Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La familia, primero: pese a los cambios sociales, sigue siendo la prioridad

Aunque el divorcio tiene alta aceptación como mal menor, la mayoría de losargentinos cree que una pareja estable con hijos es la base de la sociedad

Miércoles 08 de abril de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

La clave del éxito del matrimonio es el amor comprometido y no sólo el deseo de estar juntos. Ése es el pensamiento de siete de cada diez argentinos, según un encuesta que realizó la consultora Voices! para el Instituto de Ciencias para la Familia (ICF) de la Universidad Austral, en la que se entrevistó en profundidad a mil personas mayores de 18 años.

Según los resultados, y pese a lo que podría suponerse, la figura de matrimonio sigue atravesando medularmente la concepción de familia que tienen los argentinos. Así, ocho de cada diez entrevistados consideraron, por ejemplo, que la sociedad ideal se apoya en la familia y que la base de la familia es el matrimonio.

El 82% de los encuestados estuvo de acuerdo con la afirmación de que la familia, fundada en el matrimonio, es la unidad fundamental de la sociedad. Hace diez años, el Instituto de Ciencias para la Familia realizó el mismo estudio. Esta concepción se redujo sólo un uno por ciento en una década.

Otro indicador de que la idea de matrimonio no ha perdido vigencia es que para el 65% de los entrevistados lo mejor para los chicos es crecer en un hogar en el que padre y madre "estén casados". El estudio no aclaró en las preguntas una definición concreta de matrimonio y, en ese sentido, dejó las respuestas libradas a la interpretación de cada encuestado.

De todas formas, el 82% consideró que la mejor opción cuando los problemas de pareja no se logran solucionar es el divorcio.

Llama la atención que los resultados encontrados no se condicen con la composición familiar real de los entrevistados. Según los datos de la ficha técnica, sólo el 33% de los entrevistados está formalmente casado. El porcentaje de los que están unidos por civil y por iglesia se reduce aún más: sólo el 21%. Es decir que la idea de matrimonio como base de la familia sigue vigente aun entre aquellos que no han formalizado su unión ante la ley o ante Dios.

Incluso entre aquellos que no tienen hijos, persiste con fuerza la noción de familia como eje central de una sociedad ideal.

Al comparar los resultados de la medición de 2005, se encuentra que creció el porcentaje de aquellos que consideran que los individuos son el eje de la sociedad ideal. En la última encuesta, fueron el 18% de las respuestas, contra el 13% de hace una década.

"En estos diez años, prácticamente, no hubo cambios, pese a las transformaciones sociales y legales que hemos vivido. Las concepciones de familia no han cambiado", asegura Carlos Camean Ariza, director del IEF. "Hay patrones sociales que no son culturales, que no cambian con el tiempo ni con los conceptos. La familia es el entorno primario de los seres humanos y es algo que instintivamente se quiere resguardar para las próximas generaciones. Porque no se trata de una construcción conceptual. Es el ámbito en el que crecimos y el que deseamos para nuestros hijos", agregó.

En el estudio, persiste con cierta fortaleza el acuerdo con la definición de que matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer. A los consultados se les planteó el tema de la siguiente forma: "Diga su grado de acuerdo o desacuerdo con la siguiente frase: «La definición de matrimonio es la unión de un hombre y una mujer». El 49% dijo estar fuertemente de acuerdo. El 29%, algo de acuerdo; el 11%, algo en desacuerdo, y el 11%, fuertemente en desacuerdo. Otro 1% no supo o no contestó. Es decir, que el 78% manifestó algún grado de acuerdo con la concepción de que matrimonio es una unidad compuesta por dos personas de distinto sexo. Hace una década, ésa había sido la respuesta del 82%.

Al comparar las respuestas de uno y otro estudio se concluye que en estos últimos diez años cobró vigor la idea de que las necesidades materiales, como la seguridad económica y el tener un lugar para vivir, son aspectos prioritarios para lograr una buena calidad de vida familiar. Así, si en 2005, el 23% consideraba que para alcanzar una buena calidad de vida familiar era prioridad la seguridad económica, diez años más tarde, el 32% opina de esa manera. Hace una década, la prioridad había sido el tener un matrimonio duradero, con el 35% de las respuestas. Hoy sólo el 28% opinó de esa manera. El tener un lugar seguro para vivir había sido la prioridad para el 16% de los argentinos hace una década. Hoy, lo es para el 25%.

Al hablar sobre metas relevantes para el futuro queda en claro que para los argentinos la familia sigue siendo lo primero. Así, el 95% de los consultados dijo que a la única meta a la que no estaría dispuesto a renunciar es a constituir una sólida familia con hijos felices. El 94% dijo que no relegaría su salud. En cambio, el 91% renunciaría a un buen matrimonio; el 22%, a la seguridad financiera, y el 33% estaría dispuesto a dejar de lado la meta de tener una buena casa.

El estudio completo puede verse en http://www.austral.edu.ar/familia/2015/04/estudio-de-familia-y-matrimonio-2015.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas