Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gran drama humano

En Las doce tribus de Hattie, la debutante Ayana Mathis propone una novela polifónica sobre la segregación histórica de los afroamericanos

Viernes 20 de marzo de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Los libros publicados en español tardíamente respecto de la primera edición en su idioma original suelen estar precedidos de críticas y comentarios que se reproducen en las contratapas y solapas de las nuevas traducciones, y que, con su periódica repetición, terminan homogeneizando las probables virtudes de la obra. Espléndida, excepcional, formidable, potente suelen ser algunos de los adjetivos al uso. Si además la novela ha sido un éxito de ventas en su país de origen, la combinación resulta perfecta.

Probablemente a Ayana Mathis, autora nacida en Filadelfia que saltó a la fama con Las doce tribus de Hattie y da clases de escritura creativa, le preocupe menos esto que la distancia que separa a un escritor de un autor. En una entrevista afirma: "Cuando estoy aquí hablando con usted me veo como una autora con A mayúscula. Ser escritor es algo muy diferente". Y si bien aclara que se considera escritora, lo cierto es que, por el momento, su novela es un buen producto de escritura creativa que combina los elementos adecuados para entretener y complacer a los lectores.

Gracias a su mentora y editora Oprah Winfrey, Mathis se ha posicionado en el imaginario del público como "la nueva Toni Morrison", la escritora negra ganadora del Premio Nobel de Literatura. Aunque discute los límites que impone la etiqueta de ficción afroamericana y apunta con razón a la universalidad de la literatura, lo cierto es que sus personajes son de color, ejercitan prácticas culturales propias y varios de ellos viven situaciones de segregación.

La novela gira en torno al personaje de Hattie, una joven que escapó junto con su madre y sus hermanas del infame sur estadounidense, tras el asesinato del padre perpetrado por hombres blancos, en el período de la Gran Migración de seis millones de afroamericanos. En Filadelfia, Hattie queda embarazada a los quince años y se casa con August, con quien tendrá once hijos. Los dos primeros, los mellizos Philadelphia y Jubilee, mueren de neumonía a los pocos meses de vida, hecho que marcará definitivamente a Hattie, cuya existencia se debatirá entre el dolor, la frustración, el resentimiento y un insensato orgullo. Despojada de cualquier demostración de cariño, cuida a sus hijos sobrepasada por la progresiva situación de pobreza; su marido casi no aporta a la economía familiar, sale todas las noches, juega y la engaña con diferentes mujeres. La historia abarca casi sesenta años, desde 1925 hasta 1980, y se narra en capítulos centrados en cada uno de los hijos, cuyas existencias han resultado devastadas y condenadas por una infancia en extremo conflictiva. Este recurso es efectivo, porque la polifonía y la variación de puntos de vista se combinan con el avance temporal amenizado, por momentos, con apuntes sesgados de la historia nacional. Así se van sucediendo las peripecias de Floyd, el trompetista que escapa al sur y no termina de asumir su homosexualidad; Six, predicador a los quince años que devendrá en un embaucador mujeriego; Ruthie, la hija de Hattie y su amante; Ella, la bebé número once que será entregada a su tía; Alice, atrapada en los delirios de su posición económica y víctima infantil, junto con su hermano Billups, del abuso sexual de un cura; Franklin, un alcohólico que irá a Vietnam; Bell, la tuberculosa que seduce al ex amante de su madre; Cassie, la esquizofrénica madre de Sala, nieta que termina al cuidado de su abuela. En esta ambiciosa comedia humana, el dramatismo impregna las torturadas existencias y no ahorra sentimentalismos o lugares comunes, como el estereotipo de la locura de Vietnam. Los personajes masculinos tienen pensamientos o miradas sobre las situaciones que son más usuales en las mujeres y esto se enmarca en una inconsistencia mayor: que la mayoría de los personajes hablan con la misma voz y enuncian reflexiones "profundas" más allá de sus posibilidades o de su psicología. Sí hay un gran acierto, y es la construcción del personaje de Hattie, cincelado a través de las miradas y los relatos de los hijos.

Las doce tribus de Hattie

Ayana Mathis

Salamandra

Trad.: Magdalena Palmer

284 páginas

$ 180

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas