Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los buitres van contra el Bonar 24 y dejan en suspenso a los Boden

Los fondos NML y Aurelius pidieron a Griesa que considere a esos títulos como "deuda externa"

SEGUIR
LA NACION
Martes 12 de mayo de 2015
0

Hasta ahora no han podido hacerse siquiera de un peso, pero los holdouts no se dan por vencidos. Ayer, los fondos NML y Aurelius dieron un paso más en la batalla judicial por la deuda en default, y en una nueva presentación le solicitaron al juez de Nueva York Thomas Griesa que considere al Bonar 24, el título que emitió el Gobierno el mes pasado, como un bono de la deuda externa y que, por ende, congele cualquier pago que surja de esos bonos.

Los bonistas esgrimen que los títulos Bonar 2024 fueron ofrecidos más allá del mercado doméstico, por lo tanto debería aplicárseles la cláusula de pari passu, según la cual, en función de la interpretación que hizo Griesa, cada vez que el Gobierno realice un pago debe cancelar el 100% de las obligaciones que tiene pendientes con los holdouts.

El problema, advierten los especialistas, es que, de conseguir el visto bueno de Griesa, quedaría abierta la puerta para que los holdouts también vayan contra otros títulos en moneda extranjera pero emitidos bajo ley doméstica, como es el caso del Boden 2015, que vence a principios de octubre, sólo semanas antes de las elecciones presidenciales.

Paul Singer, dueño de NML
Paul Singer, dueño de NML. Foto: Archivo

"Han pasado más de cuatro meses desde la expiración de la cláusula RUFO, que era la principal excusa de la Argentina para negarse a negociar con los acreedores el año pasado. Sin embargo, la Argentina todavía se niega a negociar", subrayó NML en un comunicado. "Está claro que la República está comprometida en un esfuerzo sistemático para evadir las órdenes judiciales por tiempo indefinido, y las acciones a favor de una cautelar adicional", advirtió.

En Economía, no obstante, desestimaron los argumentos y tildaron la embestida como "un nuevo intento de extorsión". "Los fondos buitre buscan que Griesa detenga los pagos de un bono que se rige por la legislación argentina, que se colocó mediante una licitación pública efectuada en la Argentina y cuyos pagos se realizan en el país. Se trata de deuda doméstica denominada en moneda extranjera, que nada tiene que ver con la jurisdicción de Griesa", aseveró un comunicado del Ministerio.

Pero en el exterior los abogados que siguen de cerca el caso argentino no descartan que la demanda de los fondos sea bien recibida por Griesa. E incluso anticipan que es probable que los mismos argumentos se usen para frenar el mayor vencimiento de deuda en dólares que tiene el Gobierno este año, que es el del Boden 2015.

"Cualquier cosa es posible", opinó Anna Gelpern, una académica de la Universidad de Georgetown que viene siguiendo de cerca el proceso. "Si [el Bonar 24] es en moneda extranjera y fue ofrecido fuera de la Argentina, [el juez] va a dar lugar [al pedido de los holdouts]", anticipó.

En la misma línea, Rodrigo Olivares-Caminal, profesor de la Universidad de Londres, destacó que "la pregunta del millón es si [el Bonar] es considerado endeudamiento externo o no. Si Griesa considera que lo es, caen los Bonar 24 y los Boden 15; si no, no. Es un tema de interpretación contractual". Según el prospecto de emisión de 1994, se considera "deuda doméstica" aquella emitida bajo legislación nacional, pero no que haya sido ofrecida en el extranjero. Por lo que, dice Olivares-Caminal, Griesa deberá ver cómo fue la participación de Deutsche Bank en la emisión de Bonar del mes pasado.

En contra de Economía, aseveran algunos especialistas, podrían jugar las declaraciones de Axel Kicillof, que dijo en su momento que la colocación demostraba que la Argentina tenía acceso a los mercados, o que con la emisión habían subido las reservas (lo que demostraría que ingresó dinero del exterior).

"Curiosamente -dice Marcelo Etchebarne, socio del estudio Cabanellas, Etchebarne y Kelly-, Aurelius no ataca directamente al Boden 15, pese a que hace referencia a toda la deuda externa. Sólo menciona que el Bonar 24 fue en parte ofrecido en canje por el Boden 15. No me sorprendería que lo ataquen también, ya que este bono habría sido enteramente colocado a Venezuela. Sería más claro lograr una determinación en contra del Boden 15, aunque menos estratégica, ya que el pago del Boden tiene un efecto adverso sobre las reservas".

Un resultado que depende de dos definiciones

Deuda externa

Los fondos piden que los Bonar sean considerados "deuda externa" y que se les aplique la cláusula de pari passu

Deuda doméstica

Es considerada aquella que no ha sido ofrecida en el extranjero. Según los expertos, esto podría ponerse en duda con los Bonar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas