Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La familia, eje de la sociedad

Miércoles 06 de mayo de 2015
0

Una reciente encuesta, llevada a cabo por la consultora Voices! para el Instituto de Ciencias de la Familia (ICF) de la Universidad Austral, reafirma convicciones fundamentales de nuestra sociedad con respecto a los valores del matrimonio y la familia. Esa positiva conclusión se desprende de las respuestas de más de mil personas, mayores de 18 años, que aceptaron realizar entrevistas en profundidad, técnica que reitera un sondeo anterior realizado en 2005 por el mismo instituto.

Importa destacar que el 82% de los consultados afirmó su convicción en cuanto a la familia como sostén de la sociedad y, del mismo modo, se juzgó al matrimonio como base de la familia. Una década atrás se registró casi la misma proporción positiva (83%). Sólo el 18% consideró que es el individuo y no la familia el eje de la sociedad, una proporción que diez años atrás constituía el 13%.

Se mantiene también la creencia de que es mejor para los hijos que sus padres estén casados, si bien la proporción de respuestas en este sentido (65%) es menor que en la cuestión inicialmente comentada. Por otra parte, el divorcio es admitido por el 82% cuando la pareja matrimonial enfrenta problemas que no puede solucionar.

Dentro del conjunto de entrevistados, sólo un tercio se ha casado formalmente. Las discrepancias entre las convicciones emitidas y la realidad de su estado civil permite extraer dos tipos de conclusiones: por una parte, la creencia en el valor del matrimonio civil subsiste, a pesar de que las conductas no lo prueben; por otra, que existiría en parte de esas parejas la expectativa de contraer matrimonio en el futuro.

Otra cuestión que suele dividir el modo de pensar se refiere a la definición del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. El 49% de los interrogados estuvo plenamente de acuerdo con esa noción; el 29%, algo de acuerdo; el 11%, algo en desacuerdo y el 11%, firmemente en desacuerdo. Este abanico de respuestas es un índice de la diversidad de criterios con que se abordan hoy la identidad sexual y sus comportamientos.

Con respecto a la calidad de la vida familiar, el 32% opinó que ésta depende de la seguridad económica (hace diez años era el 23%). La expectativa en un matrimonio duradero, como cuestión prioritaria, descendió en la actualidad del 35% al 28%. Por último, contar con techo seguro es hoy una cuestión básica para el 25%, mientras que antes sólo lo era para el 16%.

Todos estos datos aportan un perfil de la realidad actual de la institución familiar, que ha evolucionado desde la familia extendida de más de dos generaciones atrás a la familia nuclear de hoy. Asimismo, se ha generalizado el rol profesional de la mujer fuera del hogar y cambió el modo de educar a los hijos. Se advierten tiempos de cambios, aunque se añora la estabilidad de los viejos valores, y es alentador que dos cuestiones institucionales básicas, como el matrimonio y la filiación, aún están en la base de la familia. Sobre ellas discurre el presente y se construye el futuro.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas