Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Para los porteños, el marzo que acaba de terminar fue el menos lluvioso en 58 años

Cayeron apenas 18,4 mm; pronostican que mayo y junio serán meses muy húmedos

Sábado 04 de abril de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

El clima en la Capital no deja de sorprender con fenómenos extremos. El mes que acaba de concluir fue el marzo más seco en los últimos 58 años: desde 1957 no llovía tan poco. Además, se trató de un período con temperaturas máximas sensiblemente elevadas.

Así lo confirmó a LA NACION el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). Según estadísticas del organismo, durante el mes pasado cayeron apenas 18,4 milímetros de lluvia, lo que lo convierte en el cuarto marzo más seco de la historia desde que se tiene registro.

Solamente hubo menos precipitaciones sobre la ciudad en iguales meses de 1911 (2,2 milímetros), 1927 (13,9) y 1957 (15,2). Son, por cierto, marcas muy bajas respecto del promedio de lluvias para marzo, situado en 134,1 milímetros. Es decir que en marzo de 2015 cayó apenas una séptima parte de la media histórica.

El difusor del SMN José Ignacio López Amorín detalló que ya en febrero había llovido por debajo del promedio mensual: 38,1 mm, contra 117,6 mm, aunque hay registros de muchos otros febreros más secos.

"Durante enero la atmósfera estuvo muy dinámica. Ingresaron frentes fríos y frentes cálidos alternativamente. Sucedió hasta la segunda quincena de febrero, cuando comenzó a producirse en el centro del país lo que llamamos un bloqueo atmosférico: la persistencia de un centro de alta presión que provoca temperaturas muy elevadas, viento intenso del Norte y pocas precipitaciones", agregó el especialista.

La situación se prolongó hasta el 20 de marzo. Y así fue como se acumularon en ese mes 18,4 milímetros de agua caída, mientras que la temperatura máxima promedio alcanzó los 28 grados, con un pico registrado de 37°9. Esos 28 grados superan en casi dos la máxima media mensual, anotada en 26°3.

"Fue el noveno marzo más cálido. Y hubiera podido ser más cálido, porque el 20 de marzo cambiaron las condiciones y llegó el frío, lo que marcó un contraste muy significativo", sintetizó López Amorín.

La ausencia de lluvias durante marzo ocurrió pese a que marzo y octubre son, por lo general, los meses más lluviosos del año.

La falta de precipitaciones durante el bimestre, que en el sur del país provocó incendios forestales, se registró luego de un 2014 que fue récord en lluvias: con 1924 milímetros caídos hasta el 10 de diciembre, fue el año más lluvioso desde 1900.

Estos fenómenos se producen en un contexto de alza promedio de las temperaturas y de cambio climático, así como de la aparición de la corriente de El Niño. Esta última, consistente en un calentamiento del agua del océano Pacífico, influirá en el régimen de lluvias del área metropolitana durante el trimestre que comienza ahora.

Según el difusor del SMN, luego de un abril con precipitaciones escasas en la Capital, mayo y junio podrían registrar niveles de lluvias por encima de lo normal por el desarrollo de un Niño débil. Incluso, podrían repetirse tormentas fuertes focalizadas.

"No se descarta la ocurrencia de eventos de lluvia localmente más intensa que lo normal sobre el centro-este y nordeste del país", dice el boletín de pronóstico climático trimestral.

En cuanto a la temperatura, los meteorólogos prevén que el otoño será más cálido de lo usual en casi todo el país, con excepción de la Patagonia.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas