Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Un billete de 500 pesos? No, todo lo contrario: suprimamos el de 100

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 07 de abril de 2015
0

Durante los últimos años ha sido una industria. Todo diputado o senador opositor que se precie de serlo debía presentar su proyecto de emisión de un billete de mayor denominación al de 100 pesos. El argumento se ve, en principio, irrefutable: hoy el billete vale una mínima fracción de lo que valía 10 o 15 años atrás, y el Gobierno seguramente no quiere emitir mayores denominaciones porque sería equivalente a admitir el aumento de precios que el Indec vanamente quiere ocultar. Así, el objetivo del proyecto, en realidad, es el de desenmascarar la mentira del Indec.

A este coro se sumaron recientemente las cámaras de banqueros. También ellos sufren la baja denominación: las colas en sucursales se hacen interminables, los cajeros se vacían rápidamente, dejando altos costos de su reposición, que son embolsados por las empresas que son contratadas para recargarlos. ¿Cuál es el sentido de sostener todos estos costos adicionales?

Honestamente, no conozco los motivos por los cuales el Gobierno decide no emitir un billete de mayor denominación, pero tengo el mío propio por el cual considero que no debería hacerlo. Es más, yo sería más revolucionario aun: eliminaría el billete de $ 100 sin reemplazarlo por ninguno de mayor denominación. Idealmente, me gustaría que sólo quedaran las monedas.

Cuando cuento esto, la gente se ríe con ganas. Claro, piensan que estoy bromeando. Mis ex colegas banqueros, que recuerdan mi paso por el Banco Ciudad, se sonríen y pasan a otra cosa, entendiendo que fue un sarcasmo, una reducción al absurdo, uno de los tantos que uno usa para comentar las locuras de este gobierno. Y la verdad es que en política monetaria han hecho todo mal (si no, no estaríamos en el podio de la inflación mundial), excepto, y lo digo en serio, esto: el no emitir billetes mayores a $ 100.

Si a esta altura todavía no lo he perdido como lector, es porque querrá saber por qué digo que digo esto en serio. Vamos entonces al meollo del asunto: el efectivo facilita enormemente las transacciones de la economía informal. Obviamente, muchas operaciones formales se hacen con efectivo, pero las informales sólo pueden hacerse con efectivo. Entonces, ¿cual sería el motivo por el cual querríamos mejorarle la eficiencia a la informalidad? Es claro que los billetes de mayor denominación harían justamente eso.

A mi entender, el camino que debemos recorrer es el inverso. En vez de facilitar las transacciones de la informalidad debemos fomentar los mecanismos de pago formales. Por lo pronto, obligar a que todos los individuos tengan una cuenta bancaria gratuita (fui presidente de un banco y sé que se puede hacer), obligar a su uso, haciendo que ciertos pagos deban hacerse por este mecanismo (por ejemplo, pagar el celular). Al mismo tiempo, habilitar y estimular todos los mecanismos posibles de pagos electrónicos y por celulares. Permitir que los smartphones operen como posnet (la tecnología está), evitando la excusa de que "no puedo poner el posnet en mi negocio porque es caro". Si en Kenya M-pesa ha logrado que gran parte de las transacciones de pago se hagan por celular, ¿por qué no podría hacerse en la Argentina? Un país que mira hacia adelante llamaría a Apple para desarrollar sus versiones de dinero electrónico en nuestro territorio, y expandiría el uso de la SUBE como medio de pago generalizado.

Facilitar el uso de medios electrónicos y dificultar al máximo el uso del efectivo no hará desaparecer la informalidad, pero la acotará, le hará su trabajo más laborioso, y así, de a poquito, nos permitirá ir debilitando al enemigo. Al incorporar más economía a la formalidad podremos bajar los impuestos que hoy pagan los que ya están en el sistema. Reducir las denominaciones, en realidad, nos ayuda a acercarnos a un sistema más justo.

Hace unos años protagonicé en el Banco Ciudad una cruzada menor, pero que en esencia era la misma: el pago electrónico de las libranzas judiciales. Con ayuda del Banco Central, hicimos una conversión forzosa a medios electrónicos, transparentando los honorarios que los abogados cobraban de sus clientes y que en efectivo muchas veces superaban los límites establecidos por ley. La propuesta recibió impugnaciones judiciales, juicios, jueces enojados, hasta que la Corte Suprema avaló el método y concluyó los reclamos y, con ello, los abusos.

Entiendo la chicana política y las razones económicas que se esgrimen para justificar un billete de mayor denominación, pero en realidad son proyectos que nos harían avanzar en la dirección incorrecta.

Si no levantamos la vista, el billete de mayor denominación pareciera llevarnos a una parte más verde del valle. Pero para ir a otro valle, uno fructífero de verdad, hay que avanzar en la dirección opuesta.

Es sólo cuestión de levantar la mirada y ver un poco más allá.

El autor es diputado nacional por Unión-Pro

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas