Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los emprendedores locales bajo la lupa del banco que financia a Silicon Valley

La directora para América latina del Silicon Valley Bank, que financia start ups, dice que la economía pone a los locales en desventaja

Lunes 20 de abril de 2015
0

El interés de los inversores en nuevas empresas argentinas, dice, está condicionado que las expectativas de cambio tras las elecciones se conviertan en realidad. Invitada a un encuentro de inversores de la Fundación Endeavor, y a un evento organizado por el fondo Cygnus y el gobierno porteño, Kristen Durham, directora del Silicon Valley Bank, visitó el país y dialogó con LA NACION sobre las posibilidades de financiamiento para los emprendimientos locales. La especialista que viaja por la región en busca de oportunidades consideró que, pese al talento y los atributos en la capacidad de ejecución, los entrepreneurs argentinos tienen una "desventaja" para nutrirse de capitales, por la "falta de certezas de la economía". Además destacó el rol de los bancos como proveedores de instrumentos de crédito a medida.

-¿Cómo evalúa el presente y el potencial emprendedor de la Argentina respecto de otros mercados?

-El talento aquí es muy fuerte. Compañías locales han llegado al mercado global, a diferencia de otros países en los que se crean firmas que compiten en el mercado local. Uno de esos casos es Satellogic, que consiguió dinero de inversores internacionales con una tecnología disruptiva a nivel mundial. Otro caso es el de GranData, que hace análisis de datos. Mucho de lo que vemos en start ups innovadoras en los Estados Unidos también se ve aquí. La capacidad de ejecución y las habilidades técnicas, sobre todo en Internet, son muy buenas. No lo vemos tanto, en cambio, en el desarrollo de life science y cleantech (biotecnología y sustentabilidad).

-¿Cómo se posiciona el país como destino de inversiones?

-Desde la perspectiva del negocio para un banco norteamericano, hay mucho más por hacer si las ventas se dan afuera del mercado local, en los Estados Unidos o la región. En ese contexto, la Argentina es genial porque las start ups están construyendo algo más grande y buscan salir. En cambio, Brasil, por ejemplo, es un mercado muy proteccionista y las empresas se orientan al mercado interno y, por lo tanto, eso limita lo que un banco extranjero pueda hacer allí.

-¿Condicionan los problemas macroeconómicos locales la confianza de los inversores?

-No se pueden ignorar. Es algo importante; hablamos con muchos inversores, y muchos están entusiasmados con la Argentina. Saben que vienen las elecciones, que hay expectativas de que las cosas cambien, pero hay cierta incertidumbre sobre el mercado. Hay dudas sobre cuándo va a darse efectivamente el cambio, cómo va a ser? No hay certezas suficientes para que esos fondos traigan dinero al país y lo inyecten directamente en el mercado. Entonces, mientras esos inversores estén a la espera, los emprendedores argentinos van a estar en desventaja.

-Además del talento, ¿reconoce otras ventajas?

-En comparación con San Pablo o San Francisco, el costo de hacer negocios aquí o hacer un producto es más bajo. Eso, si hay una perspectiva de ventas fuera del mercado local, sumado al talento reconocido mundialmente y otras capacidades locales, como una fuerza de trabajo bastante estable, puede ser una ventaja importante.

-¿Cuánto destina el banco a capital de riesgo?

-El SVB es un banco comercial que otorga préstamos. De nuestro portfolio de US$ 15.000 millones, US$ 1000 millones van a start ups, que contempla un riesgo mayor al que asumiría un banco tradicional. Estados Unidos es el principal mercado, y también estamos en Reino Unido, Irlanda, China e Israel. En América latina aún no inyectamos dinero en compañías, sino en fondos. Hasta ahora invertimos en dos fondos en Brasil, con brazo del banco SVB Capital.

-¿En qué etapa se vuelca su capital y cuál es el retorno esperado?

-A diferencia de lo que hacemos en Estados Unidos, en mercados como este lo haríamos en la etapa de crecimiento y avanzada, que ya hayan recibido inversiones. Allá invertimos en compañías que aún no tienen ingresos, con un riesgo alto, en etapa temprana, o en series A y B (entre US$ 1 y 10 millones). Pero todavía no estamos listos para eso en este mercado. Los fondos esperan un retorno mínimo del 20% anual.

-¿A qué empresas está yendo el dinero?

-Invertimos en tecnológicas, de Internet, software, hardware, biotecnología y sustentabilidad. En cuanto a tendencias, mientras que cinco años atrás hubiera sido ridículo pensar en invertir en lanzar satélites o en cohetes, ahora se perfila como un negocio importante. También se está invirtiendo mucho en Internet of Things (Internet de las cosas) y, emparentado con eso, en big data, para procesar la información y obtener insights sobre el comportamiento de los consumidores. Por otra parte hay tecnología disruptiva en servicios financieros: ya no es necesario ir a un banco para obtener un préstamo, sino que puede ser de par a par, y también se pueden hacer pagos online sin transferencias bancarias. Todo eso va a hacer que los bancos se vuelvan irrelevantes, pero el sector se está dando cuenta de que un banco no puede ofrecer todos esos servicios, pero sí invertir en start ups que puedan hacerlo. Y eso es importante en la región, que tiene un bajo nivel de bancarización en muchos países.

-¿Cómo pueden ayudar los bancos para facilitar los procesos?

Permitir que las firmas abran una cuenta rápido [el Banco Ciudad lo ofrece, en 48 horas] y que existan instrumentos, como las tarjetas que ofrece el SVB en Estados Unidos, para financiarse a costo competitivo en relación al de nuevas inversiones.

Error de principiante

Barajar y dar de nuevo

"Presupuestar a medida nos hacía perder tiempoy dinero"

Santiago Bibiloni

Fundador de Balloon Group

"Presupuestábamos a medida, lo que nos implicaba enviar un sinfín de presupuestos, muchas veces en vano, y eso significaba una inversión de tiempo, esfuerzo y dinero. Así fue, hasta que un día, gracias a un excelente consejo de un colega, Pablo Mayer, decidimos orientar todos nuestros servicios a producto, con un alcance y precio determinado, y los subimos a la Web. Esto solucionó el problema que nos quitaba eficiencia y, además, nos convirtió en una empresa transparente y en una referencia para los clientes a la hora de consultar precios. Otro beneficio fue que nos permitió escalar en forma más rápida. Actualmente tenemos más de 300 clientes en más de diez países a los que mensualmente les desarrollamos sus plataformas Web y sus campañas de marketing digital, orientadas a ventas."

"Trabajamos dos años y tuvimos que tirar la idea a la basura"

Juan Melano

Fundador de Comenta TV

"Mi mayor error fue cegarme a la realidad de que Comenta TV (en su versión inicial) era un fracaso. Había surgido como una red social basada en Twitter para comentar programas de televisión entre amigos. Pero confundimos el fenómeno social con oportunidad de negocio, y ese error de apreciación nos llevó a trabajar dos años en un fracaso que literalmente tiramos a la basura. Fue duro aceptar el fracaso, pero hubiera sido peor insistir. Entonces volvimos a empezar. Gracias a lo que aprendimos en esos años pudimos inventar un nuevo nicho y desarrollar un negocio. Adaptamos la red social a una plataforma de analítica que le permitiera a los canales de TV descubrir y mostrar en pantalla los tuits de su audiencia, convirtiendo esas participaciones en contenido para el programa en tiempo real."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas