Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Buenos Aires, capital de las artes

Al excepcional calendario de muestras del otoño porteño, se suma la apertura del Centro Cultural Néstor Kirchner y la puesta a punto de la Sala Martín Coronado

Viernes 29 de mayo de 2015
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Un cerrado aplauso coronó la presentación del Ballet del San Martín que dirige Mauricio Wainrot en la reapertura de la Sala Martín Coronado del TGSM. Como si los acordes gloriosos del Himno a la Alegría de Beethoven fueran la confirmación de ese idilio sui generis que Buenos Aires vive en estos días con el arte en todas sus expresiones. Quién hubiera imaginado años atrás que en la cartelera porteña de exposiciones coincidirían los nombres de Mona Hatoum, Sophie Calle, Marina Abramovic y Vic Muniz, con los de Marcelo Pombo, Edgardo Giménez, Matías Duville y las Experiencias Infinitas reunidas por Agustín Pérez Rubio en las salas de Malba. Todo esto en el umbral de una nueva edición de arteBa, con espacios curados por profesionales de trayectoria y una selección rigurosa de galerías locales que a partir del 4 de junio conocerá el veredicto del gran público. Dos días antes, los coleccionistas podrán ver y elegir entre las obras de 450 artistas de 18 países, en los 81 espacios de exhibición de los pabellones de La Rural. Bancos, fundaciones, coleccionistas y mecenas harán sus compras antes y durante la avant-première del Citi, que todos los años da la bienvenida a invitados especiales.

Sophie Calle fue esta semana estrella indiscutida de la Bienal de Performance organizada por Graciela Casabé... pero su aura no pudo con el efecto mediático alcanzado por la apertura del Centro Cultural Néstor Kirchner, en las eñtrañas del que fue Palacio de Correos inaugurado por M.T.de Alvear en 1928, dos meses antes de terminar su mandato. Tal como fue anticipado en estas páginas, es la mayor obra de la administración de Cristina Fernández de Kirchner, faraónica empresa que explica su vocación de "arquitecta egipcia", según sus propias palabras.

La apuesta de exposiciones fue in crescendo desde la apertura de la temporada en Proa con Mona Hatoum, hasta la multitudinaria inauguración de Vic Muniz en el viejo Hotel de Inmigrantes, un edificio que cala hondo en la memoria de todos, porque fue punto de llegada de millones de personas que quisieron habitar el suelo argentino. Amable, afable y originalísimo artista, Vic Muniz disfrutó de la hospitalidad de las autoridades del Muntref y de la admiración de la gente que entrena con sus fotografías esa "doble mirada" de la que habla la curadora Diana Weschler, necesaria para descubrir cuántos mundos encierra una sola imagen.

Dos mundos conviven en el monumental CCNK. La caja histórica propiamente dicha, el piano nobile del Palacio construido por el francés Norbert Maillart y la Ballena Azul de nueve pisos, imponente escenario para la Orquesta Sinfónica Nacional, que ya ha dejado a los visitantes con la boca abierta. La persona que unió ambos mundos se llama Javier Grosman, recordado por los fastos del Bicentenario (con Fuerta Bruta a la cabeza) y por Tecnópolis. Amigo de Teresa Parodi, está ligado también a las artes visuales porque su mujer es Graciela Casabé, organizadora de la Bienal de Performance. Grosman suena como posible director de este Centro Cultural de más de 100.000 cuadrados, que tendrá en el área de exposiciones a Liliana Piñeiro, ex directora del CCR y directora de la Casa del Bicentenerio, como curadora. Ya no vale decir que Buenos Aires es una ciudad lejana y periférica. Es el mayor destino cultural de la región y se vuelve central por su oferta expositiva y museística. Un buen ejemplo es el protagonismo del Mamba bajo la dirección de Victoria Noorthoorn, y otro, el lugar alcanzado por arteBA en un cuarto de siglo de carrera ascendente. Esto explica, al menos en parte, la enorme convocatoria entre los coleccionistas. Son más de 300 que ya ocupan plazas en los hoteles 5 estrellas de la ciudad. Entre ellos, el palaciego Duhau donde ayer inauguró Edgardo Giménez,un Jeff Koons nativo y avant la lettre. Reencontrarse con su obra es siempre una experiencia gozosa. Este rico panorama de muestras se completa con la retrospectiva de Marcelo Pombo en Colección Fortabat, con curaduría de Inés Katzenstein. Pombo es un artista prodigioso, asombroso dibujante, capaz de recrear con candor expresiones minúsculas y volverlas mayúsculas. En un año de alta visibilidad, a Matías Duville le toca el encuentro con el gran público en la Cronopios del CCR. El Centro más visitado de todo el país.

Visita guiada

Matías Duville. Centro Cultural Recoleta (Junín 1930)

Edgardo Giménez. Paseo de las Artes - Palacio Duhau Park Hyatt (Av. Alvear 1661)

Mona Hatoum. Fundación Proa (Av. Don Pedro de Mendoza 1929)

Sophie Calle. Centro Cultural Néstor Kirchner (Sarmiento 151)

Vik Muniz. Muntref Centro de Arte Contemporáneo (Av. Antártida Argentina 1355)

Marcelo Pombo. Colección Fortabat (Olga Cossettini 141)

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas