Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El FMI advirtió sobre "desequilibrios importantes" en la economía argentina

Al presentarse el diagnóstico semestral para la región, el país fue incluido entre los afectados por la caída de precios de las materias primas y por su situación de déficit e inflación

SEGUIR
LA NACION
Sábado 18 de abril de 2015
0

WASHINGTON.- En buena medida, el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) dejaron a la vista ayer que mantienen diferencias de peso.

Así lo sugiere un informe en el que la entidad insistió formalmente en que la Argentina presenta "desequilibrios importantes" en su economía, entre ellos, "obviamente, una inflación elevada".

A diferencia de lo ocurrido en ocasiones anteriores, hasta ahora no hubo réplica formal por parte del ministro Axel Kicillof, si bien ayer, en el plenario del llamado G-20, lanzó una firme condena hacia toda sugerencia de "ajuste", ya que dijo estar convencido de que eso no lleva más que al "fracaso".

Jim Yong Kim, del Banco Mundial, y Christine Lagarde. del FMI, ayer en Washington
Jim Yong Kim, del Banco Mundial, y Christine Lagarde. del FMI, ayer en Washington. Foto: EFE

No se descartaba que, de alguna manera, volviera hoy a expresar malestar por lo que entre sus colaboradores se considera una "visión sesgada" sobre la marcha económica del país, en la que se acentúan las interpretaciones pesimistas en la medida en que "se aparta de las fórmulas habituales" de la ortodoxia.

Uno de los puntos de fricción era la proyección de crecimiento.

El presupuesto del Gobierno asegura una expansión del 2,8 por ciento para este año. Pero el Fondo Monetario prevé una contracción del 0,3 por ciento, mientras el que el Banco Mundial la lleva aún un poco más lejos y la sitúa en el 0,4 por ciento.

No es la primera vez que desde el Ministerio de Economía y de la propia Casa Rosada se entiende que hay "un sesgo" ideológico cuando el organismo analiza el curso económico de la Argentina.

Hoy, deliberaciones

Para hoy está prevista la deliberación, a puertas cerradas, del estratégico Comité Financiero y Económico del organismo, en lo que se considera el punto decisivo y final de la asamblea.

Según pudo saber ayer LA NACIÓN, en principio no está previsto que Kicillof exponga en ese encuentro.

Pero sí que la ponencia en nombre de la región exprese, una vez más, una cuota de malestar de la Argentina y de diferenciación por la forma en la que se lee la evolución del país.

La llamada "reunión de primavera" del organismo avanzó ayer en su programa con la presentación del diagnóstico semestral para la región, en el que, una vez más, el país fue incluido entre los que presentan "desequilibrios importantes", en buena medida alentados por factores externos. Entre ellos, la caída que registraron los precios de las materias primas.

Luego de la presentación formal, y ante las consultas de los periodistas, el titular del departamento para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, estimó que las cuentas argentinas presentan "desequilibrios importantes" que convendría que fueran atendidos.

Enumeró en ese sentido la existencia "de un déficit fiscal importante" y junto con ello, "obviamente, una inflación elevada" y un "deterioro importante del balance energético".

En ese contexto, y sin entrar en los detalles de sus características, Werner sumó la particular política cambiaria del Gobierno como "el reflejo de una situación externa, una reacción de política" ante la situación y no tanto un desequilibrio macroeconómico en sí.

Sin embargo, se abstuvo de formular sugerencia alguna acerca del curso económico por seguir para poder responder al difícil diagnóstico que señaló. "Al no tener diálogo con las autoridades, una recomendación de política es difícil de hacer", explicó.

También trazó un panorama difícil para Brasil, país al que dirigió, tal vez, la que terminaría siendo la advertencia regional más importante.

En contraste, elogió especialmente la marcha de Uruguay, si bien recomendó que "redoble los esfuerzos" para que "su saludable desempeño" no sea afectado por el "mal momento de sus vecinos", en alusión a las economías de Brasil y de la Argentina.

En términos generales y, en este caso, sin nombrar específicamente al país, Werner sostuvo que serán las naciones "sin tipo de cambio flotante y con gran necesidad de financiamiento externo" las que quedarán más expuestas al riesgo "de una inminente suba de las tasas de interés en los Estados Unidos".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas