Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ciencia práctica: el conocimiento que ayuda a resolver problemas cotidianos

Cada vez más investigadores y equipos del Conicet, además de su trabajo académico, están desarrollando programas orientados a mejorar la calidad de vida

Martes 09 de junio de 2015
SEGUIR
LA NACION
0

Se calcula que diariamente se tiran sólo en la ciudad de Buenos Aires más de 1.000.000 de envases descartables. El dato no es menor si se tiene en cuenta que el plástico del que están hechos (el polietilen-tereftalato o PET) tarda 150 años en degradarse a la intemperie y aún más si está enterrado.

Rosana Gaggino, investigadora adjunta del Conicet, y colegas del Centro Experimental de la Vivienda Económica (CEVE) lograron metamorfosear esas botellas plásticas en ladrillos. En Tucumán, un grupo de científicos del Instituto de Biodiversidad Neotropical desarrolló un índice de la "salud" del agua a partir de cuatro insectos naturales de la zona. En Mar del Plata, investigadores del Conicet y de la Universidad Nacional de Mar del Plata diseñaron un detector de contaminación con monóxido de carbono que podría salvar miles de vidas. En el Sur, científicos del Cenpat transformaron un alga invasora que llegó desde Japón (y ya se transformó en plaga) en un alimento con interesantes cualidades nutritivas. En Jujuy, conocimiento reunido sobre la biología de la vicuña silvestre permitirá la explotación de su lana preservando la especie, que hasta no hace mucho estaba en peligro de extinción.

Aunque no dejan de hacer ciencia básica y de publicar en revistas internacionales, éstos son sólo algunos de los equipos del sistema científico que también aportan su conocimiento para la solución de problemas prácticos.

Según datos del Conicet, durante el año pasado este tipo de desarrollos creció un 45% respecto del año anterior. Se generaron 87 nuevas solicitudes de patentes, en las que participaron 122 inventores.

Ladrillos con alma de plástico

"Desde hace 17 años, la idea de reciclar residuos para ubicarlos en elementos constructivos nos llevó a desarrollar ladrillos, bloques para pared, aglomerados... -cuenta Gaggino desde Córdoba-. Actualmente estamos fabricando tejas a partir de plásticos (polietileno) y caucho reciclado."

En los ladrillos, los investigadores del CEVE usaron PET procedente de envases descartables de bebidas y cemento Portland.

Según cálculos efectuados a partir de prototipos de laboratorio, el precio unitario de los ladrillos reciclados duplica aproximadamente el de los de tierra. "Pero como los reciclados son cinco veces más aislantes que los convencionales -explica Gaggino-, se usa la mitad. Sin embargo, el ahorro principal es que se evita que los residuos plásticos vayan a un enterramiento. A la intemperie, este plástico tarda unos 150 años en degradarse, pero enterrado es prácticamente no biodegradable -subraya-. Los neumáticos, por su parte, tardan 600 años en descomponerse." Los ladrillos están patentados y cuentan con un certificado de aptitud técnica de la Subsecretaría de Vivienda y Desarrollo Urbano de la Nación, pero todavía no se venden al público porque se necesitan inversiones para hacer pruebas de escala.

Pura agua

A varios cientos de kilómetros de Córdoba, otro grupo de investigadores desarrolló un proyecto con escuelas para controlar la calidad del agua de ríos y arroyos... usando insectos.

El doctor Daniel Dos Santos y su grupo del Instituto de Biodiversidad Neotropical trabajan en ecología de organismos acuáticos. A lo largo de muchos años, esto les permitió identificar algunos que son claves para determinar la calidad del agua.

"Nos quedamos con cuatro grupos muy informativos, la quintaesencia de los insectos de la zona: plecópteros, megalópteros («individuos enormes -comenta Dos Santos-, preciosos, de mandíbulas poderosas, muy ajustados a los ríos de yungas»), tricópteros y élmidos (un tipo de escarabajo acuático). La presencia de los cuatro indica una calidad óptima. En cambio, cuando desaparecen nos indican grave daño en el medio ambiente.

En Tucumán, el agua que baja de los cerros se usa para consumo, para la industria y para abastecer las plantaciones citrícolas; de allí que es muy importante contar con un control de calidad. El sistema desarrollado por los científicos del IBN es barato y rápido.

Como un modo de expandir la experiencia, los científicos les enseñaron a chicos de escuelas rurales a reconocerlos para que actúen como monitores. También desarrollaron un aplicativo para el celular. "Ubica el lugar por georreferenciación y le pide que tome dos fotos -explica Dos Santos: una de los insectos y una panorámica del paisaje. Esas fotos se envían a los servidores del Instituto, que los chicos también ayudarán a administrar, y a partir de ellas podemos evaluar si hay remoción del lecho, si hay vegetación de ribera... El siguiente paso es adaptar el índice a otras poblaciones."

Japón en la Patagonia

El alga Undaria pinnatifida es una especie invasora que, llegada desde Japón, afecta la playa y los recursos subacuáticos.

Investigadores del Cenpat convirtieron este problema ambiental en un producto que puede comercializarse e incluso exportarse, el wakame.

"Desde Las Grutas hacia el norte de Santa Cruz [la Undaria] se encuentra en forma continua -afirma Fernando Dellatorre, biólogo doctorado en ecología reproductiva de cangrejos-. Me pasé a este tema tratando de complementar mi trabajo académico con algo de mayor impacto social", explica.

Según los estudios de Dellatorre y colegas, el alga es más abundante que las cosechas convencionales: supera las 10 toneladas por hectárea.

El wakame, por su parte, tiene un suave sabor a mar, muy adaptable al gusto occidental. "No soy especialista en nutrición -aclara Dellatorre-, pero posee varias virtudes: muy pocas calorías, mucha fibra, muchos minerales, entre los cuales el más valioso para nuestra dieta es el yodo. Además, tiene dos compuestos a los que se les atribuye importante actividad biológica: un pigmento de la familia de los carotenoides (fucoxantina) y unos polisacáridos llamados fucoidanos, que se estudian por su actividad anticancerígena, antiviral, antitrombótica y antihipertensiva."

Un sensor que salva vidas

Miguel Ponce es tandilense, pero después de hacer posdoctorados en la Argentina y en Italia trabaja en la Universidad Nacional de Mar del Plata en sensores de gases. Allí desarrolló un dispositivo de seguridad que previene la formación excesiva de monóxido de carbono dentro de la cámara de combustión de los artefactos. El dispositivo acaba de obtener una patente y el área de Vinculación Tecnológica del Conicet lo está promoviendo para que las empresas lo incorporaren en sus artefactos.

El monóxido de carbono (CO) se produce durante cualquier proceso de combustión, sólo se necesita la existencia de la materia combustible, una llama y mala ventilación. La intoxicación puede manifestarse con cefaleas, debilidad muscular, náuseas, vómitos, alteración del sensorio y convulsiones.

Ponce dice que se puso a pensar "qué podía hacer desde la ciencia básica en un problema concreto donde existen muertes por intoxicación".

Según el investigador, "el sistema permite que, si la casa o el edificio posee Wi-Fi, se pueda enviar una notificación al teléfono celular o correo electrónico para alarmar acerca de una pérdida de gas".

Vicuñas silvestres

A los 23 años, Bibiana Vila se graduó de bióloga y empezó a estudiar la subespecie de vicuña que se encontraba en la Puna argentina. "Había pocos estudios y, como viajaba sola, me quedaba alojada con la gente del lugar -recuerda-. Pronto me di cuenta de que no había manera de conservar una especie si no incluíamos a las personas, el entorno social y ambiental. En ese momento, quedaban alrededor de 2000 vicuñas. Al ver que aumentaban, la gente se alegró, pero después llegó la preocupación porque competían con las llamas. Lo plantearon como un problema y nosotros vimos una oportunidad. Armamos un proyecto y en 2003 por primera vez capturamos vicuñas para esquilarlas. Se armó una cooperativa agroganadera y nosotros sugerimos, opinamos, desde la ciencia básica y el estudio del animal. En cinco horas se dejan en libertad -concluye-. Todo se hace con el mayor índice de bienestar posible y mortalidad cero."

Investigación con impacto social

El conocimiento que desborda el medio académico

Ladrillos de plástico

Foto: LA NACION

Los plásticos se trituran con un molino; luego, las partículas resultantes se mezclan con el cemento Portland y el aditivo en una hormigonera común, y se coloca la mezcla en una bloquera manual.

Los ladrillos reciclados son cinco veces más aislantes que los convencionales. En vez de hacer paredes de 30 cm se pueden hacer de 15. Por otro lado, son más livianos (1,400 kg vs. 2,400 kg aproximadamente).Cada ladrillo de PET se hace con 20 botellas descartables, por lo que podría ser una buena alternativa al de barro cocido, que consume suelo fértil, usa leña de los bosques y produce contaminación atmosférica.

Wakame patagónico

El alga Undaria pinnatifida genera enormes praderas submarinas. Llegó de Japón y ya copó la costa atlántica argentina. Tiene un ciclo anual: entre noviembre y marzo se muere y se pudre en el fondo del mar. Las corrientes la traen a la costa, atrae moscas y provoca inconvenientes de todo tipo para la playa. La especie sólo puede ser erradicada en estado embrionario de su introducción. La semilla es microscópica y muy resistente cuando hay miles de hectáreas ocupadas.

Pero buzos pueden cosecharla en forma artesanal y convertirla en un alimento, el wakame, que se come como sopa, con arroz, con ensalada de tomate o pepino. También puede ingerirse sin rehidratar, como snack.

Sensor de gases

Según datos del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud de la Nación, durante el primer semestre de 2014 se registraron 505 casos de intoxicación por monóxido de carbono en todo el país.

Científicos de la Universidad Nacional de Mar del Plata desarrollaron un sensor térmico que corta la entrada de gas cuando disminuye la temperatura de la llama. Al detectar monóxido de carbono, el dispositivo provoca una disminución de la corriente, como si se apagase la llama, y a través de una pantalla o LED se indica la presencia del gas en el ambiente.

Incluso permitiría comunicar la presencia del gas vía Wi-Fi a un teléfono celular o correo electrónico.

Vicuñas sin estrés

Las vicuñas estaban al borde de la extinción, en la Puna argentina quedaban apenas 2000 ejemplares. Bibiana Vila y su equipo desarrollaron un plan de manejo basado en estudios científicos que permitió recuperar la población y abrir la puerta a la explotación sustentable de su lana.

"Nosotros nos beneficiamos porque obtenemos muestras de sangre. Estudiamos su biología y su fisiología. Aportamos datos y técnicas científicas. Filmamos todo lo que hacemos, y así sabemos qué cosas las alteran más y cuáles menos", comenta la científica.

Los investigadores aconsejan a una cooperativa que se hace cargo de las capturas y la esquila.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas