Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

EE.UU. ya prepara el escenario poskirchnerista

El embajador Mamet se reunió con empresarios y candidatos para proyectar cómo relanzar las relaciones diplomáticas

Domingo 24 de mayo de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

Reuniones reservadas, viajes programados con una nutrida agenda oficial, conferencias cerradas al público o mensajes cifrados. Cualquiera de estas variables son factibles en estos días para Estados Unidos a la hora de desarrollar en la Argentina su objetivo inmediato: preparar el terreno político y económico para relanzar las relaciones diplomáticas una vez que asuma el nuevo gobierno argentino en diciembre.

En lo formal, el embajador norteamericano Noah Mamet limitó su agenda pública con el Gobierno a la firma de algunos acuerdos, fotos protocolares y actividades culturales. Sin embargo, en forma subterránea, el enviado de Barack Obama y la diplomacia apostada en Washington trabajan activamente en contactos con los principales candidatos presidenciales, legisladores y empresarios.

"Estados Unidos está preparando el terreno para el próximo gobierno porque sabe que las relaciones con la Argentina cambiarán sustancialmente y hay buenas posibilidades a futuro de hacer buenos negocios aquí", comentó a LA NACION un destacado empresario de una firma norteamericana, que se reunió varias veces con Mamet y formó parte de una comitiva de legisladores y hombres de negocios que viajó a Washington para mantener reuniones en el Departamento de Estado.

Tanto los empresarios como los políticos y diplomáticos que forman parte de esta agenda poco visible coincidieron en sostener que la intención de Estados Unidos es "identificar los temas centrales para la reconstrucción del vínculo" entre Buenos Aires y Washington después del 10 de diciembre. En este sentido, en las reuniones reservadas que el embajador norteamericano mantuvo tanto con Daniel Scioli como con Mauricio Macri, Sergio Massa, legisladores y empresarios de todos los rubros surgen los siguientes temas para recomponer la agenda: la urgente colaboración en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo; los proyectos de inversión conjunta a futuro, y el mejoramiento de los lazos comerciales, entre otras cosas.

Hace tres semanas, Mamet participó de la comida anual del Centro de Estudios Americanos (CEA), que conduce Luis María Savino, y allí el embajador fue tajante en sus definiciones de las relaciones bilaterales. "Mirando hacia adelante, hay varias áreas en las que nuestras dos naciones pueden expandir la cooperación y la colaboración como en ciencia y tecnología, energía, comercio y educación", dijo exultante.

Temas que preocupan

No son las únicas definiciones de Estados Unidos con la mirada puesta en 2016. El 15 de mayo pasado la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Argentina (Ancham), junto con el Centro de Estudios Americanos y una delegación de 27 integrantes de ejecutivos de empresas y dirigentes políticos viajaron a Washington y mantuvieron reuniones con diputados de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso norteamericano; con William Ostick, director de la oficina de Brasil y Cono Sur del Departamento de Estado; referentes del Pew Research Center y otros think tanks influyentes de Estados Unidos.

En todos esos encuentros sobresalieron tres preocupaciones centrales de políticos y empresarios norteamericanos respecto al futuro inmediato: la continuidad o no de los lazos que la Argentina tejió con Irán tras el Memorándum de la causa AMIA, el futuro de los acuerdos "privilegiados" (así los calificaron varios) que selló Cristina Kirchner con China y Rusia, la definición de la política cambiaria atada con el cepo al dólar, la prohibición para que las empresas giren dividendos a sus casas matrices y las trabas a las importaciones.

En ese viaje hubo un encuentro con Carl Meacham, director del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, en el que resaltó los acuerdos de libre comercio que Washington negocia con la Unión Europea como señal inequívoca de volver a las relaciones diplomáticas tradicionales.

En otro viaje realizado por legisladores y empresarios argentinos en marzo a Estados Unidos, hubo una reunión clave con Dan Restrepo, titular del Fellow del Center for American Progress (organización que acompañó a Obama en el diseño de las políticas públicas). Allí Restrepo señaló que Obama buscará una vinculación más amigable con los países de la región, en especial con Brasil. ¿Una señal de que el próximo gobierno deberá alinearse al liderazgo regional de Dilma Rousseff?

Según coincidieron ante LA NACION allegados a Macri, Scioli y Massa, en los encuentros reservados que estos candidatos mantuvieron con la diplomacia norteamericana se dejó en claro que el conflicto con los fondos buitre se resolverá "rápida y efectivamente" no bien asuma el próximo gobierno. Ello despejará los fantasmas que hay con Estados Unidos, a fin de generar una relación más fluida y alejada de las tensiones permanentes que Cristina Kirchner estableció con Washington.

Algo de esto dejó traslucir Mamet en el cóctel de bienvenida que le ofreció la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Argentina, cuando dijo: "Quiero y deseo que nuestra misión en la Argentina sea un puente entre las vibrantes economías de nuestros dos países".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas