Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El mejor de todos los caos

SEGUIR
LA NACION
Viernes 17 de abril de 2015
0

La felicidad en la vida de un lector tiende a la simplicidad. Entre los libros a los que dedico cuidados de reliquia hay un ejemplar de El caos (1974), de Juan Rodolfo Wilcock. Con el lomo saltado y las hojas sueltas, como si el volumen buscara mimetizarse con su título, vive empotrado entre otros del mismo autor para no empeorar su estado. No es ésa la felicidad: ésa es la angustia. La alegría deriva de un sobre enviado por una editorial actual (La Bestia Equilátera) con una nueva edición, apenas la tercera en castellano, de ese increíble libro de cuentos que parece haber proyectado su propio limbo.

Las razones de la nube distraída en que flota El caos hay que buscarlas en el propio Wilcock (1919-1978), al que nada cuesta considerar varios escritores en uno. Poeta de precisión neorromántica e impecable traductor en sus inicios, a él se debe, entre otros hallazgos, que conozcamos The Quiet American, de Graham Greene, como El americano impasible. Ligado a la revista Sur y a Silvina Ocampo, con quien escribió una obra teatral, no toleró el opresivo clima de los años 50 y en la segunda mitad de la década emigró subrepticiamente a Italia, donde se convirtió, trocando idioma, en escritor italiano.

Pocos autores quizá merezcan tanto como él una biografía. Se introdujo a su heterodoxa manera en el mundo cultural de la península (encarnó a Caifás, por ejemplo, en El Evangelio según San Mateo de Pasolini) y publicó libros asombrosos (El estereoscopio de los solitarios, Los dos indios alegres), inclasificables (Hechos inquietantes) y geniales, como La sinagoga de los iconoclastas, donde propone un catálogo de inventores únicos que llevan sus ideas hasta las últimas consecuencias del absurdo. Su amigo y colega Ruggerio Guarini lo describe viviendo en una modesta casita de campo, poseedor de un viejo Volkswagen, escuchando a Hugo Wolf, releyendo a Wittgenstein y a Joyce. Allí murió, se cuenta, solo, con un libro sobre problemas del corazón contra el pecho.

El caos tiene el encanto natural de los libros a dos aguas. Como explica Ernesto Montequin, encargado de la edición, el libro salió primero en italiano (1960), aunque consta mayormente de relatos escritos en castellano que Wilcock había ido desgranando a lo largo de los años en revistas. Disconforme con esa versión lo reconstruyó en Parsifal, contemporáneo de la versión argentina de 1974. La nueva edición añade cuatro textos (dos en español, inéditos; otros dos traducidos del italiano), que se suman a la constelación del volumen histórico. "El caos", "La fiesta de los enanos", "Los donguis" (que formó parte, en otra versión, de la Antología de literatura fantástica de Borges, Silvina y Bioy) son algunos de los relatos originales más logrados; piezas refractarias, como corresponde a un solitario, a las facilidades de la clasificación, un meteorito enclavado, de modo algo secreto, en lo hondo de nuestra literatura. ¿Argentino, italiano ? Quizá convenga reformular el enigma: ¿de qué planeta vino Wilcock?

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas