Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Imagen, el karma que persigue a los empresarios

Haber hecho silencio en ciertas ocasiones afectó el modo en que son vistos por la gente

Domingo 03 de mayo de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

En medio del análisis sobre cómo coordinar la gestión global con una inspiración local, cinco CEO se animaron a hablar también de uno de sus puntos flacos, como lo es la imagen que la sociedad tiene de los empresarios, al tiempo que vislumbraron algunas de las amenazas y oportunidades que se les presentarán en su negocio en el futuro.

En la cuarta jornada del segundo ciclo de "Management 2020. Hacia el liderazgo del futuro", organizado por LA NACIÓN y Accenture, Claudio Belocopitt, de Swiss Medical Group; Fabiana Castiñeira, de Allianz; Federico Calello, de Kimberly Clark; Fernando Joselevich, de Emirates Airlines, y Roberto Souviron, de Despegar.com, coincidieron en que la visión que tiene la gente del empresario hoy no es la mejor.

En busca de una explicación para esta percepción, Castiñeira dice que puede deberse a que los empresarios en líneas generales han sido muy silenciosos o callados. "Aquel que levantó la mano fue castigado o puesto en el banquillo de los acusados, entonces, no queda otra que mantenerse en segundo plano. Pero eso mismo hace que la gente nos vea lejanos", analiza la ejecutiva.

Belocopitt aporta su visión desde otro ángulo y opina que en la Argentina hay una falta de reconocimiento al empresario. "A un pintor, escritor, cantante o deportista se lo reconoce por lo que hace, pero si sos empresario no se te admite que se puede tener pasión y que hay otros intereses que no son solo los económicos -explica-. Creo que no hay que tener vergüenza, sino todo lo contrario. El empresario es un pilar enorme dentro de la sociedad, generador de riqueza, de movimiento y de posibilidades de trabajo. Hay que sentirse orgulloso como se siente un deportista, escritor o pintor."

Ante la pregunta acerca de si se siente más reconocido afuera del país que adentro, Souviron no duda en responder afirmativamente. "Sí, totalmente", subraya el fundador de Despegar.com. Pero enseguida valoriza su rol: "La realidad es que ser empresario es estar innovando para tratar de agregar valor a la sociedad. Porque si uno no agrega valor nadie va a comprar tu producto o tu servicio. Lamentablemente, creo que toda esa innovación y ese esfuerzo quizás están muy silenciados o tapados por los casos de aquellos que hicieron las cosas mal. Está bueno que se conozca el resto de los casos".

A la hora de hablar de las principales amenazas que enfrentan, Joselevich destaca que en su caso es dejar de invertir. "No hay un actor particular que yo pueda decir que nos va a hacer problemas; pero lo que a nosotros nos mantiene vivos es el hecho de haber reinvertido todo el tiempo", agrega el directivo.

Castiñeira comenta que, más allá del aspecto económico, cree que la digitalización es una amenaza o, al menos, un vehículo de cambio, para una industria como la de seguros que está más en papel. "La clave estará en no sólo poner en digital lo que hoy está en la Red, sino pensarlo desde cero con formato digital", dice.

En tanto, Souviron comenta que su principal amenaza es también una gran oportunidad en lo que se refiere a la tecnología de personalización. "Todo el conocimiento que uno tiene de los clientes ayuda a personalizar más y sacar provecho de eso -explica-. Pero al mismo tiempo es una amenaza, porque cualquiera que tenga esos algoritmos puede llegar a ofrecer algo mejor."

Calello prefiere centrarse en lo que será su gran desafío y oportunidad, que no es otro que brindar mayor practicidad a la mujer. "Eligió incorporarse a un mundo laboral que le exige mucho más, pero sin resignar otras responsabilidades, como la maternidad o el ser la gerenta de la casa. Nosotros debemos proveerle productos que hagan su vida más fácil, como artículos que permitan limpiar la casa en menor tiempo o pañales de bebe que duren más para que haya que cambiarlos menos", detalla.

Belocopitt concluye que el gran desafío para el sistema de salud a nivel mundial será encarar una reformulación total, que le permita financiar la atención de una población que cada vez vive más años.

El rigor de la opinión pública

Callar no sirve

Castiñeira dice que al empresario se lo ve lejano, porque, luego de ser castigado por hablar, prefirió hacer silencio.

Falta de reconocimiento

Belocopitt dice que al empresario no se lo reconoce del mismo modo que a un deportista, pintor o escritor, y no se acepta que pueda tener pasión por lo que hace.

Mejor visto afuera

Souviron admite que se siente más reconocido afuera del país que adentro e insiste en que hay que mostrar que el empresario agrega valor en la sociedad.

Reinversión

Para Joselevich, la principal amenaza que puede tener su compañía es la falta de inversión. "Lo que nos mantiene vivos es reinvertir todo el tiempo", dice.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas