar?

-Si gana Scioli, también debería devaluar. Si gana cualquiera la elección, va a tener que arreglar esto. Lo importante es que lo maneje un equipo que sepa. Lo peor que puede pasar es que lo maneje un centro de estudiantes, okupas en el Palacio de Hacienda, que manejaron pésimo la devaluación del año pasado.

-Ellos le contestarían: "Este centro de estudiantes no le pagó a Griesa como usted hubiera hecho, y la Argentina no explotó".

-¿Cuál es el mérito? No cedieron, pero no solucionaron el problema. Postergaron para que lo arregle el que viene. Yo les señalé por escrito que debió haberse hecho un contraataque legal en las islas Caiman, donde los buitres tienen domicilio legal.

-¿No es ingenuo creer que la justicia de las islas Caiman le va a dar la razón a la Argentina?

-Las islas Caiman son colonia británica. ¿Me van a decir que los buitres manejan también la Suprema Corte británica?

-¿Y el que venga deberá también hacer actualización tarifaria?

-Sí. No puede ser que los cordobeses paguen diez veces más que...

-Espere. ¿Asuma el que asuma, viene tarifazo y devaluación?

-Sí. Pero habrá una compensación por tres factores: se va a parar la inflación, habrá una baja de la presión impositiva y habrá ingreso de capitales por confianza en la nueva gestión. La vuelta de las inversiones. Si el equipo que viene tiene muñeca -y el de Massa está probado en combate-, puede hacerlo.

-Últimamente se escucha una frase: "A Massa no le alcanza la plata para la campaña".

-Yo creo que es una campaña muy activa y muy buena. A mí no me consta esa frase.

-¿Quién financia la campaña de Massa?

-Lo que normalmente se hace es recibir distintos aportes. Ahora, en la Argentina, en general -no lo digo por Massa- la financiación de campañas se ha complicado. Yo he estado cerca en otras campañas en momento donde había un empresariado argentino mucho más fuerte. Era mucho más fácil antes.

-¿Por qué?

-Porque tenías bancos argentinos. Porque las decisiones las tomaba una familia en Buenos Aires. Un propietario. Los bancos eran los primeros que ponían la plata. Ahora los bancos argentinos se vendieron a España.

-¿A cuáles se refiere específicamente?

-No, te lo dejo ahí. Pero cuando la banca era argentina era mucho más fácil iniciar una campaña. El banco aportaba primero y después, por contagio, ponían los empresarios.

-¿Massa aceptaría integrar una gran primaria con Macri, Sanz, etc.?

-Preguntáselo a él. Yo no lo veo factible porque Macri se ha negado a eso. Hubo gestiones para hacer una gran interna de la oposición pero no prosperaron por la oposición del macrismo. Creo que Durán Barba se negaba.

-¿Y Massa sí hubiera aceptado?

-Yo entiendo que sí.

-Hablemos de su visión de la ciudad.

-Mi prioridad es centrar la relación entre espacio público y la ley.

-¿Qué haría con manteros y "trapitos"?

-Tenemos la ley y la normativa municipal. Si hay transgresiones, hay castigo. El espacio público es donde estamos todos.

-Es curioso cómo usted usa con menos precaución que otros las palabras devaluación, ajuste de tarifas, castigo.

-Hay cosas que son de bienestar, como parar la inflación y terminar con la presión tributaria desmedida. Y hay cosas que tienen un costo. La interacción de las dos cosas es lo que viene.

-Dejamos acá.

Historiaclínica

Guillermo Nielsen

Edad: 63

Ocupación

Ex secretario de Finanzas de Néstor Kirchner. Candidato a jefe de gobierno porteño con Massa.

Observaciones

Más frontal y menos especulativo y temeroso en sus palabras que el promedio.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas