Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mitos y verdades sobre la facturación de los equipos argentinos: los hinchas, el mayor ingreso

Según un estudio de la UBA, el fútbol argentino moviliza $ 41.823 millones anuales, de los cuales las entidades facturan $ 8908 millones; el 31% es por cuotas sociales y entradas, por delante de la TV y la venta de jugadores

Los hinchas, los que más aportan
Los hinchas, los que más aportan.
Jueves 09 de abril de 2015 • 07:59
0
Los hinchas, los que más aportan
Los hinchas, los que más aportan.

Contra lo que se supone, no son la televisión ni la venta de jugadores los mayores contribuyentes del fútbol argentino. El ranking lo encabeza la venta de entradas y cuotas sociales.

Eso reveló un estudio encargado por la AFA a la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, del cual surge que el impacto económico generado alrededor de la pelota totaliza, por año, $ 41.823 millones. Los clubes facturan $ 8908 millones, mientras que los sectores vinculados con la actividad reúnen $ 32.915 millones. Allí entran merchandising, prensa, turismo, cultura, bares y restaurantes, transmisión y producción de radio y TV, sponsors, servicios empresariales, espectáculos, educación y salud.

"Mito 1: La TV es el principal esponsor del fútbol argentino".

"Realidad 1: el principal financiador del fútbol argentino son los simpatizantes".

"Mito 2: El fútbol argentino se financia con la venta de jugadores".

"Realidad 2: los ingresos netos por transferencias sólo aportan el 7% del total".

Ésos son los cuatro primeros puntos de las conclusiones del informe, entregado anteayer a cada uno de los asistentes a la reunión del comité ejecutivo de la AFA. El estudio fue coordinado por Ariel Coremberg y tuvo la participación de Juan Sanguinetti y Marisa Wierny, todos de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Del trabajo surgen varias conclusiones sobre el movimiento de divisas alrededor de la pelota y da pie para futuros planteos sobre el flujo de caja del fútbol argentino. Tomando como muestra 68 balances de 20 clubes de primera, 7 de la B Nacional, 12 de la B Metropolitana y 5 de la C, y expandiendo esos números al universo de todos los equipos argentinos, la venta de entradas y el cobro de cuotas sociales implicaron el 31% de los ingresos en 2013.

Los hinchas, los que más aportan
Los hinchas, los que más aportan.

Detrás quedan otros rubros (29%), derechos televisivos (19%), marketing y sponsors (14%) e ingresos netos por transferencias de jugadores (7%). En "otros ingresos", el trabajo agrupa el dinero recibido por "participación en campeonatos internacionales y giras, el cobro de derechos de formación, las concesiones de diversos servicios en los estadios, alquileres, estacionamientos, festivales y eventos".

"En los clubes que brindan servicios de educación son importantes también los ingresos por matrícula educativa y subsidios", dice el trabajo al justificar la inclusión de este ítem con el de ganancias por participación en copas internacionales. Los $971 millones que estima la investigación en ese carácter equivalen al 29% de todos los ingresos en 2013, año del relevamiento.

Aunque la investigación no saca esta conclusión, queda clara una paradoja: los mayores contribuyentes, los simpatizantes, socios o invitados, encarnan el eslabón más descuidado de toda la cadena del fútbol. Salvo excepciones, las entidades no contribuyen a potenciar aquello que más dinero les da. Los problemas coyunturales sin resolución tampoco ayudan. Las luchas intestinas de las barras bravas, los partidos a puertas cerradas, la prohibición de concurrencia para los visitantes, la infraestructura precaria en los estadios, butacas rotas o inexistentes y la desorganización generalizada (los horarios cambian tres o cuatro veces durante la semana previa a los encuentros) demuestran el escaso cuidado por los hinchas. El descuido, en algunos casos, deviene en maltrato, como cuando los socios deben realizar larguísimas colas para conseguir un ticket para un partido importante. Peor aún, cuando siendo socio se exige el pago de la entrada completa para recaudar bajo el eufemismo del "Día del club". Habrá que ver, a la luz del estudio, si los dirigentes vuelven a pedir el auxilio del Estado para mejorar incontrolables pasivos o potencian y protegen a sus más fieles sostenedores.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas