Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El feedback de los caballos, esencial para conocer las habilidades de liderazgo

Una original propuesta de capacitación invita?a las organizaciones a vivir una jornada diferente

Domingo 29 de marzo de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0

En el trabajo rural, en el deporte, en el esparcimiento, en actividades terapéuticas o como medio de locomoción, el caballo, se sabe, puede cumplir diversas y valiosas funciones. Ahora se abre paso en el mundo corporativo al galope de la capacitación vivencial. Las riendas de esta iniciativa novedosa, Inteligencia Emocional con Caballos (IEC), que llevan adelante Nia Ayanz y Alejandro Amadeo y Videla, ponen el foco en el desarrollo del liderazgo, la comunicación, la creatividad y la integración, entre otros temas.

Con la premisa de que los caballos tienen la capacidad de reflejar las emociones de las personas, el objetivo de la experiencia es que los participantes pueden conocerse más a sí mismos a partir de la manera en que interactúan con los animales, y así tomar conciencia de sus habilidades para comunicar, liderar o trabajar en equipo. "El caballo funciona como espejo. Más allá de lo que dice, lo que se ve en los ejercicios, es qué está transmitiendo el cuerpo, la emoción, la actitud de la persona, porque eso es lo que refleja el caballo en simultáneo. El lenguaje corporal es clave, si uno está nervioso el animal se pone nervioso", dice Ayanz.

Nia Ayanz es psicóloga, experta en inteligencia emocional. Alejandro Amadeo y Videla, ex polista y vinculado con los caballos desde que nació, cuenta con experiencia en comunicación.

Ambos aunaron saberes y tras un tiempo de investigación y de trabajo en conjunto lanzaron al ruedo en 2012 su proyecto de trabajar la inteligencia emocional en las organizaciones a partir del vínculo con los caballos. Desde entonces, IEC trabajó con más de 650 ejecutivos de empresas multinacionales y locales en Buenos Aires, Mendoza, Rosario, Córdoba y Salta.

Con grupos de no más de 15 personas para facilitar el acercamiento a los caballos, la actividad se desarrolla durante una jornada en el campo con ejercicios que propician el descubrimiento de algunos aspectos personales y que, paralelismo mediante, se puede trasladar al trajín de la oficina.

"Si una persona no confía en sí misma y necesita tener la rienda supercorta, acaso necesite controlar mucho a los otros. Entonces, la manera en que uno se relaciona con el caballo también refleja la reacción que uno genera con los otros a partir de esa actitud, de ese estilo de comunicar o de liderar", comenta Ayanz. Y agrega: "Siempre sobre la base de que no hay estilos buenos o malos, sino que hay estilos adecuados para una u otra situación, lo bueno es empezar a entender las reacciones de los otros, por qué uno genera tal cosa en un equipo de trabajo o cómo hacer para mejorar o lograr determinado objetivo".

Por otro lado, también se favorece el entrenamiento de ciertas habilidades como la creatividad y la capacidad para adaptarse a situaciones nuevas, pues como comenta Amadeo y Videla: "Es impresionante trabajar con animales que pesan 500 kilos y la primera barrera que hay sortear es el miedo porque muchos no están acostumbrados a tratar con caballos. Pero cuando se dan cuenta de que los caballos son mansos, dóciles y que responden a lo que les transmitimos, los participantes se vuelven más perceptivos, más abiertos a ir viendo qué sucede".

Además del feedback al terminar cada ejercicio, al final del día se hace un cierre general que incluye filmaciones y la actividad continúa, días después, puertas adentro de la organización. "Cuando al finalizar la jornada –explica Ayanz– la persona se observa en la filmación interactuando con el caballo comprende muchas cosas, entonces se destacan puntos para trabajar que luego se profundizan con dos jornadas de coaching en la empresa."

Algunas sorpresas

En general se trabaja con seis o siete caballos y los ejercicios son grupales o individuales, según qué tema se quiere desarrollar. Si se apunta a la integración son más grupales, si se busca profundizar en el liderazgo se trabaja de manera más individual. "Para una empresa que se fusionaba se trabajó mucho por áreas que iban a empezar a ver en conjunto el tema de la comunicación y el trabajo en equipo. Para otra compañía invitamos a 18 directores de distintos países a una actividad de integración", ejemplifica Ayanz.

En el caso de Carrefour, con más de 350 gerentes de tiendas que hicieron la experiencia en 2014, la intención era alentar el desarrollo del liderazgo. "Lo que buscamos con esta actividad es que cada gerente tomara conciencia de qué es lo que logra en el otro con su estilo de liderazgo, porque muchas veces uno no se da se cuenta del impacto positivo o negativo que tiene con su estilo", dice Leonardo Scarone, director de Asuntos Corporativos de Carrefour.

"Los comentarios de los que participaron fueron superpositivos. Muchos se encontraron con sorpresas; aquellos que creían que iban a dominar al caballo vieron que con su manera de abordarlo no lograban lo que querían; otros, por el contrario, que nunca habían estado con caballos y tenían mucha incertidumbre de lo que podría pasar se sorprendieron gratamente", agrega Scarone. Y se entusiasma: "Este año vamos a continuar con la actividad para gerentes de otras áreas, porque realmente es una experiencia muy novedosa y muy potente. Es más, se las mostramos a directivos que vinieron de Francia y les encantó, decidieron replicarla para los líderes de allá".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas