Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Papa le escribió una carta a La Alameda por Orlando y Rodrigo Camacho, que murieron quemados en el taller clandestino de Flores

"Lo sucedido me causa mucho dolor", dijo el Sumo Pontífice a Gustavo Vera, el líder de la organización que había denunciado el local de la calle Páez que se llevó la vida de los nenes de 7 y 10 años

Jueves 30 de abril de 2015 • 18:34
0

"Querido hermano", empieza el mail que le envió el papa Francisco a Gustavo Vera, el líder de La Alameda, la organización que participa en forma activa en la lucha contra la trata de personas. Esa institución había denunciado en septiembre de 2014 que en Flores, sobre la calle Páez 2796, funcionaba un taller clandestino donde chicos y adultos eran explotados día y noche. El lugar se incendió el lunes y allí murieron Orlando y Rodrigo, dos chicos de 7 y 10 años que "trabajaban" dentro. A ellos se debe el mail que mandó el Papa.

"A todos Ustedes que están reunidos para orar por Orlando y Rodrigo Camacho les hago llegar mi cercanía y los acompaño en el dolor y el sufrimiento. Lo sucedido me causa mucho dolor. Estoy junto a Ustedes y pido al Senor nos ayude a que nunca más sucedan estas cosas, fruto de injusticias. Con afectuoso cariño Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide", reza el texto difundido por La Alameda y firmado por Francisco.

En toda la Capital, especialmente en los barrios del Sur y del Oeste, funcionarían unos 3000 establecimientos textiles clandestinos, estimó Lucas Schaerer, de la Fundación Alameda, que lucha contra el trabajo esclavo.

En septiembre tambiénhabían denunciado que funcionaban -siguen funcionando- en iguales condiciones de precariedad talleres clandestinos en otras alturas de la calle Páez, donde ocurrió la desgracia: 2706/14, 2721, 2775 y 2578. Lo mismo ocurre en el inmueble aledaño a Condarco 727, al que le han sacado la placa con la numeración; en Bacacay 2409, y en Neuquén 2766.

Ante la consulta de LA NACION, cuando ocurrió el hecho -que no es el primero de estas características-, el jefe de gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta contestó: "Lamentablemente, sin una orden de allanamiento emitida por un juez, el gobierno porteño no puede ingresar por la fuerza en este tipo de inmuebles, que desde afuera parecen casas particulares. El inspector golpea y, si nadie le abre, nada puede hacer. Es un tema de difícil solución", sostuvo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas